Financiar el Canal de Navarra con fondos europeos de la covid divide a los partidos

El PSN insiste en apostar por esta obra

22.09.2020 | 01:27
El Canal, a su paso por Tiebas. Foto: Javier Bergasa

pamplona – El anuncio de la presidenta María Chivite de optar a financiar la segunda fase del Canal de Navarra con fondos europeos provenientes del Plan de Reconstrucción de la UE divide a los partidos con representación en el Parlamento foral. Sin embargo, las respuestas pronunciadas ayer por sus portavoces, tras la celebración de la Mesa y Junta, reflejan que cada formación se reafirma en su posición ante esta infraestructura. El departamento de Cohesión Territorial defiende "que el proyecto del Canal para suministrar agua de calidad a la Ribera para consumo humano, de riego e industrial es susceptible de recibir ayudas" de la covid tras la crisis provocada por la pandemia; ya que "el Consejo Europeo ha recomendado a España en relación a este fondo centrar las inversiones, por ejemplo, en la gestión de recursos hídricos", recuerda.

Ante la posibilidad de captar estas subvenciones a fondo perdido, que oscilarían entre los 427 y 850 millones en la Comunidad para el Plan Reactivar Navarra/Nafarroa Suspertu 2020-2023, cada partido manifestó su postura en relación al Canal: el PSN reiteró su apuesta firme por esta obra; Geroa Bai fue prudente y prefiere analizar con detalle si este proyecto encaja en las aspiraciones y exigencias de la UE para obtener estos fondos; Podemos y EH Bildu rechazaron el planteamiento de Chivite; e I-E prefirió centrarse en la concreción del techo de gasto y de ingresos para resolver problemas sociales. Solo Navarra Suma apoyó esta idea.

uno a uno, los políticos El portavoz del PSN, Ramón Alzórriz, aseguró que al margen de lo que ocurra con los fondos europeos, "el PSN tiene una posición clara, nítida y rotunda sobre la necesidad de construir la segunda fase del Canal", aunque todavía no se ha tomado una decisión sobre qué alternativa constructiva llevará agua a la Ribera: una tubería soterrada, una doble tubería o dos tuberías en fases diferentes. "Estamos de acuerdo en construir de una vez esta infraestructura. Ya sea con fondos europeos o con fondos de España, la segunda fase se hará", repitió.

La portavoz de Geroa Bai, Uxue Barkos, reiteró que "hay que detallar mucho qué va a ser lo que Europa ponga a disposición de lo que los territorios llevemos a cabo y saber si una infraestructura de estas características tiene cabida en este tipo de inversiones y en qué pudiera penalizar a otros proyectos".

Bakartxo Ruiz (EH Bildu) resaltó que no sabe "cómo se puede buscar encaje a la pretensión del Gobierno, si la tiene, de meter la financiación del Canal en estos fondos". Consideró que esta propuesta "es más un deseo del Gobierno que una realidad factible". La representante de Podemos Ainhoa Aznárez fue clara en su contestación: "Ahora mismo el Canal no es una prioridad, como tampoco el Tren de Alta Velocidad. Esta infraestructura no debe recibir financiación de fondos de Europa, ya que estas ayudas tienen que destinarse a otras áreas, como sanitarias, sociosanitarias, etc".

Marisa de Simón (I-E) priorizó las necesidades sociales sobre esta infraestructura, aunque en un principio dijo: "No me parece ni bien ni mal ni regular, tenemos que tener encima de la mesa el techo de gasto y la disponibilidad de ingresos". Una vez conocidos estos parámetros, abogó por dar preferencia a "las necesidades sociales" sobre otras cuestiones como el Canal. Por último, Javier Esparza (Navarra Suma) consideró que el Ejecutivo debe decidir "cómo se tiene que financiar" aunque dijo que no le parece "mal" los fondos europeos, "siempre que no frene un proyecto que tiene que ejecutarse de manera inmediata".

infraestructura

Segunda fase. La UTE Ingiopsa-Eptisa presentó varias propuestas para construir el Canal que llevará agua a la Ribera: una tubería soterrada; dos tuberías bajo tierra en fases diferentes; dos tuberías al mismo tiempo y también soterradas; y un canal a cielo abierto. La UTE rechazó esta última desde el primer momento por el elevado coste, pero el resto de planteamientos se mantienen encima de la mesa.

La elección de Canasa. El consejo de Canasa, empresa pública compuesta en un 60% por el Estado y en un 40% por Navarra, tiene que elegir una de las opciones para así desarrollar el proyecto de la segunda fase. Todavía este paso no se ha dado.

La propuesta con menor coste: una sola tubería soterrada. Esta alternativa tiene una inversión de 143 millones de euros.

por unanimidad

pleno sobre los fondos de la ue

Todavía sin fecha. La Mesa del Parlamento admitió una solicitud de EH Bildu para celebrar un pleno monográfico sobre la participación y acceso de Navarra a los fondos europeos aprobados en el Consejo Europeo del 21 de julio frente a la crisis de la covid-19 y los correspondientes proyectos que se propondrán ante el Gobierno de España, informó Europa Press. No obstante, en la sesión que celebró ayer la Mesa del Parlamento quedó pendiente fijar una fecha para este pleno. La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, valoró que la propuesta de su grupo haya sido admitida por unanimidad y esperó que se pueda poner en el calendario "lo antes posible". "Entendemos que aunque no sean vinculantes las propuestas de resolución que se hagan desde el Parlamento, el Gobierno de Navarra tiene una buena oportunidad para escuchar las diferentes propuestas y tenerlas en consideración", afirmó. España va a recibir 72.700 millones a fondo perdido, de los que la Comunidad Foral podría obtener hasta 850 millones, según los criterios aplicados.