Draghi pide una profunda reforma del euro en su despedida de Bruselas

El presidente del BCE ve “esencial” el último paquete de estímulos aprobado por la desaceleración Avisa de que el frenazo económico es más rápido y grave de lo previsto

10.02.2020 | 04:17
Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, durante una rueda de prensa.

bruselas - Mario Draghi se despidió ayer del Parlamento Europeo reclamando una reforma a fondo del euro. El presidente del BCE afirmó que los últimos datos sobre la economía de la eurozona "no muestran signos convincentes de un repunte del crecimiento en el futuro próximo" y defendió que el último paquete de estímulos aprobado por el emisor es "esencial".

"Mirando hacia adelante, los recientes datos y los indicadores a futuro -como los nuevos pedidos de exportaciones de manufacturas- no muestran signos convincentes de un repunte del crecimiento en la eurozona y los riesgos para la perspectiva de crecimiento siguen estando inclinados a la baja", dijo Draghi en su última comparecencia ante la Comisión de Economía de la Eurocámara.

El presidente del BCE defendió que a la vista de una ralentización económica más "rápida y prolongada" de lo anticipado previamente, de los "persistentes y prominentes riesgos a la baja" y de que la inflación sigue por debajo de su objetivo, una "respuesta de política monetaria fuerte era esencial".

Draghi recordó que el BCE ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento del PIB para la eurozona al 1,1 % para este año y al 1,2 % para 2020, reflejando una ralentización que responde en particular a la debilidad del comercio internacional en un entorno de incertidumbre y proteccionismo, que está pesando en particular sobre el sector manufacturero.

Al mismo tiempo, dijo, la inflación se mantiene de forma persistente por debajo de la meta del BCE de situarla en cotas próximas pero inferiores al 2 %, aunque "la posibilidad de una deflación sigue siendo limitada".

La institución ha rebajado sus proyecciones al 1,2 % para este año y al 1 % el que viene.

En este contexto, Draghi defendió el paquete de estímulos monetarios adoptado el 12 de septiembre por la institución y afirmó que esto muestra "la determinación y disposición (del BCE) para proporcionar las necesarias medidas de estímulos para conseguir su objetivo de inflación".

"Seguimos listos para ajustar todos nuestros instrumentos si lo justifica la perspectiva de inflación", añadió.

En su última comparecencia ante la comisión parlamentaria antes de ceder el testigo a la francesa Christine Lagarde el 1 de noviembre, Draghi defendió que la "disposición y determinación (del BCE) han sido críticos para abordar la crisis económica".

A la hora de extraer "lecciones" de sus ocho años de mandato, el italiano destacó ante los parlamentarios que de cara al futuro una "mejor combinación política, incluyendo la fiscal, reformas estructurales y medidas prudenciales puede ayudar" a la política monetaria a lograr sus objetivos "más rápido y con menos efectos secundarios".

En esta línea, recomendó a los países con espacio fiscal que viven una ralentización que "actúen de modo efectivo y a tiempo" de modo contracíclico- es decir, que inviertan- y a aquellos con altos niveles de deuda a llevar a cabo "políticas prudentes".

Hace dos semanas, el BCE recortó 10 puntos básicos el tipo de facilidad del depósito, hasta el -0,5%, y mantuvo el tipo de interés de referencia en el 0% y el de facilidad de préstamo en el 0,25%. Además, modificó su orientación a futuro y estableció que espera mantener estos tipos de interés o incluso bajarlos hasta que vea que las proyecciones de inflación convergen de forma convincente con un nivel cercano pero por debajo del 2%.

En su discurso en el Parlamento Europeo, Draghi ha defendido que esta nueva orientación a futuro ayuda a "reducir la incertidumbre" sobre la senda esperada de los tipos de interés en el corto plazo y "asegurará que las condiciones financieras se ajustan con las dinámicas de la inflación".

"Además, manteniendo el sesgo de expansión sobre los tipos, indicamos que todavía tenemos espacio para recortar aún más los tipos si es necesario", ha apostillado.

El presidente del BCE ha reivindicado que las medidas adoptadas por el BCE durante la última década han servido para abordar los riesgos de deflación en la zona euro, pero ha insistido que la moneda única "no opera en el vacío" y "otras políticas económicas también importan".

En este contexto, ha reiterado su llamada a que los países que tienen espacio fiscal, como Alemania y Países Bajos, estimulen sus economías con un mayor gasto público, mientras que el resto deben seguir consolidando sus finanzas públicas y adoptando reformas estructurales.

El presidente del BCE, que cederá el testigo el 1 de noviembre a Christine Lagarde, se sumó así a las llamadas que esta semana han hecho otros miembros del consejo de Gobierno del BCE, como el vicepresidente y exministro de Economía español, Luis de Guindos. - Efe