El nuevo Gobierno: 101 cargos con un coste de 6 millones anuales

Se incorporan cuatro consejeros, doce direcciones generales o gerencias, tres subdirecciones, 16 direcciones de servicio, 56 jefaturas de sección, cuatro jefes de gabinete y dos auxiliares de gabinete

15.01.2020 | 15:48
Exterior del Palacio de Navarra.

Pamplona. El Gobierno de Navarra ha incrementado su estructura en 101 cargos, 25 de ellos de libre designación, que supondrán un sobrecoste a las arcas públicas de más de seis millones de euros al año.

Según ha indicado en comisión parlamentaria a petición de Navarra Suma el consejero de Presidencia Igualdad, Función Pública e Interior, Javier Remírez, este incremento "revertirá en la sociedad navarra" con la mejora de unas políticas que redundarán en la calidad de los servicios.

En concreto, este aumento incluye la incorporación de 4 nuevos consejeros, 12 direcciones generales o gerencias de organismos autónomos, 3 subdirecciones de organismos autónomos, 16 direcciones de servicio, 56 jefaturas de sección, 4 jefes de gabinete y 2 auxiliares de gabinete.

Remírez ha comentado que esta estructura "no difiere mucho" ni alcanza la dimensión del Gobierno de legislaturas anteriores a la crisis y ha destacado que, de estos 101 cargos, menos del 30 % son puestos de libre designación, pues 76 son desempeñados por funcionarios de la propia administración o adscritos a ella.

Esta nueva estructura, ha explicado, supondrá un incremento del coste de 6.062.395 euros anuales (unos 24.250.000 en toda la legislatura), de los cuales 1.347.974 se financian con las plazas básicas de los empleados nombrados para desempeñas nuevas jefaturas, siendo el coste total del cambio de 4.714.420.

Se ha mostrado convencido de que "esta estructura va a ser fundamental para afrontar los retos que tenemos como comunidad" y, si bien ha reconocido que supone un sobrecoste, ha subrayado que lo importante será, al final de legislatura, "si ha valido la pena esa inversión en recursos para que tenga un retorno en beneficios a la sociedad".

Este organigrama, ha asegurado, "se ha cerrado con previsión y rigor" y se ha puesto en marcha en un momento de previsiones de crecimiento que permiten "superar la austeridad y recortes de derechos y servicios a los que nos sometió la derecha conservadora".

El consejero ha insistido en que el Gobierno "ha redimensionado su estructura conforme a las necesidades y retos que tiene que afrontar Navarra" para seguir "bien posicionada".

De esta manera, ha apuntado, esta nueva organización busca "trabajar de forma específica, efectiva y transversal" en materias estratégicas como la innovación, la transformación digital, la especialización educativa, la igualdad, la mejora de la calidad del empleo o el equilibrio y la cohesión territorial.

En esta línea, ha aludido al departamento de Universidad y Transformación digital señalando la necesidad de "promover y acelerar la digitalización" de la Administración, instituciones y empresas y de impulsar "estudios universitarios de calidad" acompasados a la estrategia de especialización inteligente.

También ha hecho referencia a la creación del departamento de Cohesión Territorial ante la necesidad de abordar "políticas ambiciosas" en la lucha contra la despoblación y conseguir una comunidad "equilibrada", así como a la creación subdirección LGTBI+ para "avanzar en la tolerancia y la convivencia".

Desde Navarra Suma, Maribel García Malo ha considerado que el incremento de cargos es "una ronda que viene motivada por su ambición de pillar moqueta a cualquier precio" y "cumplir el compromiso con sus socios" señalando que con estos seis millones "se pueden hacer muchas cosas" como arreglar carreteras o bajar las listas de espera.

El socialista Ramón Alzórriz ha afirmado que "siempre que NA+ no está en el gobierno es positivo" porque "se avanza en medidas sociales" y ha aludido a que la estructura del Gobierno no es una de las cuestiones que preocupan a la ciudadanía, sino que se trabaje para dar respuesta a sus problemas del día a día.

Blanca Regúlez, de Geroa Bai, se ha mostrado comprensiva con la necesidad de ampliar el número de cargos tras una legislatura de reducción ante la necesidad de "sanear las cuentas", si bien ha apuntado que "este crecimiento debería haberse gestionado con muchísima mayor moderación" y que se ha hecho sin atender a las necesidades de los ciudadanos.

Con la parlamentaria de Navarra Suma ha coincidido el portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, que se ha mostrado convencido de que este incremento estructural "responde exclusivamente a intereses políticos partidistas y a necesidades de reparto de cuotas de poder" y ha pedido "honradez".

Desde Podemos Al Dugu, Ainhoa Aznárez, ha buscado alejarse de la polémica indicando que "este gobierno ha tenido que satisfacer necesidades lógicas de cualquier aliado de gobierno" y que "es normal" que cada grupo tenga su parte en un gobierno de coalición.