Los ‘cinco sabios’ alemanes se oponen a la macrofusión bancaria

Los expertos sostienen que crear un enorme “campeón nacional” con Deutsche Bank y Commerzbank desoye la lección de la crisis de 2008

09.02.2020 | 01:12

berlín/pamplona - El consejo asesor del Gobierno alemán, los llamados cinco sabios, desaconsejaron ayer la fusión entre el Deutsche Bank y el Commerzbank, las dos mayores entidades del país, cuyas conversaciones se anunciaron oficialmente este domingo.

"Desde cualquier punto de vista es una idea muy mala", aseguró Isabel Schnabel, la experta de los cinco en cuestiones financieras, al ser interrogada sobre la posible operación empresarial en la presentación del informe de primavera del consejo asesor.

A su juicio, "no es la solución" para los problemas de ambos bancos porque el supuesto ahorro de costes que se pretende alcanzar mediante despidos y cierre de filiales es "difícil de hacer realidad" y es "políticamente controvertido". Schnabel se refería a la posibilidad de que la fusión pueda provocar la perdida de entre 30.000 y 50.000 puestos de trabajo.

Además, se crearía un enorme "campeón nacional", algo que va contra la gran lección de la crisis financiera de 2008 de evitar los gigantes de carácter sistémico cuya caída puede desestabilizar completamente la estructura financiera nacional y que supone un "enorme" rescate con dinero público.

Según Schnabel, si el objetivo de Berlín con esta apuesta es "reforzar" el sector bancario nacional, lo mejor sería que el Gobierno alemán se retirase del negocio y dejase más "margen" a las entidades para mejorar su "rentabilidad".

No obstante, consideró, alentar la fusión supondrá justo lo contrario, esto es, una mayor implicación del Gobierno alemán en el sector bancario, en forma de "mayores garantías".

Su compañero en el consejo asesor Lars Feld lamentó que el Gobierno alemán lleve una década "desactivando" los problemas derivados de los bancos "demasiado grandes para caer", para irse ahora "al lado contrario del espectro" y apoyar la fusión.

Feld fue más allá al enmarcar la posición de Berlín dentro de la nueva política industrial alemana, presentada recientemente por el ministro de Economía, Peter Altmaier, y que criticó por considerarla intervencionismo estatal: "Es el camino erróneo". - Efe/D.N.