por difamación

La capitana del 'Sea Watch 3' ultima una demanda contra Matteo Salvini

El ministro de interior le ha llamado "criminal" o "pobre mujer que intentó matar a cinco soldados italianos"

09.02.2020 | 18:32
La capitana del barco de la ONG Sea Watch, Carola Rackete.

ROMA. "Ya tenemos preparada la demanda contra el ministro Salvini. No es fácil recopilar todos los insultos que Salvini ha lanzado en las últimas semanas ni las formas de instigación al delito, lo que es aún más grave si lo hace un ministro del Interior", ha afirmado el abogado Alessandro Gamberini, en declaraciones a la emisora italiana Radio Cusano Campus.

"Es él quien mueve las aguas del odio (...). Una demanda por difamación es la manera de dar una señal. Cuando se les toca la cartera es cuando las personas entienden que no pueden insultar gratuitamente", ha apostillado.

Salvini ha cargado reiteradamente contra Rackete, detenida entre el 29 de junio y el 2 de julio, y la ha llamado "criminal" o "pobre mujer que intentó matar a cinco soldados italianos".

Ante esta información, Salvini ya ha reaccionado en redes sociales. "Ella infringe la ley y ataca a barcos militares italianos y después presenta una demanda contra mí. No le tengo miedo a la mafia, así que imaginen a una comunista alemana rica y mimada. Grandes besos", ha señalado.

El barco capitaneado por Rackete atracó en el puerto de la isla italiana de Lampedusa sin tener permiso oficial después de estar más de dos semanas en mar abierto con 40 inmigrantes a bordo. En la maniobra, el 'Sea Watch 3' impactó con una patrullera de la Guardia de Finanza italiana que pretendía bloquear el acceso a puerto.

La embarcación fue confiscada y su capitana arrestada y se barajó que se la acusara de graves delitos con penas de entre 3 y 10 años de cárcel. Sin embargo, el pasado 2 de julio fue puesta en libertad por un juez que consideró que actuó adecuadamente ante la situación de emergencia a bordo.

La detención se Rackete se convirtió en un incidente diplomático debido a la nacionalidad alemana de la capitana, que asimismo se convirtió en un símbolo de los rescates humanitarios en el Mediterráneo frente a la política de puertos cerrados de Italia.