Un plan para volver a llenar las gradas

Afición | La Liga estudia abrir el 30 % de los aforos en el inicio del próximo curso (12 de septiembre) para subirlo al 50 % en noviembre y al 100 % en enero

31.05.2020 | 09:55
Los jugadores de Osasuna se despiden de la afición tras el último descenso a Segunda.

Pamplona – El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, tiene un plan para las competiciones de Primera y Segunda División. Tras más de tres meses de parón obligado por culpa de la virulenta pandemia de covid-19, ambas se reanudarán a partir del 11 de junio y, en el caso de la máxima categoría, en la que milita Osasuna en la 11ª plaza con 34 puntos (9 por encima de la zona de descenso), las 11 jornadas que restan por disputarse para finalizar la competición se van a completar en cinco semanas (hasta el 19 de julio). No habrá público en los estadios, pero otro cantar será el inicio del próximo curso, fijado por la Liga para el 12 de septiembre. Y es que la patronal ya maneja un plan progresivo para volver a llenar las gradas. Así lo desveló el periodista Juan Antonio Alcalá el pasado viernes por la noche en programa El Partidazo de Cope, espacio en el que adelantó que los planes de la Liga para la presencia de público en los partidos de Primera y Segunda pasan por permitir un 30 % del aforo de los estadios desde el 12 de septiembre; elevarlo al 50 % a partir de noviembre; y al 100 % en enero de 2021. Eso sí, con un único pero importante matiz: que todo dependerá de la evolución de la pandemia y de las decisiones que adopte el Ministerio de Sanidad al respecto.

En cualquier caso, la recién desvelada estrategia cuenta todavía con unas cuantas fisuras, principalmente porque aún se encuentra en estudio y dependiendo de factores ajenos al control de la Liga y los clubes. Para empezar, el plan necesitará primera la autorización ministerial pertinente y después serán las propias entidades (o la Liga, nunca se sabe) las que deberán decidir cómo vehiculizar la opción de volver a contar con espectadores en los estadios. Por ejemplo, en el caso de Osasuna, que en la actualidad cuenta con más de 15.000 socios de número (es decir, con una localidad reservada en el estadio) y que en el fondo estaría en condiciones de elevar esa cifra con la ampliación de El Sadar, faltaría por decidir quiénes serían los elegidos para poder presenciar los encuentros con semejante restricción de aforo. Y en el supuesto rojillo, también habrá que esperar para comprobar si las obras de reforma del estadio permiten la apertura al público de la grada en el mes de septiembre.