Jagoba Arrasate: "El osasunismo está en su máxima expresión"

Jagoba Arrasate (Berriatua, Bizkaia, 1978) es el entrenador del octavo ascenso a Primera División de la historia del Club Atlético Osasuna y el personaje del año en Navarra para DIARIO DE NOTICIAS

31.12.2019 | 06:16

Pamplona – Después de una merecida semana de descanso, los jugadores
de Osasuna regresaron ayer al trabajo en las instalaciones de
Tajonar. Y al frente de todos ellos, su entrenador, Jagoba Arrasate,
que atendió a este periódico para agradecer el reconocimiento
como personaje del año 2019 en Navarra a juicio de DIARIO DE
NOTICIAS
. El ascenso a Primera, su espectacular registro de 31
partidos de Liga consecutivos sin perder en El Sadar (una racha
que, eso sí, comenzó con cuatro partidos de la temporada anterior
al aterrizaje en Pamplona del técnico de Berriatua), el excelente
retorno del conjunto navarro a la máxima categoría (suma 23 puntos
en 18 jornadas) y la reconexión del equipo rojillo con la grada
de El Sadar son los méritos que según este medio ha acumulado
Jagoba Arrasate para ser el elegido para enarbolar la bandera
de personaje del año en Navarra, una enseña que el vizcaíno agradece
y que asegura que lucirá con orgullo. Tanto él como sus ayudantes,
Bittor Alkiza y Sergi Pérez, junto a los que fichó por Osasuna
en el verano de 2018 –firmó un contrato de una temporada– y con
los que se ha ganado ya dos renovaciones –la última, hasta el
30 de junio de 2022– y el favor del público y un amplio sector
de la sociedad navarra.

¿Qué significa 2019 para usted?

–Ha sido un año especial en el que todo ha salido a pedir de
boca. Ahora mismo da un poco de nostalgia que se termine, pero
también tengo muchas ganas de que empiece 2020 para ver si es
igual de bueno que el que termina.

Y como colofón a una gran temporada en lo colectivo, ahora le
llega el reconocimiento de DIARIO DE NOTICIAS como personaje
del año en Navarra.

–La verdad es que estoy muy sorprendido. Me avisaron el 29 de
diciembre y, si me lo llegan a decir el 28 (día de los Santos
Inocentes), no me lo creo (risas). Estas cosas tampoco las controlo
demasiado, pero es un orgullo y estoy súper agradecido porque
entiendo que en Navarra puede haber durante el año un montón
de gente que se lo merece y es un orgullo que este reconocimiento
sea para mí.

Además de por los éxitos que ha logrado con Osasuna en 2019,
también ha sido el elegido por transmitir unos valores que trascienden
al fútbol y al deporte en general.

–Sí, y es algo que me lo hacen saber por la calle también. Creo
que en el fútbol no sólo cuentan los resultados. Está claro que
son lo más importante para conseguir los objetivos del club,
pero también hay otras cosas, como mover todo ese sentimiento
que rodea a la entidad. Creo que ahora mismo el osasunismo está
en su máxima expresión y también me siento orgulloso de eso.

Además del ascenso con Osasuna, Jagoba Arrasate también recordará
este año por ser el del nacimiento de su tercer hijo, Niko.

–Sí. Nació en mayo y ha venido con un pan debajo del brazo (risas).
Es un navarrico más y de momento todo va bien. Mi familia también
está encantada aquí y ahora también podemos decir que tenemos
un hijo nacido en Pamplona.

Da la impresión de que tanto usted como sus ayudantes, Bittor
Alkiza y Sergi Pérez, han caído de pie en una ciudad como Pamplona
y en un club como Osasuna.

–Antes de venir teníamos la sensación de que era un sitio ideal
para nosotros, pero eso es lo que piensas y luego hay que hacer
cosas para demostrarlo. Sin embargo, sí que es verdad que desde
el primer momento nos hemos encontrado súper cómodos, la gente
nos ha ayudado un montón y podemos decir que es como nuestra
casa.

En 2019 también ha habido malas noticias, como los fallecimientos
de dos periodistas muy ligados a Osasuna.

–Cuando termina el año siempre te acuerdas de esa gente como
Fermín (Zariquiegui) y (Javier) Martínez de Zuñiga, personas
importantes en la historia de Osasuna. Lo único que podemos hacer
es recordarles con muchísimo cariño, que es lo que hacemos, y
mandar el pésame a sus familiares.

Después de un 2019 repleto de éxitos, ¿qué le pide a 2020?

–Lo primero de todo, salud. Y luego, que el osasunismo, que está
a flor de piel, siga así.

Hace escasas fechas renovó su vinculación contractual con Osasuna
hasta el 30 de junio de 2022, así que va a tener la oportunidad
de repetir reconocimiento en los próximos años.

–(Risas) La renovación también es una gran noticia para nosotros
porque significa que las cosas van bien y que estamos a gusto
aquí. 2019 ha sido perfecto y a ver si 2020 es igual de bueno.

En el último partido de Liga del año, contra la Real Sociedad
en El Sadar (3-4), acabó expulsado y el Comité de Competición
le acaba de sancionar con dos partidos sin poder sentarse en
el banquillo. ¿Tiene que portarse mejor?

–(Risas) Hay que aprender de todo. Sabemos que los árbitros están
muy quisquillosos y habrá que cambiar un poco. Habrá que hacer
propósito de enmienda en 2020 para intentar ser un poco más formales.