IPC de marzo

Los precios en el Estado bajan siete décimas y marcan mínimos desde agosto de 2016

El IPC retrocedió un 0,4% el pasado mes de marzo y recortó siete décimas su tasa interanual, hasta el 0,0%

15.04.2020 | 09:04
Un cliente con mascarilla haciendo la compra en un supermercado.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó un 0,4% el pasado mes de marzo en relación al mes anterior y recortó siete décimas su tasa interanual, hasta el 0,0%, registrando así un descenso más pronunciado de lo esperado y su menor nivel desde agosto de 2016, según los datos definitivos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que inicialmente calculó que la tasa de marzo sería del 0,1%.

Con este descenso de siete décimas, el IPC interanual encadena dos meses consecutivos de retrocesos. De este modo, tras arrancar el año en el 1,1%, el IPC ha perdido más de un punto en dos meses.

Estadística ha atribuido el recorte de la tasa interanual del IPC de marzo al comportamiento de los carburantes, del transporte aéreo de pasajeros, de la electricidad, de los paquetes turísticos y de los hoteles, cafés y restaurantes.

Con el dato de marzo, la tasa interanual de IPC encadena 43 meses en valores positivos e implica que los precios se han estancado respecto a los que había hace un año.

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se mantuvo en marzo en el 1,1%, con lo que se sitúa 1,1 puntos por encima del IPC general.

En el tercer mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa anual en el 0,1%, ocho décimas menos que en febrero.

Las consecuencias del coronavirus se verán en abril


El INE precisa que, aunque parte de la cesta de la compra del IPC no está disponible desde el 15 de marzo, cuando la actividad comercial se redujo únicamente a los establecimientos dedicados a la venta de productos de alimentación y farmacias, la proporción de precios recogidos es del 80 %, por lo que la calidad del índice es similar a la habitual.

No obstante, añade que la emergencia sanitaria tendrá consecuencias en la recogida de precios y el cálculo del IPC de abril, por lo que trabaja con Eurostat y otros institutos de estadística de la UE en medidas metodológicas comunes que permitan disponer de un indicador de calidad.


El IPC marca mínimos desde agosto de 2016 tras bajar 7 décimas. Vídeo: EP

Se abaratan los carburantes y la electricidad


El grupo de transporte -con una caída de precios del 2,4 %, frente al alza del 1,8 de febrero-, ha sido el que más influencia ha tenido en la contención de la inflación de marzo, por el abaratamiento de los carburantes y lubricantes para el transporte personal y, en menor medida, del transporte aéreo de pasajeros.

También tiraron a la baja de la inflación los precios de la vivienda, que bajaron el 4,8 %, un punto más que en febrero, debido al mayor abaratamiento de la electricidad y al del gasóleo para calefacción, que se encarecía el año pasado.

Los precios del ocio y cultura se mantuvieron sin cambios en marzo, frente al alza del 0,4 % de febrero, por el abaratamiento de los paquetes turísticos, que hace un año se encarecieron, en tanto que los precios de los servicios recreativos y deportivos subieron más este mes.

También tiraron a la baja de la inflación los precios de los hoteles, cafés y restaurantes, que moderaron tres décimas su alza, hasta el 1,9 %.

Por el contrario, los alimentos y bebidas no alcohólicas subieron el 2,5 %, cinco décimas más que en febrero, debido al encarecimiento del pescado y marisco, y al menor abaratamiento de las legumbres y hortalizas.

Las comunicaciones elevaron sus precios un 0,7 %, frente al descenso del mes pasado, por el encarecimiento de los servicios de telefonía y fax, frente a la estabilidad registrada el año anterior.

El pesacado y la carne de cerdo se encarecen


Los componentes de la cesta de la compra que más se han encarecido son la joyería y bisutería (12,4 %), el pescado fresco (8,9 %), la carne de porcino (8,3 %), la carne seca o ahumada (6,9 %) y el azúcar (6,8 %).

Por el contrario, lo que más se ha abaratado son los combustibles líquidos (17,7 %), la electricidad (14,2 %), el aceite de oliva (12,0 %), soportes informáticos como discos duros externos o USB (9,4 %) y el gasóleo (9,3 %).

Sin tener en cuenta los elementos más volátiles de la cesta de la compra (energía y alimentos frescos), la inflación subyacente se mantuvo en el 1,1 %, con lo que se situó más de un punto por encima de la del IPC general.

Durante marzo, los precios bajaron el 0,4 %, sobre todo por el descenso del transporte (3,1 %) por el abaratamiento de los carburantes y lubricantes; y por el de la vivienda (2,0 %) por la caída de la electricidad y, en menor medida, del gasóleo para calefacción.

Destaca el incremento del 4,4 % de los precios experimentado por el vestido y calzado, en línea con el inicio de la temporada de primavera-verano.

El índice de precios de consumo armonizado (IPCA) -que permite realizar comparaciones internacionales- se situó en marzo en el 0,1 %, ocho décimas por debajo del de febrero.

La inflación interanual se moderó en todas las comunidades autónomas en marzo respecto a febrero, reflejando las mayores variaciones respecto a febrero Castilla-La Mancha y Galicia, aunque la mayor caída (0,7 %) se registró en la ciudad autónoma de Melilla. EFE