La fiscal: "No hay indicio de que Vizcay fuera coaccionado"

La junta directiva presidida por Archanco era conocedora de la operativa de amaños, declara el exgerente del club

21.01.2020 | 10:54
Ángel Vizcay, con sus tres abogados: Miguel Martínez de Lecea, Juan Mari Zuza y Jaime Zuza.

pamplona -  El exgerente del Club Atlético Osasuna, Ángel Vizcay, ha reconocido, en el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Navarra, que en 2013 se hicieron pagos en efectivo, de hasta 400.000 euros, para el amaño de partidos, una práctica, ha dicho, de la que era conocedora toda la junta directiva.

Ha afirmado que se pagaron 150.000 euros al Real Valladolid por ganar al Deportivo, y otros 150.000 euros al Betis para ganar al Celta. "Tanto Celta como Deportivo eran rivales clasificatorios próximos y se primó a los que jugaban contra ellos", ha afirmado.

Además, ha dicho que "hay otros 400.000 euros que se le dan al Getafe para que no ganara en Pamplona" y "hay otros 400.000 euros por primas a los jugadores establecidas entre la directiva y la plantilla".
 
Vizcay ha abierto este martes la ronda de declaraciones judiciales contra once acusados (seis exdirectivos de Osasuna, tres exjugadores del Betis y dos agentes inmobiliarios) por los presuntos delitos de apropiación indebida, societarios, falsedad en documento mercantil, falsificación de las cuentas anuales y corrupción deportiva por amaño de partidos.

El exgerente de Osasuna, que trabajó 24 años en el club con 6 presidentes y dos juntas gestoras, ha declarado, en respuesta a las preguntas de la fiscal, que en Osasuna se utilizaba en aquella época " bastante" dinero en efectivo, que se guardaba en dos cajas fuertes, una en la oficina y otra en el despacho de Archanco.

LA SESIÓN DEL MARTES, EN DIRECTO Este martes declaran los acusados del 'caso Osasuna' y posteriormente se realizará la práctica de la prueba. La Sala recordó ayer que hay 120 personas citadas a declarar en este juicio, por lo que es "imposible reajustar" el calendario. Ha comenzado declarando Ángel Vizcay, como estaba previsto, y en segundo lugar lo hará Miguel Archanco, que inicialmente estaba señalado para el miércoles. Hoy declaran Vizcay, Archanco, Sancho Bandrés y Jesús Peralta (exdirectivos)

Vizcay solo responde a fiscal, LFP y su defensa. No responderá a la acusación de Osasuna. Se borra de cualquier responsabilidad económica, dice que no era su parcela y que rara vez sacaba dinero de caja, solo dos veces y por orden de la directiva.

Asegura que la economía del club era tarea del contable López, de José Gómez, y que respondían ante el directivo Bandrés y el presidente Archanco. Su estrategia está clara.

Vizcay declara que la junta entera conocía que se dio dinero, 400.000 euros, al Getafe por dejarse ganar en Pamplona en la 2012-13, y 150.000 al Valladolid por ganar al Dépor y otro tanto al Betis por ganar al Celta.

El exgerente vuelve a decir que en la temporada 2013-14 se amañó y que los jugadores del Betis pidieron un millón de euros por dejarse ganar en Pamplona.

También ha asegurado que la junta decidió pagar 250.000 euros por sacar un punto contra el Espanyol, y que se le dio el dinero a un contacto de Peralta que no sabe ni quién es.

El miércoles declararán Juan Pascual (exdirectivo), Diego Maquirriain (expresidente de la Fundación Osasuna), Cristina Valencia y Albert Nolla (agentes inmobiliarios), y el jueves los tres exjugadores del Betis, Antonio Amaya, Jordi Figueras y Xabier Torres.

PRIMERA JORNADA DEL JUICIO El balón echó a rodar ayer en la Sección Segunda de la Audiencia navarra. El caso en el que Vizcay explotó Osasuna ya no tiene marcha atrás. Y, en la primera sesión, repleta de cuestiones jurídicas muy técnicas en la que por parte de algunas de las defensas se intentó la suspensión de la vista oral al hilo de la premura con la que se ha conocido el tribunal, cuestión superada por la Sala con una larga cambiada razonable -"no se nos ha dicho en qué les podía causar indefensión la formación del tribunal"-, volvió a sobresalir la figura de Ángel Vizcay, principio y fin del procedimiento.

En esta ocasión, ante la insistente petición de Chelo Sola, la defensora de Miguel Archanco, para que se aportaran en la causa los correos electrónicos que en su momento, en una declaración de Vizcay en la propia investigación, el juez instructor se refirió a ellos por si alguna parte de aquellos emails, con algún contenido de índole sexual, hubieran podido influir en cierta manera para que Vizcay declarara ante la Liga. Es decir, si aquello que la Policía localizó en su ordenador le influyó, condicionó, afectó o sirvió para amenazarle o chantajearle. Como la instrucción no siguió por ese camino, y los correos mencionados nunca más se han aportado a la causa, la defensa de Archanco pretendía que se acogiera su propuesta. Cuestión rechazada de plano. Con su mero planteamiento, al menos se esclareció que Vizcay no parece que hoy -día en el que va a declarar en el juicio- se vaya a mover ni un renglón de lo dicho. Aunque ya se ha movido bastante a lo largo de estos años. Pero desde luego no va a contradecirse aún más. Todo indica que mantendrá que confesó los amaños porque se sintió señalado por la Liga, a la que quería aclararle las irregularidades económicas detectadas en las cuentas de Osasuna a través de una auditoría del Consejo Superior de Deportes. Su abogado, Juan Mari Zuza, recordó ayer que el juez instructor introdujo aquellos hechos en la declaración siendo una cuestión totalmente ajena a lo que se investigaba y vinculada a su esfera privada. Pero, alegó, a partir de ese momento el resto de abogados defensores "se lanzaron como perros de presa" ante esa insinuación. Zuza manifestó que Vizcay ya ha repetido en multitud de ocasiones que no es cierto ni que fuera chantajeado ni intimidado. Y la Liga "ya tenía conocimiento de lo que estaba pasando en Osasuna antes de que él fuera a declarar", defendió.

La acusación particular que ejerce la LFP, que no acusa a Vizcay, argumentó en un sentido similar al de su defensor. Así, señaló que las acusaciones que dicen que Vizcay pudo declarar al sentirse presionado de alguna manera "están huérfanas de toda prueba". El exgerente ya manifestó que declaró por activa y por pasiva una vez que en la causa ya figuraba la información que había recibido Javier Tebas de los presidentes de otros clubes de fútbol (Granada y Valladolid) de posibles amaños y que ello originó una auditoría complementaria de la Liga. "Incorporar esos correos -defendió el abogado de la LFP- es inúltil e impertinente porque nada aportan".

LA FISCAL LE PIDE 14 AÑOS Por su parte, la fiscal Ana Marcotegui, que pide 14 años de cárcel para Vizcay, también quiso dejar claro ayer que no va a seguir el hilo de las posibles motivaciones que tuviera Vizcay al declarar ante la Liga. La representante del Ministerio Público afirmó que "los emails privados que recibió no tienen trascendencia alguna en este procedimiento, solo sirven para atentar contra la intimidad del acusado. Vizcay está presente en la vista, podrá responder a todas las partes si lo desea y se podrá probar en la vista si fue presionado o no. Por ahora no hay ninguna prueba de que fuera coaccionado para declarar como lo hizo ante la Liga de Fútbol Profesional".

INFORME PSICOLÓGICO

vizcay, sumiso y con baja autoestima

Casi 5 años después. El letrado del exgerente de Osasuna, Ángel Vizcay, solicitó ayer como proposición de prueba un informe psicológico que entre junio y diciembre de 2019 le ha realizado un especialista de la Fundación Argibide acerca de la situación y personalidad del propio Vizcay. Dicho informe, realizado a instancias de la visita del propio exgerente al centro y que no se había activado hasta ahora pese a que el procedimiento se inició hace casi cinco años, concluye que Vizcay es una persona sumisa y de baja autoestima y que refiere que cumplía las órdenes de sus directivos y jefes sin ánimo de rechistar. El informe fue incorporado a la causa por la Sala y también declarará el especialista que lo ha confeccionado. Pero en aras de garantizar la igualdad de armas, el perito psicólogo del juzgado también tendrá posibiliad de consultarlo y de que las partes le preguntem por ello.