La vendimia confirma un fruto "excelente" y una disminución de la cosecha en la DO Navarra

Las primeras estimaciones apuntaban a 65 millones de kilos, pero la ausencia de lluvias reduce la cifra

10.02.2020 | 04:31
El mes de septiembre ha sido en general cálido y seco en Navarra y la producción de uva se reduce.

Las primeras estimaciones apuntaban a 65 millones de kilos, pero la ausencia de lluvias reduce la cifra

PAMPLONA. La vendimia en la D.O. Navarra esta generalizada en todas las zonas en las que se divide el mapa vitivinícola, con unas previsiones que están confirmando la calidad "excelente" del fruto aunque con un descenso de la producción mayor de lo indicado en el inicio.

Estos días se están recogiendo las variedades de uva blanca y tinta en Ribera Baja, Ribera Baja, Tierra Estella y Valdizarbe y las cepas de maduración más temprana, en la Baja Montaña.

Navarra está compuesta por 10.500 hectáreas en las que se cultivan las blancas: Chardonnay, Viura, Garnacha Blanca, Moscatel de Grano Menudo, Sauvignon Blanc y Malvasía y las tintas: Tempranillo, Merlot, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Graciano, Mazuelo, Pinot Noir y Syrah.

La cosecha, según informa la D.O. Navarra, comenzó a finales de agosto en las localidades de la Ribera Baja, al sur de la Comunidad Foral, con la recogida de las primeras uvas de Chardonnay y Moscatel de Grano Menudo.

Las primeras estimaciones apuntaban a que en total la campaña se completaría con 65 millones de kilos de uva, aunque se observa una producción inferior debido a la ausencia de lluvias.

En este sentido el presidente del Consejo Regulador de la D.O. Navarra, David Palacios, explica que el descenso de la cosecha será mayor de lo augurado en el inicio de la vendimia porque se están encontrando con "un peso menor de la uva", pero el fruto que están recogiendo es "de una calidad excepcional" lo que les hace pensar que contarán con "una añada excelente".

El mes de septiembre ha sido en general cálido y seco exceptuando las precipitaciones de los últimos días y con amplia oscilación térmica entre el día y la noche lo que ha propiciado un desarrollo muy bueno de las bayas y un final de maduración excelente.

Estas condiciones están provocando que la vendimia sea más escalonada todavía que en campañas anteriores lo que permite que los viticultores puedan recoger la uva en el momento exacto con el perfil más adecuado para que los enólogos elaboren los vinos blancos, rosados y tintos característicos de cada bodega con una identidad definida.

Actualmente en las tolvas de recepción de las bodegas han entrado 20 millones y medio de kilos de uva. Más del 80% en la Ribera Alta y Baja, según la citada fuente que prevé que la vendimia se prolongue durante todo el mes de octubre.