"La decisión de cerrar la planta de Aoiz es irreversible"

El consejero delegado de la empresa dice que ya se estudiaron alternativas y solo ofrece recolocaciones

31.07.2020 | 00:32
Andreas Nauen

El consejero delegado de Siemens Gamesa, Andreas Nauen, aseguró ayer que el cierre de la fábrica de palas que posee la compañía en Aoiz (Navarra) es una decisión "irreversible". En una rueda de prensa para presentar los resultados del grupo en su tercer trimestre fiscal, Nauen señaló que antes de optar por la clausura de la planta se estudió "si había alguna alternativa, pero la decisión de cerrar es irreversible".

Eso sí, el directivo abrió la puerta a buscar en las conversiones con los sindicatos soluciones vía recolocaciones para parte de la plantilla, ya que la fábrica cuenta con casi 240 empleados.

El nuevo consejero delegado de la compañía nacida de la fusión de Gamesa con la división eólica de Siemens reiteró la necesidad de "cambiar el rumbo" actual de la empresa, especialmente en el negocio de eólica 'onshore' (terrestre), que supone el grueso de las pérdidas del grupo. En este sentido, no descartó más ajustes en busca de mejorar la competitividad este negocio, especialmente en India, ya que el grupo cuenta actualmente con una red "muy grande" de fábricas en todo el mundo.

A pesar de las malas cifras de la eólica terrestre, el consejero delegado subrayó que cree "firmemente" en la onshore y que representa una de las "tres patas" de los negocios de la compañía, junto con offshore (marina) y servicios. "Hay evidencia de que puede ser rentable. La tarea es darle la vuelta, mejorarla, fabricar las turbinas adecuadas, la escala y evitar riesgos innecesarios", añadió al respecto.

Por otra parte, Nauen subrayó que, a pesar de que se espera una mejora en las cuentas del último trimestre, no se prevé conseguir beneficios en su ejercicio fiscal 2020. Así, consideró que "no es sostenible" una situación con pérdidas de más de 800 millones de euros como las registradas a cierre de junio, por lo que advirtió que es necesario "cambiar". "No es aceptable ni para los accionistas ni para la empresa", añadió. A este respecto, indicó que "faltan" como 1.000 millones de euros en ingresos.