El Ayuntamiento y los no-Sanfermines

16.06.2020 | 00:38

Ala vista de los últimos acontecimientos, parece ya más que evidente que el anuncio de la suspensión unilateral de los Sanfermines del pasado 21 de abril fue una irresponsabilidad apresurada e improvisada del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Pamplona comandado por UPN, ahora reconvertido en Navarra Suma.

Era y sigue siendo evidente que la situación sanitaria actual desaconseja e incluso impide la celebración de nuestras queridas fiestas tal y como las conocíamos hasta la fecha, pero también era y es evidente que un Equipo de Gobierno diligente debe captar el pulso y el sentir de la ciudadanía, y contemplar, prever y adelantarse en la medida de sus posibilidades a todos los posibles acontecimientos y escenarios.

Tras un extenuante confinamiento y unas interminables semanas de temor y tensión colectiva inimaginable hasta hace un puñado de meses, el Ayuntamiento de Iruñea se encontraba ante la posibilidad de intentar reformular circunstancialmente (o no tan circunstancialmente) los Sanfermines para intentar conjugar el disfrute de las mejores fiestas del mundo con el necesario respeto de las imprescindibles medidas de seguridad higiénico-sanitarias y de distanciamiento social. Pero no, el señor Maya (y en este caso dada su convalecencia su teniente de alcalde, sí la del lío con los patrones) optaron por lo fácil y sencillo; suspensión de las fiestas (sin prácticamente ninguna interlocución con los diversos agentes festivos de la ciudad), eso sí, con la difusión de un espectacular vídeo que logró emocionarnos a todos los y las sanfermineras de la ciudad.

Si algo caracteriza a nuestros Sanfermines es su carácter popular, participativo y plural, y a buen seguro, una interlocución plural y participativa con todos los agentes implicados hubiera elaborado mil y una propuestas imaginativas y responsables para el año del covid-19, descentralizando la actividad festiva para descongestionar el saturado Casco Viejo, dinamizando el tejido asociativo y cultural de los barrios, y dando un necesario balón de oxígeno al comercio y la hostelería de toda la ciudad. No hay que irse muy lejos para imaginar por dónde podían haber ido los tiros, las pasadas fiestas de Sanduzelai desde los balcones o el último y atípico Día de Berriozar nos pueden dar algunas pistas.

Pero no, se tomó la decisión desde el Consistorio y de forma posterior se trasladó la decisión a la Mesa de los Sanfermines ya a toro pasado (nunca mejor dicho). Acertada o no, esa fue la decisión adoptada y asumida con mayor o menor entusiasmo por la práctica totalidad de la ciudad hasta estos sorprendentes momentos.

Con poco menos de un mes por delante, nos enteramos por la prensa local de una espectacular larga cambiada del señor alcalde merecedora de vuelta al ruedo, dos orejas e incluso rabo. Parece ser que el Equipo de Gobierno, preso del acongojo fruto de su inactividad habitual, a través del Área de Seguridad Ciudadana y la Policía Comunitaria intenta pasar ahora la patata caliente de contraprogramar actos festivos el próximo día 6 de julio a las comisiones festivas de los barrios. Patadón y pelotazo largo que diríamos en el argot futbolístico.

Pero no queda aquí lo surrealista de la situación; por un lado el propio Ayuntamiento acuerda "no incentivar ni apoyar iniciativas que supongan aglomeraciones durante San Fermín", y de forma casi simultánea el propio alcalde manifiesta en la última Junta de Portavoces del Consistorio su disposición a acudir a la misa mayor del día 7 de julio en cuerpo de ciudad (la cuestión de la aconfesionalidad constitucional la dejamos para otro momento y otro debate). Al señor Maya que no le quiten su momentico no-sanferminero, que parece ser que una cosa es suspender las fiestas, y otra muy distinta lucir chistera y frac de forma orgullosa en la parroquia de San Lorenzo.

Lo kafkiano de la situación nos retrotrae a lo más gris del ya casi olvidado barcinismo pamplonés; un ordeno y mando autoritario, falto de ideas y de imaginación, y adalid de la improvisación y lo anti-popular.

En cualquier caso, con todo este insólito panorama muchas incógnitas y solo un par de certezas tenemos por delante antes de las doce del mediodía del próximo día 6.

No nos debe caber la menor duda que del 6 al 14 de julio el conjunto de Pamplona-Iruñea volverá a celebrar y vivir las mejores fiestas del mundo, esta vez de una manera diferente, y tampoco nos debe caber la más mínima duda de que lo hará con la responsabilidad y la seriedad que requiere la excepcional situación que estamos viviendo. Por cierto, responsabilidad y seriedad que, a la vista de los acontecimientos, no ha tenido en ningún momento el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de la ciudad.

¡Ya falta menos! Gutxiago falta da!

Un Equipo de Gobierno diligente debe captar el pulso y el sentir de la ciudadanía, y prever y adelantarse en la medida de sus posibilidades a todos los posibles acontecimientos

No nos cabe duda que del 6 al 14 de julio el conjunto de Pamplona-Iruñea volverá a celebrar y vivir las mejores fiestas del mundo, esta vez de una manera diferente

noticias de noticiasdenavarra