Qué hacer, a dónde ir

Planificación | La apuesta por la continuidad del grueso de la plantilla del ascenso y una horquilla de 8-9 fichajes, planteamiento de Osasuna para afrontar su regreso a Primera

09.02.2020 | 10:02
Rubén García, Rober Ibáñez y Roberto Torres celebran un gol de Osasuna en El Sadar.

PAMPLONA. El ascenso a Primera no cambiará la filosofía marcada esta temporada en Osasuna y que tan bien ha funcionado. El objetivo es mantener el bloque y reforzar la plantilla con jugadores que encajen dentro y fuera del campo, algo que ha sido fundamental este curso. En total, rectores y técnicos rojillos manejan una horquilla de 8-9 fichajes. Hace varias semanas que dirección deportiva y cuerpo técnico otean el mercado con más fruición que de costumbre, aunque su primer objetivo es mantener el bloque lo máximo posible. Habrá bajas, como la de Clerc, que acaba contrato y se va al Levante. Por su parte, Xisco y Olavide también terminan su vinculación y parece bastante complicado que continúen. Por ello, teniendo en cuenta que la plantilla ya es corta (18 fichas profesionales más los que tienen dorsal con el Promesas), Osasuna tendrá que acometer buenos refuerzos. El objetivo es fichar poco, pero diferencial. Es decir, que no ocurra como en el último ascenso.

La defensa y la portería

En defensa, además de la salida de Clerc, Unai García estará apartado de los terrenos de juego hasta al menos el mercado de invierno. Es por eso que la entidad espera acometer los fichajes de un lateral zurdo y dos centrales para que se disputen el puesto de titular con un David García que acaba contrato en 2020, por lo que el club ya trabaja en la ampliación del mismo. En varios medios nacionales han situado a Etxeita, central del Huesca y ex del Athletic, como fichaje cerrado por parte de Osasuna, algo que niegan rotundamente desde la entidad rojilla. Como esta temporada, al lado de ellos continuará su crecimiento un Jorge Herrando que desde este fin de semana pelea con el Promesas por el ascenso a Segunda B. En el caso del lateral izquierdo, se buscará cubrir la baja de Clerc y se confiará en la polivalencia de Nacho Vidal y Lillo. Además, está por definir el papel que pueda desarrollar Endika. El lateral derecho está cubierto, al igual que la portería, aunque el club debe decidir qué hacer con Juan Pérez.

El centro del campo

En esta línea Osasuna tendrá que hacer más esfuerzo por retener que por fichar. Nombres como los de Rubén García y Rober Ibáñez están en boca de todos. Osasuna trabaja para que ambos sigan. Futbolistas como Mérida, Oier y Torres aportarán una dosis de experiencia importante. La intención del club es fichar un pivote más para redondear esta dosis de veteranía. Barja debutará de verdad en Primera para darle desparpajo al equipo desde la banda, donde puede haber otro refuerzo, aunque depende del futuro de Rober Ibáñez. Por su parte, la polivalencia de Perea ayudará aquí y en el centro de la defensa. Además, Íñigo Pérez tendrá todo el verano para recuperarse de la lesión que esta temporada le ha impedido rendir como él sabe. Pese a todo, su presencia en el vestuario ha sido importantísima. Hay que recordar que también vuelven los dos cedidos, Imanol García y el recién renovado Otegui, aunque habrá que ver qué ocurre con ellos.

La delantera

Brandon ya es rojillo en propiedad hasta 2022 y Villar ha marcado 11 goles pese a ser un extremo reconvertido. Vuelve David Rodríguez, al que le queda un año de contrato, aunque su futuro parece alejado de Osasuna. Los rojillos buscarán refuerzos de calidad en esta línea. Uno de los candidatos es Marc Cardona, que ya estuvo a punto de venir en invierno. El delantero está con muchas ganas de recalar en Osasuna, pero desde enero ha jugado mucho en el Eibar y no es descartable que el club armero lo compre.