Arranca el nuevo complejo eólico de Navarra, el mayor instalado por Ibedrola en ocho años

Está integrado por cuatro parques y 32 generadores ubicados en Cadreita y Valtierra y su potencia es del 111 megavatios

05.06.2020 | 18:24
Molino eólico junto a una torre de electricidad

Iberdrola ha puesto en marcha en Navarra el complejo eólico Cavar, integrado por cuatro parques y 32 generadores ubicados en Cadreita y Valtierra. Con sus 111 megavatios (MW) de potencia instalada, es la mayor planta eólica puesta en marcha por la compañía en España desde el año 2012.

Según el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, este complejo, que ya está vertiendo a la red sus primeros megavatios hora de energía limpia, "es un gran ejemplo de que podemos crear empleo y prosperidad si promovemos una economía baja en carbono y dirigimos las inversiones a sectores de futuro, como las energías renovables, las redes inteligentes y el almacenamiento".

La construcción del complejo Cavar, que se ha completado en 12 meses, ha implicado compras por más de 80 millones de euros a proveedores, muchos de ellos de los municipios y regiones próximas, y creado cientos de empleos. La práctica totalidad de la obra civil y los componentes de los aerogeneradores (torres, palas, nacelles, generadores y multiplicadoras) han sido fabricados en Navarra, Asturias, Cantabria, Soria y Burgos.

El complejo eólico Cavar, promovido conjuntamente con Caja Rural de Navarra, cuenta con 32 generadores SG 3.4-132. Su construcción y puesta en marcha ha requerido una inversión superior a los 100 millones de euros, para la que se ha contado con financiación verde por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Esta nueva instalación producirá la energía limpia equivalente al consumo anual medio de 45.000 hogares -el 25% de la población de Pamplona- y evitará así la emisión a la atmósfera de 84.000 toneladas de CO2 al año.

Además, Renovables de la Ribera -sociedad vehículo de Iberdrola y Caja Rural- está realizando diversas acciones de seguimiento de la avifauna. Entre ellas destaca la monitorización detallada de varios ejemplares adultos de alimoche dotados con sistema de localización por GPS, tanto en las cercanías del complejo como en su migración. De este modo, y utilizando nuevas técnicas telemétricas, se obtendrá información de gran precisión sobre el uso del espacio de la población reproductora de esta especie en el ámbito regional.