Los salarios resisten en Navarra al coronavirus

La inflación negativa permite a los sueldos ganar poder adquisitivo en los 2 últimos años en la Comunidad

01.03.2021 | 14:21
La hostelería ha sido uno de los sectores que más ha recurrido a los ERTE

Navarra es la segunda mejor valorada para trabajar

Los salarios resistieron en Navarra el embate de la crisis. Se redujeron por término medio en un 0,7%, debido a la aplicación generalizada de ERTE a lo largo de la primavera, pero mantienen su capacidad de compra gracias al descenso de los precios. Navarra sigue siendo la tercera comunidad con las remuneraciones medias más elevadas.

Según el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisface en el Empleo, Navarra sale relativamente bien parada respecto a los datos nacionales. El Covid ha causado la mayor caída interanual del salario medio en España en al menos 50 años, un 3,1%, hasta situarse en 1.641 euros mensuales.

El centro de estudios del grupo de recursos humanos subraya en este informe que la tendencia al alza del salario medio del conjunto de España que se había iniciado en la segunda mitad de 2017 llegó a su fin con la pandemia y con los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), pues los trabajadores incluidos en ellos no cobran la totalidad del salario, sino un 70% de la base reguladora.

Así, la remuneración media española acumula tres trimestres consecutivos con descensos interanuales, registrándose bajadas en todas las comunidades autónomas, salvo en Murcia, donde ha aumentado un 1%.

La Comunidad de Madrid se mantiene en primera posición, con una remuneración media de 1.964 euros mensuales (-1,3% interanual), seguida una vez más por el País Vasco, con un salario medio de 1.954 euros por mes (-1,5%). Les sigue Navarra, que tras un recorte de un 0,7%, deja su remuneración media en 1.837 euros al mes.

El moderado descenso de Navarra respecto a la media nacional se explica por diferentes causas. Pero, sobre todo, por el menor peso del turismo en su estructura económica. Baleares y Canarias, cuyo tejido económico depende fundamentalmente del sol y la playa, han visto cómo la remuneración media de sus empleados se despeñaba.

Una vez descontada la inflación de la evolución del salario medio, se obtiene la variación de su poder de compra. Y ahí se aprecia que en tres autonomías (Asturias, Galicia y Navarra), el salario medio ya ganaba poder de compra hace un año y ahora continúa aumentándolo. De este grupo, el incremento más significativo corresponde a Galicia (+1,9%).  En Navarra gana ocho décimas.

Considerando las variaciones acumuladas en los últimos ocho trimestres puede verse que el salario medio del conjunto de España pierde en la actualidad un 1,4% de su poder de compra, cuando un año atrás ganaba el 0,9%. Así, el poder adquisitivo del salario medio ha retomado su tendencia declinante, que empezó a comienzos de 2017 y se había visto interrumpida entre junio de 2019 y marzo de 2020.

El caso general, que comprende a 10 regiones, es el de aquellas que hace un año mostraban un aumento en el poder de compra del salario medio y ahora presentan un recorte en el mismo. Dentro de este grupo de autonomías, la Comunidad Valenciana (-0,7%), Extremadura (-0,9%) y la Comunidad de Madrid (-0,5%) muestran los resultados más benignos, con una pérdida de poder de compra inferior al 1%. En cambio, Balares y Canarias presentan los saldos más desfavorables, de -12% y -12,1%, respectivamente.

Otras tres regiones (Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia) muestran el caso inverso a la tendencia general: hace un año perdían poder de compra, pero ahora lo recuperan. El caso murciano es el más favorable, con un incremento del poder adquisitivo del salario medio de un 1,8%.

La autonomía restante es La Rioja, cuya remuneración media perdía poder de compra hace un año y ahora sigue en descenso (-0,2%).

Navarra, la segunda mejor para trabajar

Según el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, la Comunidad de Madrid y Navarra son las regiones que reúnen las mejores condiciones para trabajar en España y desbancan a Baleares y Cataluña, que ocupaban esas posiciones hace un año.

Por su parte, País Vasco mejora nueve peldaños y se sitúa en tercer lugar, mientras que Cataluña, que hace un año estaba en la segunda posición, baja hasta el quinto puesto. La Comunidad Valenciana, por su lado, retrocede de la tercera a la séptima plaza y Baleares se hunde a la decimocuarta posición después de liderar el ránking el año pasado.

En las dos posiciones más bajas no hay cambios: Canarias permanece en el último puesto, escoltada una vez más por Castilla-La Mancha. Tercera por la cola se coloca Extremadura, que desciende cinco peldaños en comparación con el último trimestre de 2019.

Según este informe, las distintas restricciones a la actividad económica para enfrentar la pandemia del coronavirus han hecho que continúe la caída de la siniestralidad laboral, que se había iniciado con el confinamiento domiciliario de marzo y abril.

"Las restricciones al normal desarrollo de la actividad económica han provocado una fuerte caída en la cantidad de accidentes de trabajo, así como en el número de huelgas", sostiene el Monitor.


Paro de larga duración

Mientras, el número total de parados ha aumentado hasta los 3,72 millones, el mayor número en tres años y 527.900 más que un año antes. El número de parados de muy larga duración (al menos dos años buscando empleo) se situó en 885.400 personas al finalizar 2020, el tercer menor registro en una década (68.600 menos que al final de 2019).

Considerando la media de los últimos cuatro trimestres, los parados de larga duración equivalen al 24% del total de desempleados, proporción 6,5 puntos inferior a la de un año antes y la menor desde septiembre de 2011, según Adecco.

"Todo el incremento del paro ocurre entre aquellos de corta duración", afirma el informe, donde se señala que casi siete de cada diez desempleados están cobrando prestación por desempleo, un 1,3% más en tasa interanual.