El cambio a una letra de distancia

10.02.2020 | 01:54

Para muchos estudiantes de Bachillerato el verano no empieza con el final de las clases o de la EBAU, sino después de realizar todas las matrículas y el papeleo necesario para ingresar en la universidad que cada cual desee. Después de esto eres libre, tras un año verdaderamente feo y complicado se consigue el objetivo, el verano, pero, ¿qué pasa cuando tras todo el esfuerzo hecho no se consigue llegar a la nota de corte?

No es nada nuevo, muchos estudiantes luchan contra la nota durante todo el curso y algunos logran su objetivo y otros terminan en sus segundas, terceras, cuartas... opciones. ¿Por qué no podemos entrar en la carrera de nuestros sueños? Porque no hay plazas.

La cuestión es que no hay plazas para todos los que queremos ir, ya que se mantienen casi las mismas plazas que hace 40 años, cuando de cinco hermanos sólo llegaba uno a cursar estudios universitarios. Hoy en día, la mayoría llega hasta la universidad y eso hace que la demanda suba a diferencia de la oferta que sigue estable.

Hay muchísimo talento que por no tener una nota excelente no consigue ser o cursar los estudios que desea. Por tener una nota u otra no vas a dejar de ser mejor o peor profesor, periodista, abogado, enfermero o ingeniero. Eso se debería ver una vez comenzado los estudios o en las prácticas obligatorias de cada grado.

Por lo tanto, no debemos obcecarnos con que si no se tiene una buena nota no seremos capaces de ser buenos trabajadores, ya que hoy en día, lamentablemente, en estudios de Bachillerato y en la ESO solo se valoran las capacidades de estudio que se basan en memorizar lo mejor posible páginas y páginas de las cuales no entendemos ni la mitad de ellas para luego reescribirlas en un papel con el que conseguirás un número que dictará tu futuro.

Sé que no será cosa de días, ni meses, pero es algo que tenemos pendiente si queremos avanzar. Es algo que está en nuestra mano y que solo depende de nosotros; revolucionemos la educación para poder evolucionar como sociedad.

Parecen conceptos lejanos, pero revolución y evolución solo están a una letra de distancia.