14-13

10.02.2020 | 09:10

Nunca creí que la derecha municipal liderada por don Enrique acabara en ese obsesivo revanchismo de derechas. Le supuse más inteligencia. Pero no. Fagocitada por la ultraderecha no representada pero sí infiltrada en UPN, en el PP e incluso en Cs, está haciendo la tarea encomendada por la Nueva Internacional Reaccionaria. Vox, lo vimos el sábado aquí, está marcando la agenda de esa derecha que esnifa populismo apocalíptico por vena. Y eso les pone frente a la identidad, la raza y el género. Y don Enrique lleva tiempo enganchado. Cada semana un chute: reducción de plazas infantiles en euskera, prohibiciones de charlas que suenan raro, y otra vez el txupinazo a dedo, o prohibiendo payasadas en euskera con una nueva ordenanza y paseándola por la recuperada Avenida del Ejercito. Es su hoja de ruta. Y lo justifica con eso tan de Rajoy que él define como lo mejor para la mayoría de la gente normal de la ciudad. A esto se enfrenta la izquierda municipal. Y aquí tenemos un problema. Porque no está toda ahí sentada ni toda la sentada se reconoce en un proyecto emancipador y radical. Porque la crisis de la izquierda, como dice G. Cano, no se debe a sus divisiones internas sino a su incapacidad de comprender el sentido de los tiempos, sus anacrónicos hábitos de pensamiento y sus miedos a la hora de revisarlos. La derecha lo hace más fácil, mira para atrás y ya está. Por eso urge cambiar esta gobernanza. ¿Cómo? Técnicamente es posible, 14-13. Una moción de censura avalada por los tres grupos de oposición. Pero hay un problema. Esporrín, la Susana Díaz del socialismo navarro, no la va a firmar. ¿Y quién lidera se preguntarán? Llamemos a Herodes y que bendiga el resto de legislatura con un pacto de gobernanza a medias entre EH-Bildu y el PSN. Y me dirán que los 5 del PSN frente a los 9 de EH Bildu y Geroa Bai, no se sostienen. Ya. Pero entonces habría que llamar a Alzorriz, el Alfonso Guerra del siglo XXI, para que se imponga y blinde al PSN frente a la previsible campaña de antipatriotismo y anticonstitucionalismo socialista en Navarra.