Barcina denuncia "temeridad y mala fe" hacia Caja Navarra

"Esta comisión ha servido para la crispación y el enfrentamiento público entre tres exdirectores"

08.02.2020 | 15:11
Yolanda Barcina, en el Parlamento para dar cuentas del hundimiento de Caja Navarra.

PAMPLONA. La expresidenta navarra Yolanda Barcina ha afirmado en la comisión parlamentaria que investiga la desaparición de Caja Navarra que en este caso ha habido "temeridad y mala fe".

"Yo en la pasada legislatura a este Parlamento le he respondido a todo" desde el respeto a la confidencialidad y la privacidad de los datos, ha dicho a preguntas de EH Bildu, y recordado que cuando la han llevado a los tribunales ha sido para quienes lo han hecho "todo perdido".

Barcina ha criticado además que esta comisión haya servido "para la crispación y el enfrentamiento público entre tres exdirectores" de Caja Navarra porque "eso no ayuda ni a las entidades financieras ni a la política".

Aunque la parlamentaria abertzale Aranzazu Izurdiaga ha negado ninguna condena a costas ni a UPyD ni a Kontuz, que fueron quienes llevaron el tema de Caja Navarra a los tribunales, Barcina ha insistido en que el entorno de la izquierda abertzale, que "me ha perseguido" y "ha intentado hundirme por todos los medios", ha sido condenado a costas.

"Debe ser muy frustrante que después de cuatro años lo único que puedan ofrecer a la ciudadanía navarra es que yo aparezca por aquí", ha añadido, y lamentado que una comisión "ponga en cuestión" a "excelentes" técnicos como los de Caja Navarra.

Tras asegurar además que el informe del exdirector Riezu alertando de riesgos en la entidad lo recibe cuando "ya no estoy en Caja Navarra", ha explicado que el Gobierno que presidía atravesaba la mayor crisis conocida y se lo remitió a Enrique Goñi, aunque "lo podía haber guardado en el cajón".

De sus años en la comisión de control de Caja Navarra ha indicado que su funciones "no eran ejecutivas" sino ver los informes de auditoría por si hubiera alguna alerta, reuniones en las que "en muchas" estaba presente Goñi.

Sin embargo no ha considerado que supusiera una alarma roja un informe del Banco de España de 2010 sobre la operación de compra de la sede central de Caja Navarra por diversos inversores, entre los que figura Barcina, ya que "no era nada novedosa, la han hecho otras entidades y el consejo de administración en un momento dado la consideró oportuna".