Emotiva despedida a xabier arzalluz en su azkoitia natal

Cientos de personas se congregan para dar el último adiós al histórico líder del PNV
El párroco destaca que fue “brillante” y supo ser “puente para la paz”

08.02.2020 | 22:34
El féretro de Arzalluz recibe su último adiós entre aplausos y un pasillo de ikurriñas. Fotos: Efe

Azkoitia - Simpatizantes y miembros del PNV, junto a cargos institucionales del partido y representantes de otras formaciones como el PSE-EE, EH Bildu, Podemos, ERC o PDeCAT y de los gobiernos navarro y catalán despidieron ayer en su pueblo natal, Azkoitia, Gipuzkoa, al expresidente del PNV, Xabier Arzalluz, que falleció el jueves, a los 86 años, en su casa de Bilbao. El funeral comenzó minutos después de las siete de la tarde en la parroquia Santa María La Real de Azkoitia y, desde momentos antes, cientos de personas se congregaron en las inmediaciones de la iglesia. Los restos mortales de Arzalluz llegaron al municipio guipuzcoano desde Bilbao, donde sus familiares y allegados le velaron desde el viernes en el tanatorio Begoña.

Hacia las seis y veinte llegó la comitiva fúnebre, y el féretro fue introducido en la iglesia entre aplausos y un pasillo de varias ikurriñas a cada lado, mientras se escuchaban gritos de Gora Euskal Herria. Tras el féretro, la mujer y los hijos de Arzalluz, junto al resto de familiares y allegados, accedieron al interior de la iglesia.

Al funeral asistió el lehendakari, Iñigo Urkullu, junto con los consejeros del PNV en el Gobierno Vasco, el presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, y los miembros de la Ejecutiva del partido, entre ellos, Joseba Egibar, la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejería, el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, o el de Bizkaia, Unai Rementeria.

También hubo representación del Ejecutivo navarro, encabezado por Uxue Barkos, así como del catalán, con los consellers Miquel Buch, Marta Pascal y Eduard Pujol. Por parte del PSE-EE acudió su máxima dirigente, Idoia Mendia, el presidente del PSE-EE y consejero de Vivienda, Iñaki Arriola, y el secretario de Organización, Miguel Ángel Morales.

De EH Bildu asistió su coordinador, Arnaldo Otegi, la portavoz parlamentaria, Maddalen Iriarte, el exeurodiputado Josu Juaristi, y el parlamentario y secretario general de EA, Pello Urizar. También se desplazó hasta Azkoitia el cabeza de lista de Podemos al Congreso por Bizkaia a las elecciones generales, Roberto Uriarte, y el diputado de ERC, Gabriel Rufián.

"entregado a su trabajo" El funeral estuvo oficiado por el párroco del municipio, Félix Azurmendi, que en su homilía glosó la trayectoria vital del jeltzale Xabier Arzalluz, una persona influyente y "reconocida en Euskal Herria y fuera por su quehacer".

Tras destacar "su vocación" por construir "sociedad y pueblo", consideró que el legado que quedará de su figura es "su trabajo, una vida entregada al pueblo", al tiempo que incidió en que fue una persona "creyente que tuvo profunda vocación cristiana". Un hombre "entregado al trabajo en cuerpo y alma, con toda la fortaleza, con cabeza brillante, siendo un hombre recto, creyente en el diálogo y en muchos momentos sabiendo ser puente a favor de la paz", aseguró.

Asimismo, y tras advertir de que actualmente "el buen nombre de la vocación política para muchos se ha perdido, perdiendo valor", comentó que, cuando ponemos nuestra "propia ideología, estrategia e interés más allá de los derechos humanos básicos, nos volvemos ciegos".

El funeral concluyó pasadas las ocho de la tarde, momento en que salió de la Iglesia el féretro entre aplausos y los asistentes, muchos de ellos con ikurriñas, entonaron el Eusko Gudariak. - Efe/E.P.