Agirre quiere otra

Mano | el navarro aspira a revalidar su título del parejas De segunda, esta vez con Salaverri ante Elordi y Oier Etxebarria (Labrit, 18.45, ‘ETB 1’)

09.02.2020 | 02:40
Rubén Salaverri, Asier Agirre, Aitor Elordi y Oier Etxebarria.

El navarro aspira a revalidar su título del parejas De segunda, esta vez con Salaverri ante Elordi y Oier Etxebarria.

Pamplona - El frontón Labrit de Pamplona se viste esta tarde de gala para albergar la final del Campeonato de Parejas de Segunda, cita en la que el navarro Asier Agirre (Pamplona, 11/6/1995) aspira a revalidar el título de campeón que conquistó hace un año en compañía de Diego Iturriaga, pero en esta ocasión con el riojano Rubén Salaverri (Fuenmayor, 15/1/1998) como zaguero y los vizcaínos Aitor Elordi (Mallabia, 23/3/1996) y Oier Etxebarria (Igorre, 29/9/1997) como adversarios.

En el segundo partido de un festival cuyo inicio está previsto para las 17.45 horas y que el primer canal de Euskal Telebista retransmitirá en directo desde las 18.00 horas -así lo anuncia en su página de internet-, se ponen en juego las txapelas de Segunda, el aperitivo perfecto de la final de Primera que dentro de una semana, concretamente el domingo 7 de abril, protagonizarán Iker Irribarria y José Javier Zabaleta contra Danel Elezkano y Beñat Rezusta en el frontón Bizkaia de Bilbao.

Pese a que Aitor Elordi y Oier Etxebarria ganaron sus tres partidos de la liguilla de semifinales, incluido el que les midió a sus rivales de esta tarde -derrotaron a Agire y Salaverri en el Labrit en la jornada inaugural de la penúltima fase del torneo (18-22)-, y sellaron su pase a la final con una jornada de antelación, son el delantero de la Rochapea y el zaguero de Fuenmayor los que aparecen como favoritos para subir hasta el primer escalón del podio. Principalmente por la experiencia de Asier Agirre -acumula ya casi cuatro años como pelotari profesional, ya que debutó con Asegarce, la actual Baiko, en junio de 2015- y su palmares -fue campeón del Cuatro y Medio de Segunda en 2017 y un año después amplió su vitrina de trofeos con la txapela del Parejas de la misma categoría-. Sin embargo, las finales resultan casi siempre impredecibles y más aún si se tiene en cuenta la juventud e inexperiencia de los dos zagueros que la protagonizan, dos pelotaris de 21 años y casi recién debutados. - D.N./Foto: Iban Aguinaga