Editorial

Tabaco versus coronavirus

14.01.2021 | 00:53

El Gobierno foral prohíbe fumar en terrazas y en la calle -en movimiento- como una medida pionera en el Estado para evitar contagios ante un estado de alerta que exige un nuevo esfuerzo por parte de la ciudadanía

Navarra va a ser la comunidad más dura en la implantación de medidas restrictivas contra el tabaco para frenar el avance del coronavirus. Ni en terrazas ni andando por la calle, es decir, solo se podrá consumir tabaco estando parado y a más de dos metros del resto de personas. Medidas, junto al adelanto del cierre de hostelería a las nueve y de reducción de aforos en grandes y medianas superficies, "absolutamente cruciales" –asegura el Ejecutivo foral– para tratar de contener los contagios en un día en el que se registró en el Estado el récord de casos diarios de la pandemia, con 38.869. Fumar estaba limitado desde mediados de agosto, pero han sido pocas las sanciones impuestas por consumo de tabaco en calle sin respetar la distancia de dos metros. Galicia y Canarias fueron las primeras en impulsar medidas contra el tabaco porque los epidemiólogos venían advirtiendo que exhalar aire o humo aumentaba las posibilidades de contagio. Ahora es Navarra, en esta tercera ola, la que toma la batuta. Los no fumadores han venido denunciando que los fumadores no cumplen la obligación de llevar mascarilla en la calle con la excusa del tabaco, y eran muchos los bares que prohibían fumar en sus terrazas como medida preventiva, ahora será obligatorio. El Ejecutivo foral, anunció, además, que no se descarta el cierre de interiores de bares si los contagios crecen (el martes se registraron 195 nuevos casos), mientras se habla de un momento epidemiológico "crítico" y antesala de semanas absolutamente "cruciales". Decisiones que van a depender de la actitud de la ciudadanía, a la que se le pide un esfuerzo más (el balance de navidades no está siendo tan negativo) de los muchos que quedan teniendo en cuenta, por otro lado, que la inmunidad tardará todavía en producirse (se han vacunado 7.461 personas con la primera dosis en Navarra) y que, mientras tanto, las vacunas no evitan el contagio. Medidas moderadas que llegan en un día en el que otras comunidades como La Rioja o Castilla y León optan por restricciones más duras ante un virus que galopa desbocado, mientras Andalucía pide al Estado que vaya pensando en un confinamiento total. Por otro lado, no vendría mal afianzar alguna de estas medidas para luchar contra el tabaquismo aprovechando la pandemia. Puede que dentro de no tanto veamos la prohibición de fumar en espacios públicos.