El PSOE pide eliminar el dinero en efectivo de forma gradual

El BCE advierte de que esa medida vulnera el Tratado de la Unión Europea

13.06.2020 | 23:09
Una persona muestra tres billetes de 20 euros y uno de 10. Foto: D.N.

madrid – El grupo parlamentario socialista plantea la eliminación gradual del pago en efectivo "con el horizonte de su desaparición definitiva", en una proposición no de ley sobre la orientación del sistema tributario ante la crisis provocada por la covid-19, que se ha presentado en el Congreso y se debatirá en la Comisión de Hacienda, aunque el Banco Central Europeo (BCE) advierte de que esa medida es contraria a sus criterios y a los de la Comisión Europea.

Fuentes de Hacienda informaron ayer de que en el anteproyecto de ley contra el fraude fiscal, que decayó con las elecciones, ya figuraba rebajar el limite de 2.500 a 1.000 euros los pagos en metálico.

Y precisaron que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha mostrado favorable a aprobar la ley contra el fraude esta legislatura.

En la proposición no de ley, los socialistas instan al Gobierno a aplicar hasta once medidas para la contención, mitigación y erradicación de la crisis del coronavirus en el ámbito fiscal y tributario.

La eliminación gradual del pago en efectivo hasta su desaparición definitiva es la última de las medidas recogida en la iniciativa socialista, en el capítulo de "prevención y erradicación".

El fin progresivo del pago en metálico aparece junto a otras medidas de "prevención", como el impulso de los sellos de excelencia en la contribución fiscal de las empresas, campañas de explicación del destino de los ingresos públicos procedentes de impuestos y la publicidad responsable y respetuosa en términos de conciencia fiscal.

EL BCE se opone La propuesta socialista choca con la oposición del BCE, que advierte de que limitar el pago en efectivo vulnera los principios del Tratado de la Unión Europea, que establece que los billetes y monedas de euro son de curso legal (también lo aclaró la Comisión Europea en 2010), lo que impediría al Gobierno tomar esa medida.

El BCE, que ve "desproporcionada" la reducción del límite de pagos en metálico hasta los 1.000 euros, considera que perjudicaría a las personas más vulnerables, como ancianos, inmigrantes y habitantes de zonas rurales.

noticias de noticiasdenavarra