Éxito de la huelga en los civivox, que afecta a unos 2.200 usuarios en Pamplona

La plantilla exige un convenio provincial de ocio
Sedena todavía no se reúne con los sindicatos
El paro sigue hoy en los centros de la capital y de otras localidades

10.02.2020 | 06:14
Protesta enfrente del Condestable, convocada por ELA, CCOO y UGT, en la calle Mayor de Pamplona.

La plantilla exige un convenio provincial de ocio - Sedena todavía no se reúne con los sindicatos.

pamplona - La primera jornada de huelga de la plantilla de Sedena, que gestiona diferentes centros culturales en Navarra, concluyó con éxito para los sindicatos convocantes que componen el comité, 9 delegados de ELA, 4 de CCOO y otros 4 de UGT.

La red de civivox del Ayuntamiento de Pamplona, el centro San Juan Bosco, la Casa de la Juventud, el Archivo Real y General de Navarra, la Biblioteca General de Navarra, el Civican, los centros cívicos de Tudela, la Casa de Cultura de Zizur, el Espacio Joven de Beriáin, el Gazteleku de Burlada, el Centro Joven de San Adrián y el Centro de Arte de Huarte estaban afectados por el paro, que continúa hoy y también mañana. Un centenar de empleados y empleadas acudió ayer a la concentración enfrente del Condestable al mediodía para exigir a la dirección "una mejora de las condiciones laborales mediante un convenio provincial del sector de ocio, educativo y de animación sociocultural" y "un rechazo a los recortes", según podía leerse en las pancartas. La plantilla solicita a la empresa que no ejecute "la reducción de jornadas y salarios de entre un 5% y un 19% al personal de limpieza de los civivox"; que aplique los mismos derechos laborales y salariales en todos los centros y que mejore las condiciones de trabajo "tras 12 años de recortes de jornada y sueldo, de pérdida de días de asuntos propios, de eliminación de complementos en bajas, de incrementos de funciones por encima de la categoría profesional o de disponibilidad de horarios que evita la conciliación".

la primera jornada Una nota emitida por ELA indicaba que ayer permanecieron cerrados "los civivox de Condestable, Iturrama, Mendillorri, Jus la Rocha y San Jorge, además de la Casa de la Juventud". Este sindicato manifestó que "también cerraron San Juan Bosco, Centro Joven de Beriáin, la Biblioteca General y el Museo de Huarte que solo ofrecen horario de tarde". Tuvieron "una afectación parcial el civivox del Ensanche y el de la Milagrosa en Pamplona y el de Tudela, que atendieron a la ciudadanía por la mañana, pero no por la tarde". Como la apertura del Civican y del Archivo General no depende de Sedena, pudieron atender al público, "pero no funcionaron con normalidad: por ejemplo la biblioteca del Civican estuvo clausurada y el Archivo General no dispuso de personal para la gestión de documentos ni de limpieza", detalló el sindicato. Este periódico se puso en contacto con Sedena para conocer su posicionamiento y preguntar si tiene intención de reunirse con los sindicatos, pero por el momento no hizo declaraciones.

La primera jornada de huelga afectó a una media de unos 2.200 usuarios en la red de civivox de Pamplona. Cada año estos centros reciben a 792.750 personas, de las que 28.000 participan en actividades de verano, según el Ayuntamiento de Iruña. Los alrededores de los civivox de Iturrama, Jus la Rocha, San Jorge y Mendillorri carecían ayer de afluencia de público. La mayoría de las personas usuarias conocía la celebración de la jornada de paro, ya que así se lo había difundido la plantilla con anterioridad a través de comunicados y de hojas informativas colocadas en las cristaleras de los centros. Pero, al mediodía una jubilada, a pesar de que se había enterado de la huelga, se acercó hasta el civivox de Iturrama por si estaba abierto para informarse sobre su curso de pilates que comenzaba hoy; minutos después un repartidor en la Casa de la Juventud regresó a la furgoneta sin entregar el pedido; y en el centro de San Jorge como en el de Jus la Rocha no había nadie en las proximidades. En este último, una persiana metálica ocultaba el acceso, y en ella un folio manuscrito en mayúscula anunciaba: "La charla mindfulness se suspende. Las trabajadoras están en huelga".