Osasuna sumó cuatro puntos ante el Barcelona la temporada pasada

El equipo rojillo afronta el sábado el objetivo de repetir parte del reto en el partido en El Sadar

03.03.2021 | 21:22
Torres y Barja celebran el gol de la victoria la pasada temporada en el Camp Nou.

Sorpresas, más o menos grandes, se catalogan solo los encuentros en los que uno de los grandes, principalmente Real Madrid y Barcelona aunque también llegan a ese estatus Atlético y Sevilla, se dejan algún punto por el camino en la confrontación ante un contrincante menor. Y a los rojillos el sábado les toca intentar una.

En el partido de la primera vuelta en el Camp Nou, Osasuna no tuvo nada que hacer y salió trasquilado con un inapelable 4-0 en el marcador. Aunque también se sacan lecciones de lo que no se tiene que hacer, Arrasate y los suyos tienen ejemplos más frescos y cercanos en los que buscar argumentos y aciertos con los que atacar al Barcelona en el encuentro de El Sadar y, quién sabe, si asombrar a su rival con un buen resultado.

Osasuna ya sabe lo qué es apuntarse al carro de las sorpresas, porque cuatro de los 52 puntos que firmó la temporada pasada fueron frente al Barcelona, un botín tan grande como imprevisto porque si hay puntos que no se pueden contar en las previsiones del curso, son los que se dirimen con los blaugranas, como con otros.

En el partido de la pasada Liga en El Sadar pasaron muchas cosas junto con el empate y el punto en casillero rojillo (2-2). Roberto Torres marcó los dos goles de Osasuna –su primer doblete en la máxima categoría, en los minutos 6 y 80, éste de penalti–, el joven Ansu Fati comenzó a descubrirse todavía más con su primer gol como jugador del Barcelona, también Arthur –ahora en la Juventus– marcó su primer tanto como barcelonista y Jordi Alba alcanzó los 200 partidos en Primera con el Barcelona. Una lista de circunstancias que adornaron el valioso empate de Osasuna ante el equipo entrenando entonces por Valverde. Sin Messi en el campo, fue todo mucho mejor.

Osasuna jugó con el Chimy en punta, con Brandon en la segunda línea de ataque y un equipo a sus espaldas abnegados en el trabajo con una disposición en dos líneas de cuatro hombres.

En el encuentro en Barcelona, en la segunda vuelta, se produjo uno de los bombazos de los rojillos en la temporada como colofón a un campeonato espectacular y con un final de fiesta excepcional. El 1-2 en el Camp Nou fue el colmo de la felicidad del osasunismo. Arrasate apostó por cubrirse las espaldas con una defensa de cinco jugadores, jugar con velocidad por las bandas –la dr Nacho Vidal y un imparable Pervis Estupiñán–, y también sin delanteros de referencia –Arnaiz y Adrián estuvieron en ese papel que dificultó mucho las cosas–. Los goles, el segundo en el descuento jugando con diez, fueron un buen ejemplo de fútbol a toda velocidad.

Cuatro puntos, pero también muchos goles porque hasta en cuatro ocasiones tocaron las redes los jugadores de Osasuna. Roberto Torres firmó tres de los cuatro y el honor del otro le quedó a Jose Arnaiz, futbolista cedido por el Leganés que ha vuelto al conjunto madrileño. En el encuentro en El Sadar no estuvo Messi, pero en el de la segunda vuelta en el Camp Nou el argentino fue el mejor del equipo –entonces entrenado por Quique Setién– y anotó el único gol de los locales.

Hay maneras de tutear al Barcelona, Osasuna ya sabe cómo hacerlo, pero Arrasate ya advirtió tras la victoria en Barcelona que hay que completar un partidazo para que salgan las cosas. A ello toca. l