350.000 € a Suárez, gratificado por manipular las auditorías

informe | el instructor dice que la causa lógica de que recibiera esa transferencia del club es el pago para encubrir las irregularidades

09.02.2020 | 14:58
Adolfo Suárez, acompañado de su abogada, camino del juzgado en una de sus comparecencias.

PAMPLONa - El juez Otamendi ve indicios de varios delitos para procesar al exauditor de Osasuna en la época de Izco, Adolfo Suárez, quien a su juicio fue gratificado con 350.000 euros. Un 7% de este dinero, 24.500 euros, fueron a parar a la empresa intermediaria holandesa Castelino, a la que el juez considera "altamente sospechosa y de la que recuerda que ha sido objeto de investigación por diversos juzgados" por la falsificación del contrato de Jukka Raitala, un lateral finés, con el que se pretendía justificar esa salida de dinero. Castelino había cobrado presuntamente esa comisión por elaborar el documento que hacía referencia a la comisión pactada por Raitala, que en realidad fue una cesión gratuita. El propio representante del jugador declaró ante el juez que desconocía la intervención de Castelino en la contratación y derechos de imagen de Raitala y puso de manifiesto lo inverosímil de dicha intervención. "El propio importe de la comisión excede de lo que es conforme a las reglas de la lógica, pues ningún sentido tiene que un presunto comisionista cobra más de lo que va a cobrar el propio jugador", dice el juez.

Otamendi abunda en que la causa real de dichas operaciones fue que Osasuna realizó un pago a su auditor usando una empresa interpuesta para no levanta sospechas sobre dicho pago". Y lo anterior, añade, "ha de ponerse en directa relación con la manipulación de la contabilidad del club para que no se detectaran las múltiples irregularidades cometidas durante la gestión de Izco. Todo ello hace razonable que la causa del pago no era sino gratificar a Suárez por los servicios prestados". Aunque Suárez defendió que para conocer la situación económica de Osasuna bastaba con saber sumar y restar, el informe de auditoría no refleja a través de sus salvedades la realidad del club. El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) ya reflejó que Suárez encubría los incumplimientos contables de Osasuna y que sus auditorías de 2004 a 2012 debieron ser desfavorables. Pese a ello, la Fiscalía no acusa a Suárez porque dice que no se ha demostrado que se apropiara del dinero y el propio auditor defiende que ese dinero lo adelantó él mismo. - E.C.