Osasuna Promesas suma los primeros tres puntos ante un potente Real Valladolid B (1-0)

Un gol de Oier Calvillo y el esfuerzo colectivo dieron la victoria a los rojillos ante el filial pucelano, un conjunto que está llamado a ser uno de los equipos fuertes del grupo.

En el segundo tiempo, Iñaki Álvarez salvó el triunfo con dos grandes paradas.

10.02.2020 | 01:49
Osasuna Promesas- Valladolid

PAMPLONA. Osasuna Promesas ha sumado los primeros tres puntos del curso tras imponerse a uno de los equipos llamados a estar en la parte alta de la tabla, el Real Valladolid Promesas (1-0). El filial rojillo se reencontraba con Tajonar tras aquella mañana mágica de junio, en la que los hombres de Santi Castillejo ascendieron a Segunda B tras eliminar al Cádiz B. Hoy, el conjunto navarro tenía ante sí a un adversario muy potente, que venía de ganar con solvencia al Izarra en la primera jornada (4-1). Sin embargo, un magnífico gol de Oier Calvillo y el esfuerzo colectivo para defender la renta le dieron la victoria.

El partido no empezó bien para los intereses de Osasuna. El filial pucelano desplegó un gran fútbol durante los primeros veinte minutos, pero no logró concretar la ocasión de la que dispuso, en las botas de Doncel. Sí lo hicieron los rojillos. Marcos Mendes, que se había convertido en un desahogo para sacar la pelota desde atrás con envíos largos, peinó un esférico que fue aprovechado por la velocidad de Calvillo. El extremo guipuzcoano decidió disparar nada más penetrar en el área y alojó el esférico pegado a la cepa del poste, inalcanzable para Samuel. Sería precisamente el arquero visitante quien evitaría que los navarros se fueran con mayor renta al descanso, ya que su dominio en la recta final del primer tiempo fue absoluto.

Tras el descanso, Osasuna Promesas permaneció ordenado y disciplinado, intentado aguardar una contra. Pudo sentenciar a través de la velocidad de Hualde, pero un zaguero vallisoletano acabó despejando bajo palos. Sin embargo, el gran protagonista del segundo acto sería Iñaki Álvarez. El portero rojillo desquició a Miguel, ariete rival, al que sacó dos manos espléndidas a sendos testarazos. Finalmente, los pupilos de Santi Castillejo supieron sufrir para aguantar la renta y sumaron tres puntos muy valiosos, dejando atrás así la remontada que sufrieron en Tudela en su estreno en Segunda B (2-1). La próxima semana, volverán a jugar en casa. El adversario será el Arenas Club de Getxo, en un encuentro en el que tratarán de mantener su idilio con Tajonar.