A los médicos no se nos trata como al resto

17.10.2021 | 01:22
A los médicos no se nos trata como al resto

Todos los profesionales sanitarios hemos tenido que pasar por las restricciones y limitaciones que condicionaron las diferentes olas provocadas por el covid. Todos lo hemos pasado mal y necesitábamos recuperar lo antes posible la normalidad, o al menos el máximo grado de normalidad posible. Algunos la vamos consiguiendo a nivel personal, pero no todos la vamos a recuperar a nivel laboral.

La mayoría de los médicos en Navarra tuvimos que redoblar esfuerzos para poder atender, por un lado, el aumento de demanda que produjo la pandemia y, por otro, la actividad que no podían cubrir los numerosos compañeros que estuvieron de baja, enfermos o en aislamiento. Somos los únicos que no fuimos reforzados en toda Navarra mediante contratación, especialmente en Atención Primaria donde, además, ya existían numerosas plazas no cubiertas previamente.

En muchos centros, la presión asistencial ha crecido tanto en año y medio que este verano pasado ha sido el peor de los últimos tiempos. Muchos compañeros confiábamos en mejorar las condiciones laborales cambiando de puesto de trabajo de un centro a otro, participando en los denominados acoplamientos, proceso de movilidad interna que se convocó en mayo y que se iba a resolver en octubre. Es lógico pensar que los que cambiábamos de centro éramos, probablemente, de los más sobrecargados y teníamos la esperanza de mejorar nuestras condiciones mediante los mencionados acoplamientos. ¡Nuestro gozo en un pozo! El 16 de septiembre, mediante correo de la Gerencia de Atención Primaria, se nos traslada la Resolución 514E/2021 indicando que, en la zona norte y Pamplona, todos los trabajadores de los centros de salud tendrían derecho a acoplarse en las fechas previstas, menos los médicos de familia y pediatras. Posteriormente se comunica que en las otras áreas (Tudela y Estella) sí lo podrán hacer. 

No estamos pidiendo prebendas ni palmaditas en la espalda, estamos pidiendo igualdad de trato con el resto de facultativos de Atención Primaria y el resto de sanitarios de nuestra misma zona. El no hacerlo así supondría, no solo una discriminación respecto al resto, también una merma de nuestros derechos a esa movilidad establecida por ley. Y, por si fuera poco, ese retraso supondría que algunos de nosotros no podríamos coger plazas de mañana aprovechando jubilaciones y tendríamos que seguir en turno de tarde, cosa que no sucedería si nos acoplásemos en octubre, tal y como estaba previsto.

No están los tiempos como para seguir descuidando al colectivo médico. Con más del 10% de plazas de Atención Primaria sin facultativo que la cubra, algo habrá que cambiar. Lo mínimo, respetar nuestros derechos. Creemos que lo merecemos tras lo que hemos pasado.

Firman esta carta: Ana Herrero Varas, Leyre Adrián Arrieta, Olga Arozarena Bengoechea, Izaskun Buzunáriz Andueza, Teresa Elcarte López, Luis García Díaz, Edurne Madoz Zubillaga, María Antonia Urra Velasco y Rosa Vázquez Goñi

noticias de noticiasdenavarra