El Tribunal de Madrid falla que un ‘rider’ de Glovo es autónomo

La sentencia confirma que la relación entre el repartidor y la plataforma es ajena al orden laboral

10.02.2020 | 06:07

madrid - El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha validado el modelo de negocio de la plataforma de reparto Glovo y su relación con los repartidores, basado en la independencia que les otorga la figura del autónomo.

Así consta en una sentencia en la que los magistrados desestiman el recurso de suplicación presentado por un rider o repartidor contra la decisión del juez de lo Social número 39 que le rechazó reconocer la existencia de una relación laboral con la aplicación Glovo.

El juez defendía que la relación no es de carácter laboral, ya que Glovo "no tenía trabajadores a su servicio" y se trata de una plataforma "de intermediación bajo demanda de reparto exprés a cuatro bandas en la que se facilita el contacto a personas que necesitan ayuda con sus recados".

La sentencia del Alto Tribunal madrileño confirma que la relación entre el repartidor y Glovo es ajena al orden laboral y típica de una relación TRADE.

La empresa ha destacado que Glovo acumula nueve sentencias favorables a su modelo de negocio, lo que refleja la seguridad jurídica en la que se enmarca la empresa en la relación con sus repartidores. En la resolución, el TSJM subraya que en el desenvolvimiento de la relación jurídica se ha respetado escrupulosamente la regulación legal referida al trabajador autónomo económicamente dependiente.

Además, los magistrados señalan que la calificación como laboral o no de una relación debe partir de un análisis detenido de los elementos y circunstancias fácticas de cada relación, "partiendo de la afirmación que realiza el Tribunal Supremo de la especial dificultad que supone la unificación doctrinal en los supuestos de determinación de si existe o no contrato de trabajo, por la necesidad de apreciar las circunstancias concurrentes en cada supuesto".

La sentencia se basa en la función de "intermediación en el transporte", y en su caso, compra de mercancías, partiendo de una serie de fundamentos que otorga la figura de autónomo como la libertad de elección horaria en la que desea colaborar el repartidor, "con fijación de la hora de inicio y de finalización de su actividad; e incluso dentro de ese periodo, la posibilidad de no activar la posición de "auto asignación", lo que significa que no desea estar disponible". - E.P.