VW Navarra debe invertir 250 millones para empezar a electrificar la fábrica de Landaben

Durante varios años convivirán los modelos de combustión con el eléctrico VW ID.2

07.09.2021 | 21:36
La canciller Angela Merkel observa el ID.Life, en el Salón de Múnich.

Volkswagen Navarra necesita unos 250 millones para empezar a electrificar su planta de Landaben y así acoger uno de los modelos de la familia Small BEV del Consorcio.

Por descarte, todo apunta a que la factoría producirá un modelo de la marca Volkswagen, después de las declaraciones realizadas por el presidente de Seat, Wayne Anthony Griffiths, en el Salón del Automóvil de Múnich.

DOS CADENAS EN CHAPA Y PINTURA


Actualmente la fábrica de Landaben cuenta con dos cadenas en chapa y pintura: una para el Polo y otra para el T-Cross y el Taigo.

En cambio, los tres modelos pasan por la misma línea en montaje. El proyecto de coche eléctrico en la factoría requiere de modificar una de las dos cadenas, la del Polo o la del T-Cross y Taigo, para que así pueda empezar a fabricarse el eléctrico.

Aunque el Polo es un utilitario con mucha demanda en el mercado, puede ser el damnificado en esta transformación, porque el Consorcio ya produce este modelo en Sudáfrica, China y Brasil.

350.000 UNIDADES


Entre las dos líneas, VW Navarra tiene capacidad para fabricar hasta 350.000 unidades, hasta 175.000 del Polo; y hasta otras 175.000 del T-Cross y del Taigo. Si llega el vehículo eléctrico a la fábrica de Landaben en 2025, durante varios años tendrá que convivir con los modelos de combustión, en este hipotético caso, con el T-Cross y el Taigo.

175.000 VW ID.2


La UE ha fijado 2035 como el año en el que dejarán de venderse vehículos diésel y gasolina, por lo que si se tiene en cuenta esta fecha, hasta diez años podrían convivir el eléctrico y el de combustión en Landaben. La línea de montaje también tendría que ser modificada para, en un principio, producir todos estos modelos. Con estas previsiones, la planta tendría disposición de fabricar hasta 175.000 eléctricos en una primera etapa, y otros tantos vehículos de combustión.

LAS PREVISIONES


Se prevé que el Grupo Volkswagen asigne los modelos eléctricos a las plantas de Pamplona y Martorell este año, entre octubre y noviembre. Y si eso ocurre, la empresa de Landaben pronostica iniciar las obras de modificación en 2023 para que dos años después comience la producción.

Un equipo de Seat, al frente del proyecto del eléctrico en Martorell, ha estado este martes en la factoría de Landaben con profesionales de VW Navarra para abordar la electrificación.

ANUNCIO EL 13 DE JULIO


El grupo Volkswagen anunció el 13 de julio su objetivo de producir la familia de eléctricos pequeños de todo el consorcio (Small BEV) en España a partir de 2025, aunque "la decisión final dependerá de las condiciones generales y de las ayudas estatales", dijo.

Realizó esta presentación justo un día después de que el Estado diera a conocer el PERTE de automoción con 4.295 millones de ayudas públicas. Entonces VW recalcó que España iba a ser "uno de los pilares" de su "ofensiva de eléctricos", con las factorías de Landaben y la de Martorell (Seat).

Casi dos meses después, VW aprovechó el Salón de Múnich para enseñar el nuevo prototipo de automóvil de la familia ID, el ID.Life, del que saldrá el VW ID.2 por el que está pujando la factoría navarra. Este vehículo eléctrico, disponible en 2025, será un modelo familiar para el segmento de coches pequeños y costará unos 20.000 euros.

La rumorología da por hecho que el Consorcio va a adjudicar a Landaben el VW ID.2, al que aspira la dirección local navarra. Desde la empresa ni confirman ni desmienten estas informaciones. Solo insisten en que "siguen trabajando en este proyecto".

GARANTIZAR EL MÁXIMO NÚMERO DE EMPLEOS


El comité de empresa defiende la llegada de un eléctrico que garantice altos volúmenes de producción para intentar conservar el máximo número de empleos, ya que el eléctrico no requiere de tanto mano de obra. Una transformación que también repercutirá en el parque de proveedores.


TRABAJAR CON DISCRECIÓN


Todo se encuentra por concretar, pero parece que las decisiones ya van tomando forma. La presidenta de Navarra, María Chivite, ha apostado por seguir trabajando con discreción hasta que se confirme y se materialice la electrificación de la planta de Volkswagen en Landaben. Ha subrayado que eso se producirá cuando el grupo decida presentarse a la convocatoria de ayudas en torno al Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) del Vehículo Eléctrico y Conectado.

Por su parte, el consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, también ha optado por la prudencia al tratar sobre la posible fabricación de un coche eléctrico en Landaben, aunque ha afirmado que "está muy bien posicionada".

Además, ha añadido que "esta es la planta de mayor productividad del grupo", con un premio a nivel europeo concedido en julio por agentes externos. "Sabemos que Volkswagen valora enormemente" el tejido de proveedores que tiene el ecosistema de la Comunidad Foral, "algo que ayuda, como también la innovación y la formación orientada a la automoción mecatrónica" según la S3, ha concluido.

noticias de noticiasdenavarra