¿Por qué nos cuesta utilizar el GPS?

Un estudio sobre el uso de apps de nuestros teléfonos móviles, señalaba que no usamos determinadas utilidades simplemente porque no sabemos. Lo que no dice es que ya no dedicamos tiempo a estudiar, aprender o utilizar las aplicaciones

18.07.2020 | 14:39
¿Por qué nos cuesta utilizar el GPS?

Puede que seas de los que dicen que no te hace falta para nada el GPS, que eres capaz de orientarte con un mapa y unas cuantas explicaciones que te pueden dar los lugareños del sitio que estás visitando. A pesar de estar totalmente perdido o llevar dando vueltas con el coche alrededor de una calle sin dar con el destino, te sigue costando sacar tu smartphone y recurrir a la aplicación de mapas de tu teléfono Android. Un estudio sobre el uso de apps de nuestros teléfonos móviles, señalaba que no usamos determinadas utilidades simplemente porque no sabemos. Pero lo que no dice el estudio es que ya no dedicamos tiempo a estudiar, aprender o utilizar las aplicaciones, simplemente entramos, trasteamos y a la menor dificultad renunciamos a ella. Vamos a darte algunos consejos para utilizar alguna de las aplicaciones de mapas que utilizan el GPS de tu móvil Android para hacernos la vida más fácil.

Antes te aconsejamos que habilites la opción Máxima precisión dentro de los Ajustes, en Seguridad y Ubicación. De esta forma usarás la red de tu compañía de móviles, la conexión wifi y el bluetooth además del propio GPS. Aviso, este modo consume más batería, pero nos da una precisión que en ocasiones puede ser necesaria. Un error muy típico es desactivar la opción GPS, casi no gasta batería por sí solo y te puede salvar en caso de accidente o una situación de emergencia, ya que las asistencias podrán encontrarte por la ubicación que este sistema proporciona. Lo que consume son las aplicaciones que usan el GPS, por lo que si no las estás utilizando, no las tengas en segundo plano, ciérralas.

Yo utilizo dos aplicaciones de GPS, que aunque las dos son de Google, tienen funcionalidades diferentes, Maps y Waze. Tienen tantas cosas en común, como diferencias. La principal diferencia es que Waze es una aplicación más social que Maps. Sus usuarios comparten con toda la red cualquier incidencia de tráfico, como atascos, accidentes o avisos de obras en tiempo real. Pero lo que diferencia a las dos aplicaciones es que Waze solo sirve para ir en un vehículo móvil, no sirve para caminar, ni para el transporte púbico o bicicleta, que sí incluye Maps. Cada vez vemos a más personas utilizando Maps para ir a pie por la ciudad de un punto a otro, pero lo que muchos no saben es que también es un buscador de servicios. Farmacias de guardia, restaurantes con menú del día o encontrar un cine a partir de una película son capacidades que ofrece esta aplicación. Waze, en cambio, está diseñado para ir en coche y llegar de un punto a otro saltándose los atascos, buscar el recorrido mas corto o decirnos donde hay una gasolinera con nuestro tipo de combustible y, además, busca dónde nos sale más barato.


Google Maps lleva un año de cambios y está añadiendo muchas de las funciones que tiene Waze. Pero utilices la que utilices, lo importante es que empieces por practicar. Sé de muchas personas que la primera vez que lo usaron fue para un viaje importante y acabaron llegando tarde por algo tan sencillo como poner el nombre de la calle y no la provincia y no darse cuenta de a dónde les mandaba el GPS. No es lo mismo Capri que Carpi, aunque las dos están en Italia, y calle Lehendakari Agirre hay en casi todos los pueblos del País Vasco, por lo que tienes que ser preciso a la hora de indicar tu ruta. Anímate, pruébalo, úsalo y verás cómo no es difícil de manejar.