Los carlistas por el 'Gernikako arbola'

24.11.2020 | 01:26

Los cincuenta y siete autores de este escrito, carlistas vecinos de otras tantas zonas de Euskal Herria, queremos trasladar a la opinión pública las siguientes consideraciones con motivo del debate abierto a partir de la presentación del Manifiesto por el himno de Euskal Herria/Vasconia, una iniciativa popular y apartidista que compartimos plenamente.Desde finales del siglo XIX los vasconavarros hemos sido un pueblo tan consciente de nuestra singularidad en el mundo como dividido en la concreción y expresión de nuestra identidad: en la denominación de nuestro país, en la bandera, en el día nacional, etcétera. En la cuestión del himno nacional tampoco fue posible el consenso. De esta manera los himnos que impulsaron algunos partidos políticos generan tanta cohesión entre sus simpatizantes como desafección entre otros sectores de la ciudadanía.Ante la necesidad de un himno con el que pudiera identificarse todo vasconavarro, con independencia de su orientación ideológica o de su localización territorial, el Manifiesto por el himno de Euskal Herria / Vasconia propone reconocer como himno nacional a la primera estrofa del Gernikako arbola.Una iniciativa acertada pues ningún otro himno es entonado entre nuestras gentes de una manera tan espontánea como unánime. Y hay que recordar que este canto a las libertades de nuestro pueblo tiene su origen en la lucha y en la defensa de los fueros y de los derechos históricos de los diferentes territorios que conforman la totalidad de Euskal Herria. Recorreremos los siete territorios y en los siete escucharemos cómo el himno fuerista de Iparraguirre es cantado por compatriotas del más diverso signo ideológico: autonomistas, regionalistas, federalistas, nacionalistas e independentistas.Un país no se improvisa de un día para otro en los despachos de una administración pública, sino que se construye día a día en las calles y plazas, en la sociedad civil.La identidad de un pueblo no es la obra de un partido político, sino la creación de las gentes anónimas que constituyen ese pueblo. Euskal Herria no es el producto del paso por la Historia de una personalidad ilustre, sino del transcurrir de los vasconavarros y las vasconavarras durante siglos.El Gernikako arbola representa la unión espontánea de nuestras gentes a lo largo de la Historia. Un himno escrito en euskara, la lengua de la que emana nuestra identidad cultural. Un himno integrador que recoge, sin negarla, la diversidad territorial de nuestro país, un himno reivindicativo que invoca a los vasconavarros a unirse en torno al Árbol para defender las libertades forales de todos ellos, un himno universalista que invita a nuestro pueblo a difundir y compartir nuestros valores cívicos por todo el planeta.Como carlistas manifestamos nuestra satisfacción ante la actitud generosa de quienes priorizan el bien común y el interés nacional del pueblo vasco por encima de los intereses ideológicos y partidistas. Y también queremos recordar las palabras de Manuel Irujo: "no es casual que Iparraguirre, voluntario carlista, compusiera el Gernikako arbola, y que los carlistas vascos lo cantaran con el mismo sentido nacional que nosotros hoy".Por todo ello animamos a nuestros compatriotas a cantar "todos juntos y en unión" la primera estrofa del himno de Iparraguirre.

noticias de noticiasdenavarra