El fraude de los filiales en el ajedrez

07.02.2020 | 08:03

El fútbol domina todas las facetas del deporte hoy en día. Ocupa las portadas de los diarios, los principales minutos de los telediarios y, lo que es aún peor, la vida y sueños de nuestros hijos e hijas. El fútbol está hasta en la sopa. Una vez dicho esto, formulo una pregunta: ¿cómo les sentaría a los aficionados a este deporte que en la Primera División de la Liga Profesional se permitiera que hubiera equipos filiales? ¿Se lo imaginan? ¿Se imaginan un Real Madrid A contra un Real Madrid B?

A mí me parece un absurdo que esto suceda en una máxima categoría, porque creo que adulteraría la competición por varios sentidos. El primero que directamente se favorecerían los intereses de los primeros equipos para poder sumar más puntos y que a la vez el segundo equipo tratara de restar puntos a los rivales directos. En segundo lugar creo que se podrían llegar a dar casos de intereses en algún momento para beneficiar a terceros equipos para que éstos adelanten a otros en función de los resultados que convinieran. Creo que estos equipos con filiales jugarían con dos barajas mientras que los demás lo harían con una sola.

No se alteren, que esto en fútbol (y en el resto de deportes) es imposible que suceda. Pero no así en otra disciplina que, aunque minoritaria, cada vez tiene más tirón en nuestra Comunidad Foral. Esta circunstancia se va a dar nada menos que en el ajedrez en Navarra porque la Federación Navarra así lo ha decidido con el apoyo de, curiosamente, los dos clubes más potentes del panorama navarro, y que además son los únicos que tienen capacidad para hacerlo.

El año que viene puede haber dos equipos filiales en la máxima categoría de clubes del ajedrez navarro. ¿Se lo imaginan? Y no es una liga como en el fútbol de 38 jornadas, ya que se podría dar el caso de que cuatro equipos de los ocho de la máxima categoría fueran filiales A y B (¡la mitad de la competición!) en un torneo a sólo 7 rondas. En mi opinión las posibilidades de adulterar la normalidad de la competición son increíbles y afectarían al normal desarrollo del ajedrez foral.

No sé qué órgano institucional en nuestra foralidad puede echar esto atrás, si algún órgano disciplinario de la propia Federación, el Defensor del Pueblo o el Gobierno de Navarra mismo a través del Instituto Navarro de Deporte y Juventud, pero creo que algo hay que hacer, porque tener una mayoría en un organismo público no debería facilitar el todo vale para satisfacer los intereses particulares que cada cual tiene como club. ¿Se puede hacer algo? Lanzo el guante.