A la contra

Reto mayúsculo

25.11.2020 | 00:53
A la contra, por Jorge Nagore

Parece obvio que la bajada de positivos que hay en Navarra desde el 1 de noviembre es enorme. Y que un poco antes de esa fecha se pusieron en marcha diversas restricciones: cierre hostelería, toque de queda, limitación a juntarse solo los convivientes... Por tanto, nadie sabe exactamente qué parte del descenso se debe a unas cosas u a otras o si por ejemplo el cierre de la hostelería apenas ha tenido impacto –o ha tenido mucho–. No lo sabremos, pero celebramos que desde mañana vuelvan al menos los que tienen terrazas y lo hacemos con la esperanza de que la evolución de los datos permita abrir a quienes no cuentan con terraza o a quienes las cifras no les salen solo con eso, que supongo que serán la inmensa mayoría. A todos nos gusta la hostelería en mayor o menor medida y vemos su importancia económica, laboral, social, etc. Pero no estaría de más no olvidar en todos estos meses que nos quedan de otoño e invierno que, en interiores, cuanto más tiempo pasemos con la mascarilla menos opciones tendremos de colaborar con la pandemia. Vamos, que los clientes tenemos por delante el reto de ayudar a los hosteleros no solo consumiendo si no también haciéndolo de la manera más segura para nuestra salud y más segura para sus negocios: con mascarilla siempre que sea posible –se puede masticar con mascarilla, no es problema; se puede bajar uno la mascarilla solo para lo estrictamente necesario. Es una pena, pero es lo que hay– y, dentro de nuestras posibilidades, de un modo relativamente ágil, sin que se convierta en una carrera y no se pueda saborear lo que tengamos delante pero tampoco sin echar raíces cuatro horas con un café. Vamos, cosas de sentido común. El calor y la posible vacuna quedan aún lejos, así que a ver si somos capaces de olvidarnos de cómo consumíamos antes y conformarnos con disfrutar al 70%, que está muy bien. Ya volverá el 100%.