Así acogen los países europeos a los refugiados ucranianos

Más de 3,6 millones de refugiados ucranianos se reparten por Europa cuando se cumple un mes de la invasión rusa

24.03.2022 | 12:36
Un voluntario de la Cruz Roja entretiene a varios niños ucranianos

La invasión rusa de Ucrania, que comenzó hace un mes, ha provocado un movimiento de refugiados en Europa que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial: ya son 3,6 millones de personas, pero la cifra sigue aumentando.

La mayoría han entrado por Polonia, pero también por el resto de países fronterizos. Es relevante el caso de Moldavia, el país más pobre de Europa y que, además, tiene una parte de su territorio, Trandsnitria, ocupada por los rusos.

Se están repartiendo por el resto de países europeos y aliados, donde se les da visado, permiso de residencia y acceso a la sanidad. En muchos casos, como en Italia y en Grecia, aprovechan a los familiares y compatriotas que ya vivían allí para refugiarse. El Reino Unido es un caso especial, porque ha introducido el concepto de "familia patrocinadora" de acogida.

PAÍSES FRONTERIZOS


Polonia, está siendo el principal país receptor. De momento, ha acogido a 2.175.000. Alrededor de 1,2 millones permanecen aún en Polonia y el resto se ha desplazado a otros países europeos, especialmente Alemania.

Polonia concede al instante el número fiscal polaco a todo aquel que presente un pasaporte ucraniano para que pueda acceder a los servicios públicos estatales como sanidad y educación. Durante tres meses, basta presentar un documento de identidad ucraniano para poder usar cualquier transporte público, local o nacional.

A Hungría han llegado 310.000 personas. La Oficina de Inmigración ha recibido algo más de 4.400 peticiones de asilo. Quien lo pide recibe directamente el estatuto de refugiado, lo que les da derecho a trabajar, estudiar y recibir asistencia médica.

170.000 han llegado a Austria, pero sólo 17.000 se han registrado oficialmente en el país y han obtenido una tarjeta de "persona desplazada", un documento que les permite acceder a servicios sociales y al mercado laboral. Al realizar la inscripción,  a los refugiados se les entrega una tarjeta de residencia y un permiso de trabajo. A los ucranianos cuyo permiso de residencia está a punto de expirar se les ofrece la posibilidad de una prórroga por motivos humanitarios, mientras que quienes estaban en el país de forma irregular tienen un permiso especial para permanecer allí.

Por Rumanía han entrado 509.348 personas a la UE. Unos 80.000 refugiados siguen allí, donde se elimina la obligación de obtener un visado de trabajo para poder trabajar, lo que les permite firmar contratos. Todos reciben tratamiento médico gratuito en los hospitales públicos.

En Moldavia siguen unos 100.000 refugiados ucranianos, lo que supone en torno a un 4 % de la población total del país, considerado el más pobre de Europa. Esta antigua república soviética ha recibido apoyo financiero y ayuda humanitaria para hacer frente a la emergencia. Se exime a los refugiados ucranianos de la obligación de obtener un permiso de trabajo para ser contratados.

Por Eslovaquia han entrado 258.564 personas. Un total de 47.322 solicitaron un permiso de residencia provisional y 163 personas asilo político.

HACIA EL CORAZÓN DE LA UNIÓN EUROPEA


Sin embargo, en muchas ocasiones entre los planes de los refugiados no está quedarse en los países fronterizos. Alemania es uno de los más demandados. Allí hay casi 240.000 ucranianos. Reciben régimen de libre visado con pasaporte biométrico. Además, todo ciudadano, ucraniano o de otra nacionalidad, que haya huido de Ucrania por la invasión rusa puede ingresar sin visado y recibe un permiso de residencia humanitario de protección temporal durante un periodo inicial de un año. Una vez registradas, las personas tiene acceso a prestaciones sociales, asistencia médica y al mercado laboral.


La República checa alberga a 205.500 refugiados. Se les entrega un nuevo tipo de visado, de un año de duración durante el cual gozan de los mismos derechos que los checos en cuanto a acceso a la salud pública, al mercado de trabajo y a las ayudas a la vivienda.

Al estado espñaol han llegado más de 25.000 y de ellos más de 10.000 cuentan ya con el estatus de protección temporal que les permite lograr un permiso de residencia y también de trabajo, si son mayores de edad, así como acceder a la sanidad, la educación y ayudas económicas. Además, los desplazados que obtienen la protección temporal pueden utilizar legalmente su permiso de conducir en España al menos durante un año. Más de 2.000 menores ucranianos están ya escolarizados.

Reino Unido ha emitido 9.500 visados. Ofrece visados hasta tres años a refugiados que lleguen "patrocinados" por residentes que se ofrezcan a hospedarles en sus casas al menos durante seis meses. Estos, a su vez, reciben 350 libras al mes (420 euros) por cada familia acogida y el Gobierno destina una partida adicional de 10.500 libras (12.500 euros) a la autoridad local del lugar donde sean recibidos.

Unas 150.000 personas han mostrado interés en acoger refugiados mediante el citado programa. No habrá límite al número de ucranianos que, previo visado, podrán llegar al Reino Unido por esta vía y se les dará "un permiso de residencia de tres años, con derecho a trabajar y a acceder a los servicios públicos".

Italia ha recibido a más de 60.000 refugiados. Protección Civil está implementando un plan para destinar entre 600 o 900 euros al mes para quienes encuentren alojamiento autónomo, mientras que el resto podrán ser alojados en casas privadas o instituciones.

Los refugiados tienen un permiso de residencia en la Unión Europea valido por un año y se les está incluyendo poco a poco en el servicio sanitario y escolarizando a los niños.

El Estado francés brinda ayuda a 26.000 ucranianos "una protección temporal" que da derecho a alojamiento, acceso a salud y a educación, ayudas sociales (426 euros al mes, que pueden aumentar en función de la situación familiar), permiso de trabajo y reagrupamiento. s 10.500 ucranianos ya se han beneficiado de esa protección.

Finlandia ha dado protección temporal 10.300. La cifra puede ser mayor porque no todos contactan a los servicios migratorios, al poder quedarse en el país durante 3 meses sin necesidad de visado.

Los ucranianos con pasaporte biométrico pueden solicitar asilo político o bien refugio temporal y, en este caso, reciben un permiso de residencia válido para un año y tienen derecho a estudiar, trabajar y recibir una ayuda económica para cubrir sus necesidades básicas. Se les busca alojamiento y el Estado les entrega una asignación mensual que oscila entre los 61 y 323 euros, dependiendo de la situación familiar, los ingresos disponibles y si comen o no en los centros de acogida.

A Portugal han llegado 18.410 ucranianosa lo que se presta protección temporal por un año prorrogable seis meses más y les facilita registro fiscal, seguridad social, escolarización de los niños y acceso al mercado laboral.

A Grecia la mayor parte de los 13.000 ucranianos que han llegado. Lo han hecho a través de la frontera terrestre con Bulgaria. Pueden permanecer en el país sin visado durante 90 días. Se les va a ofrecer un documento biométrico especial que les permitirá quedarse en el país durante 12 meses con derecho a acceder al mercado laboral y a atención médica.

En Bélgica, los refugiados reciben alojamiento, empleo, atención sanitaria y educación en las tres regiones del país (Bruselas, Valonia y Flandes). Quienes llegan de Ucrania tienen acceso a atención sanitaria, incluida la vacunación contra la covid y la vacunación general en el caso de los niños, así como a un acompañamiento psicológico. Asimismo, tienen derecho a recibir un subsidio básico.

Los Países Bajos acogen a al menos 12.000 refugiados en espacios temporales como hoteles, edificios de oficinas o pabellones deportivos. Se le ofrece vivienda, atención y fondos para vivir, y la entrega de 60 euros por persona y semana, incluido a los niños, en concepto de subsidio de subsistencia, también a aquellos que viven con una familia de acogida, para que puedan contribuir a los costes. A partir de abril el pasaporte ucraniano será suficiente para trabajar legalmente en Países Bajos.

Suecia, con 14.000 refugiados, ofrece permiso temporal de al menos un año, que da derecho automático a trabajar, a traer a sus familias y a escolarizar a sus hijos. Para solicitar asilo de forma digital bastará con tener una dirección de correo electrónico, un teléfono móvil y una copia digitalizada del pasaporte.

Dinamarca calcula que unos 10.000 ucranianos han llegado al país. El Parlamento danés ha aprobado una ley específica que les permite solicitar de inmediato un permiso de residencia, buscar trabajo y enviar a la escuela a los niños. La denominada "ley de ucranianos", que tiene dos años de validez prorrogables, ha generado algunas críticas por el contraste con la dura línea general en inmigración de Dinamarca.

Y Noruega con casi 4.000 solicitudes, ha aprobado una ley de protección temporal para refugiados ucranianos, que supone permiso de residencia durante al menos un año y acceso al mercado laboral y a la reagrupación familiar.

noticias de noticiasdenavarra