Jornada negra del transporte galo la víspera de una nueva movilización

La protesta contra la intención de Macron de rebajar las pensiones sume a Francia en el caos

17.12.2019 | 17:52
Jornada negra del transporte galo la víspera de una nueva movilización

París - Los huelguistas franceses, contrarios a la reforma del sistema de pensiones, mantuvieron ayer lunes el pulso al Gobierno de Emmanuel Macron en una jornada marcada por el caos en el transporte, con estaciones abarrotadas, metros y trenes cerrados y nuevas convocatorias para continuar hoy la huelga.

En la quinta jornada de huelga en el transporte público terrestre solo circularon un 20% de los trenes de alta velocidad (TGV), largo recorrido y cercanías de París, y un 30% de los regionales, mientras que en el metro parisino diez de sus 16 líneas estuvieron cerradas.

La capital amanecía con un embotellamiento del tráfico de hasta 620 kilómetros que no se había registrado en cinco años. Los que podían se lanzaban a la calle en bicicleta o incluso a pie, pese a la lluvia, sabiendo que los bloqueos continuarán en una semana crucial para la batalla que enfrenta a los sindicatos con el Ejecutivo. La Confederación General de Trabajadores (CGT), Solidarios y Fuerza Obrera (FO), así como sindicatos estudiantiles, llaman a una nueva manifestación nacional interprofesional en contra de la reforma hoy, martes, día previo a que el primer ministro, Édouard Philippe, presente la totalidad del proyecto del Gobierno.

Mientras tanto, el Ejecutivo juega la carta del diálogo, si bien prevé seguir adelante con una reforma de la que hasta ahora solo se conocen pinceladas, como la unificación a la baja de las pensiones en un único régimen frente a los 42 actuales, que tienen en cuenta las particularidades de ciertas profesiones, entre ellas las de conductores de trenes.

El alto comisario de la reforma de las pensiones, Jean-Paul Delevoye, indicó que el diálogo con los sindicatos y la ciudadanía continuará hasta principios de 2020, cuando el Gobierno prevé llevar el proyecto a la Asamblea Nacional.

transición Macron y su equipo solo parecen dispuestos a ceder en los tiempos de la aplicación, ofreciendo una transición más lenta pero sin tocar los ejes principales de un proyecto que era una de las promesas electorales con las que el actual presidente llegó al Elíseo. Otros, como el antiguo líder de Mayo del 68 Daniel Cohn-Bendit, sugirió al mandatario en las páginas del vespertino Le Monde que retrasase un año la aplicación y convocara una convención ciudadana para concienciar sobre la necesidad de cambiar el sistema actual.

Por su parte, los ministros, citados esta noche por el presidente Macron junto a miembros de la mayoría parlamentaria para preparar los mensajes públicos sobre la reforma, respaldan públicamente las medidas y critican duramente a los sindicatos.

"Creo que la CGT defiende más a sus tropas que a los franceses", sostuvo el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, en la cadena France 3, mientras que la responsable de Transportes, Elisabeth Borne, criticó que ese mismo sindicato entorpezca encontrar una salida al conflicto. "Nos mantendremos firmes hasta que la reforma sea retirada", mantiene Philippe Martinez, secretario general de la CGT.

días de calamidad o vida de miseria En la oposición, el líder izquierdista de La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélénchon, pidió a los franceses que mantengan hoy martes una oposición firme al texto y les instó a manifestarse porque "más vale unos días de calamidades que toda una vida de miseria".

Por lo pronto, el bloqueo de los transportes no parece que vaya a acabar hoy martes, cuando la compañía nacional ferroviaria (SNCF) y la de transporte metropolitano (RATP) en París avisan de que el tráfico permanecerá "muy perturbado". Tan solo un 20% de los trenes de alta velocidad y cercanías circularán y en la red de media distancia funcionarán tres de cada 10 líneas y sustituidas por autobuses, y además se ha anulado la conexión con España e Italia. Como ayer lunes, diez líneas de metro de la capital permanecerán totalmente cerradas y la huelga se mantiene, de momento, hasta el miércoles.

En el tráfico aéreo, Air France ha anunciado la supresión del 30% de sus vuelos de corta distancia y algo más del 10% de los de media distancia, a petición de la Dirección General de la Aviación Civil (DGAC), que ha solicitado a las compañías reducir sus programas de vuelos para este martes en un 20% por las huelgas. Dos de los sindicatos de los controladores, la Confederación General del Trabajo (CGT) y Fuerza Obrera (FO), llaman a una nueva jornada de huelga hoy martes. Esta será la segunda jornada de paros de este colectivo, tras la del pasado jueves.

La DGAC indicó que pondrá en marcha "los dispositivos de servicio mínimos en los centros de navegación aérea, así como en ciertos aeropuertos, en aquellos en los que las disposiciones legislativas y reglamentarias lo permitan, para limitar las perturbaciones del tráfico". La institución recomienda a los pasajeros que se pongan en contacto con sus respectivas compañías para conocer el estado de sus vuelos. Los sindicatos parecen dispuestos a seguir con los paros durante toda la semana y algunos no descartan que la movilización se prolongue incluso hasta las navidades.