Amianto en Volkswagen

29.06.2020 | 01:06

VW Navarra vuelve a ser noticia por el amianto tras la sentencia del Juzgado de lo Social nº 4 de Navarra, del 21 de marzo, que declara enfermedad profesional el mesotelioma pleural que causó la muerte de un compañero que trabajó en la fabricación de conductos de calorifugación en Authi. Comprobamos la mezquindad, la falsedad y la ruindad de VW con el amianto, y la falta a la verdad del Sr. Galindo, representante de la empresa, durante la vista oral al declarar repetidamente que "VW Navarra siempre ha cumplido las medidas de seguridad legisladas".

¿Quizás VW Navarra quiere eludir su responsabilidad por hechos ocurridos en el pasado, cuando en la fábrica no figuraban sus siglas? La razón es meramente económica, para evitar las posibles indemnizaciones por su responsabilidad subsidiaria. Aunque en un principio negaron tener constancia de que en la fábrica se trabajaba con amianto, después lo admitieron pero limitaron la posible exposición a la fabricación de los conductos y a sus labores de mantenimiento y del taller de pintura, principalmente. Para entonces, el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) conocía diez casos.

El Sr. Galindo nunca ha dicho la verdad. Lo demuestra un informe del ISPLN solicitado por la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social, que tiene un peso específico en el posterior informe de la Inspección de Trabajo pedido por el Juzgado, y en la propia sentencia, ya que es calificado como "contundente" por la jueza. El informe constata que desde el inicio de la construcción de la fábrica en 1965 y durante su historia, al menos hasta fechas bastante recientes, "no se ha cumplido con ninguno de los preceptos de la ley".

Para CGT, el incumplimiento más grave es la falta de información a la plantilla. Es terrible que una persona solo conozca haber trabajado con amianto cuando enferma.

Las medidas preventivas tampoco existieron. No disponían de ropa especial, ni máscaras respiratorias (solo mascarillas de papel), no había sistemas de aspiración y ventilación, la limpieza se hacía por barrido generando más polvo en suspensión, no se les lavaba la ropa, y comían y bebían expuestos al polvo y fibras de amianto. No hicieron mediciones de polvo en suspensión en el aire y no existe documentación sobre esto. El informe de Inspección del 26 de diciembre de 2019 determina que "los trabajadores que prestaron servicios en VW Navarra y sus predecesoras entre 1966-1967, cuando construyeron los conductos recubiertos de amianto, estuvieron expuestos".

CGT considera que hay que ampliar este círculo durante todo el tiempo en el que los conductos calorifugados estuvieron en funcionamiento, al menos hasta 1978, y a todo el personal que pasó por la fábrica porque pudo estar expuesto a través de los conductos que no disponían de un sistema de filtrado. El polvo y las fibras que quedaron en los conductos pudieron inhalarse en cualquiera de las dependencias que se calentaban con aire caliente. Las cabinas de pintura sí llevaban filtros para no "contaminar" las carrocerías. No se hicieron mediciones de polvo en suspensión ni otras medidas preventivas al no contemplar el riesgo.

El informe del ISPLN corrobora el uso de amianto para proteger las carrocerías al sacar bollos aplicando calor y al tapar grietas fundiendo plomo. El responsable del Servicio de Prevención y varios delegados de prevención comprobaron en el museo de la fábrica, a instancia de CGT, que se colocaban placas de amianto entre la carrocería y el tubo de escape del modelo 124 (Seat). Estas mantas de amianto se rompían con facilidad, desprendiendo fibras y generando polvo. No había sistemas de ventilación y aspiración, y aunque se suministraban mascarillas, no se utilizaban, quizás por falta de formación e información. Y las horas extra, prohibidas por la legislación de la época, aumentaban la exposición.

Nadie puede responsabilizar a VW de los incumplimientos de sus predecesoras. Pero, al hacerse cargo de la fábrica, es responsable subsidiaria de la negligente gestión preventiva de todas ellas. Entre las obligaciones, un registro de empleados expuestos o posiblemente expuestos al amianto y mantenerlo durante 40 años; vigilancia específica de su salud hasta que sigan ligados a la empresa, y facilitar un listado al ISPLN de los que ya no forman parte de la plantilla para vigilar su salud. Pero VW-NA incumplió, porque comenzó en 2015 con los listados y reconocimientos.

Desde que VW es propietaria de la fábrica en 1994, ha hecho actuaciones de mantenimiento de instalaciones que tenían amianto con su personal sin medidas preventivas. VW nunca se ha inscrito en el Registro de Empresas por Riesgo de Amianto (RERA), obligatorio desde 1986 para quienes han manipulado amianto. Por ello, se ha sometido al personal de mantenimiento a un riesgo cuando empresas inscritas en el RERA debieron hacer esos trabajos. En 2016, Inspección sancionó a la empresa por infracción en materia de seguridad y salud por el riesgo de los trabajadores de mantenimiento en el desmontaje de instalaciones con amianto.

El cúmulo de incumplimientos, incluidos los de VW, indican que todos los trabajadores que hemos pasado por la fábrica en alguna época de la historia, al menos hasta 2016, hemos estado o podido estar expuestos al amianto, con la posibilidad de desarrollar una enfermedad que nos quite la vida. Desde CGT entendemos que todos debemos estar en los listados para la vigilancia específica de la salud. Otro incumplimiento desde 1995 es la coordinación de actividades empresariales. En la fábrica trabajan y han trabajado un gran número de personas de otras empresas que han podido estar expuestas. Por tanto, también deben incluirse en este listado. Y sabemos que familiares de trabajadores fallecidos por amianto han desarrollado una enfermedad asociada al asbesto por limpiar ropa de trabajo de su familiar. La irresponsabilidad de VW impide que todas estas personas accedan a un control y a una detección precoz de posibles enfermedades.

Queremos concienciar a las personas que trabajaron en la fábrica que ahora es VW, independientemente de la empresa a la que pertenecieron o pertenezcan, que hasta 2016 pudieron estar expuestas. Así, ante la aparición de algún síntoma relacionado con su exposición, deben comunicarlo al médico, y si es su deseo, esta sección sindical puede asesorarles de manera desinteresada.Miembros del comité de empresa por CGT en VW