¿Cómo limpiar alcachofas y evitar que se pongan negras?

Uno de los principales problemas de algunos vegetales es que se una vez pelados se oxidan con mucha facilidad y adquieren un color oscuro muy feo

11.03.2022 | 22:24
La temporada de la alcachofa se encuentra en plena sazón y es el mejor momento para consumirla en fresco.

Hay muchas formas de preparar las alcachofas, de hecho hoy proponemos cuatro recetas distintas más allá del guiso tradicional. Pero, ¿sabes cómo tratarlas en la cocina antes de meterte de lleno en la receta? ¿Cómo evitar que sus hojas se oxiden y se pongan negras?

La alcachofa es una verdura de temporada, de invierno y principios de primavera concretamente. Es por ello por lo que los mejores meses para consumirla fresca es de finales de octubre a principios de abril, dependiendo de las zonas y el clima. Ahora estamos en plena temporada.

Una cuidadosa preparación permite que las alcachofas luzcan su mejor aspecto en el plato.

Preparación y limpieza

De entrada hay que limpiar y preparar la flor de la alcachofa, que es lo que realmente comemos, en función de cómo la vamos a cocinar. La forma más habitual es ir de una en una quitándoles las hojas exteriores. Según el tamaño hay que retirar varias capas hasta llegar a las que estén tiernas, las que se doblan sin romperse y su color es verde claro casi amarillento. Es también opcional cortar las puntas de estas hojas tiernas, depende de la receta.

Después hay que cortar el tallo dejándolo en unos dos o tres centímetros. Aunque también dependerá de la receta, ya que para alguna de ellas hay que quitarlo entero. Lo que elimine se guardar para aprovecharlo en otro plato.

Y durante el proceso de limpieza es cuando hay que esmerarse en evitar que se oxiden y se pongan negras. El truco es sencillo, basta con ponerlas en remojo en un bol u otro recipiente con agua y, a elegir, vinagre, zumo de limón o perejil. También se puede usar una combinación de los tres ingredientes. Pero ojo con las cantidades ya que el sabor de uno de ellos puede imponerse al aroma de la alcachofa y alterar el resultado final.

Un problema al que hay que enfrentarse a este método es la flotabilidad de la alcachofas, ya que las partes que quedan por encima de la superficie acaban oscureciéndose. Hay que tirar de ingenio y buscar la manera de que quden debajo. Un paño húmedo a ras del agua puede valer.

Cuatro recetas para sorprender

Una vez limpias y preparadas, ya podemos dejar volar nuestras habilidades culinarias.

1. ALCACHOFAS AL HORNO
Ingredientes para 2 personas

  • 8 Alcachofas
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración
Para esta preparación hay que cortar el tallo a ras de la flor. Cortamos también, si no está hecho ya, la punta de las hojas de las alcachofas. A la hora de quitar hojas no es necesario ser muy exhaustivo ya uqe las hojas duras evitaran que las tiernas se sequen o se tuesten demasiado. También hay que retirar la pelusa que puedan tener en su interior. Volteamos cada una de ellas y presionamos la base con firmeza pero con suavidad para que se separen las hojas.

Semiaplastadas pero no escachadas, se colocan sobre las base en una fuente de horno, donde se les añade por encima sal y aceite. Introducimos la fuente en el horno, que se ha precalentado a 180º con calor arriba y abajo, durante una hora aunque depende también del tamaño del producto. Dejamos reposar 10 minutos antes de servir.

Sirve como entrante de una comida o cena, y también guarnición de un plato principal. Las hojas exteriores se desechan y se comen sólo las del interior.

2. CHIPS CRUJIENTES DE ALCACHOFA FRITAS O AL HORNO

Un plato de chips crujientes de alcachofas. Foto: NTM

Ingredientes para 2 personas

  • 3 Alcachofa
  • 2 ramas de perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal


Elaboración
Una vez limpias y mientras están a remojo, si las vamos a freír ponemos una sartén con aceite a calentar y cortarmos las alcachofas en láminas lo más finas posible tras escurrirlas bien. A medida que se cortan, a la sartén. En cuanto se tuesten se sacany se colocan sobre papel absorbente

Si elegimos hornearlas, hay que precalentarlo a 200-220º. Una vez cortadas, en un bol se mezcla con un poco aceite y tras embadurnarlas bien, se colocan sin amontonarlas en el papel sulfurizado que cubre la bandeja del hornos para que se hagan homogéneamente. En el horno deben estar unos 20-25 minutos hasta que queden crujientes.

Además de como guarnición de unos huevos fritos pueden también servir como aperitivo.

3. ALCACHOFAS REHOGADAS CON QUESO
Ingredientes para 2 personas

  • Un kilo de alcachofa
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil fresco
  • Pan rallado
  • Queso curado en lascas
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra


Elaboración
Una vez limpias, en una cazuela dorar los dientes de ajo, que se retiran antes de poner las alcachofas bien escurridas. Salar, y con el fuego al mínimo, tapar la a cazuela para que se cocinen durante 20 minutos. Espolvoreamos con el pan rallado y el perejil muy picado, removemos durante un minuto y servimos inmediatamente junto con las lascas de queso por encima.

4. ENSALADILLA DE ALCACHOFAS Y GAMBAS
Ingredientes para 4 personas

  • 3 patatas medianas
  • 200 g de mayonesa
  • 50 g de aceitunas
  • 50 g de zanahorias
  • 10 alcachofas
  • 24 colas de gamba
  • 2 huevos


Elaboración
Mientras se limpian las alcachofas se puede aprovechar para ir cociendo los diferentes ingredientes, las patatas, las zanahorias, los huevos y las gambas, aunque estas se pueden comprar cocinadas. De las alcachofas hay que dejar solo el corazón y cocerlos también

Cuando estén cocidas las patatas, se pelan y se machacan con un tenedor, pero no mucho no es un puré, que queden trozos. Se añade la mayonesa y se mezcla bien. Poco a poco se van echando el resto delos ingredientes picados menos las gambas, que se añaden enteras como decoración antes de sacar a la mesa. La mezcla se mete en la nevera para que se enfríe.

noticias de noticiasdenavarra