La cúpula de los Mossos señala a Puigdemont y ratifica que De los Cobos boicoteó el plan policial

Guardias civiles del 1-O denuncian que votantes intentaron arrancarles las armas y corroboran la ‘trampa del Fairy’

09.02.2020 | 03:34
El comisario Molinero.

pamplona - El comisario Joan Carles Molinero ratificó que Carles Puigdemont aseguró en la reunión con la cúpula de los Mossos previa al 1-O, en la que fue advertido de "enfrentamientos" y se le pidió desconvocar la votación, que "si se daba una situación límite" procedería a proclamar la independencia. Molinero, investigado junto al resto de la Prefectura de Mossos en un juzgado de Cornellá (Barcelona) por presunta pasividad el 1-O, corroboró en su testifical en el juicio del procés la revelación que el miércoles hizo el comisario Ferrán López sobre cuál fue la respuesta completa del expresident cuando se le puso sobre aviso de la consecuencias de seguir adelante con el 1-O.

Puigdemont dijo que "si se daba esa situación limite y se producía esa desgracia, procederá a declarar la independencia de Catalunya en aquel momento", relató Molinero, el último de los cinco mandos de la Prefectura que asistió a la reunión del 28-S en el Palau que faltaba por declarar en el juicio. Esa respuesta, precisó, se produjo cuando ya todos se estaban levantado de la mesa, momento en el que el mayor Josep Lluís Trapero lanzó una última reflexión a modo de advertencia: "Espero presidente que el domingo no haya ninguna desgracia importante que tengamos que lamentar". Más allá de esta observación, Molinero no se salió del guión expuesto al tribunal por todos los mandos que le precedieron sobre lo que ocurrió en las reuniones que mantuvieron con el Govern el 26 y 28 de septiembre de 2017, en las que los Mossos pidieron a Puigdemont que "no se hiciese el referéndum" y le dejaron claro que cumplirían con el mandato judicial.

Molinero se sumó a la versión de sus antiguos compañeros al señalar que el coronel Diego Pérez de los Cobos, coordinador policial del 1-O, aceptó el dispositivo basado en binomios de agentes, pero rompió el pacto como había narrado el comisario López.

La semana se cerró en el Tribunal Supremo con otra retahíla de guardias civiles que actuaron el 1-O. Los agentes relataron que los votantes les dieron patadas, les golpearon y arañaron y que "la gente concentrada bloqueaba la puerta y no tenía una actitud dialogante". Incluso denunciaron intentos de robo de sus pistolas. Y volvieron a cargar contra los Mossos: "Actuaron pasivamente cuando nos agredieron". Dos agentes corroboraron el episodio que narró el exdelegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo acerca de que los manifestantes utilizaron la "trampa del Fairy" para hacer que los agentes resbalaran y cayeran y así agredirles. - D.N.