El acuerdo con EH Bildu garantiza que el Gobierno de PSN, Geroa Bai y Podemos tendrá Presupuestos

El Ejecutivo y el partido soberanista pactan el incremento del techo de gasto - Se refuerza la cohesión territorial y la igualdad - El proyecto, que también apoya I-E, sólo tiene la oposición de Navarra Suma

21.01.2020 | 06:21
La presidenta Chivite, junto con la consejera de Hacienda, Elma Saiz, durante los contactos con Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz (EH Bildu).

pamplona - El Gobierno de Navarra tendrá Presupuestos en 2020. El Ejecutivo de coalición formado por PSN, Geroa Bai y Podemos, y apoyado externamente por I-E, cerró ayer un preacuerdo con EH Bildu para sacar adelante las Cuentas. Los acontecimiento se precipitaron y lo que por la mañana era una posibilidad, la de que en 48 horas podría hacerse un anuncio al respecto, como adelantó Bakartxo Ruiz (EH Bildu) tras la Mesa y Junta del Parlamento de Navarra, terminó confirmándose sobre las siete de la tarde. Fue entonces cuando EH Bildu lanzó un comunicado, que estuvo seguido de otro por parte del Gobierno de Navarra, en el que el Ejecutivo de Chivite valoraba "positivamente" el acuerdo y celebraba que las Cuentas son "una buena noticia para todos".

Más allá del anuncio en sí no ha trascendido el contenido del acuerdo. El Gobierno y EH Bildu hicieron públicas las notas sin desvelar detalles concretos que, en algunos aspectos, ni siquiera están todavía cerrados. Pero el preacuerdo actual sí que despeja el panorama general.

Para empezar, Navarra tendrá Presupuestos. En la nota, EH Bildu se compromete a no presentar enmienda a la totalidad -el plazo acaba mañana a las 12.00 horas-, a votar en contra de ellas en caso de que las hubiera -la única incógnita a estas alturas es saber qué hará Navarra Suma- y a posibilitar que las Cuentas salgan adelante. Es lo fundamental. Los Presupuestos no necesitan de mayoría absoluta -sirve tener más síes que noes-, por lo que la garantía de que EH Bildu no será un obstáculo borra la posibilidad de que la derecha tumbe las Cuentas. Esto es lo verdaderamente importante, que eclipsa otras cuestiones que figuran en las notas, que se formulan con mucha más vaguedad y que se concretarán en los próximos días.

De entre ellas la más importante es que se aumentará el techo de gasto. Venía siendo una posibilidad sobre la que se habían hecho muchas declaraciones desde que Adolfo Araiz, coportavoz de EH Bildu, desveló el lunes de la semana pasada que era algo que estaba negociando con el Gobierno, que admitió los contactos en ese sentido y recordó que ha sido una medida habitual en otros ejercicios. La reclamación de EH Bildu era sencilla: como los ingresos van a permitir un poquito más de oxígeno, que eso se refleje en los Presupuestos. Y parece que así será. De momento no se sabe en cuántos millones se aumentará el techo de gasto, pero posibilitará que EH Bildu presente algunas enmiendas adicionales. Lo que sí se sabe -por la nota de los soberanistas- es que el nuevo techo de gasto, más amplio, permitirá reforzar la "cohesión territorial", el fortalecimiento de los servicios públicos y los derechos de la ciudadanía, a lo que el Gobierno añade en su texto que también influirá en la "innovación" y "la igualdad entre hombres y mujeres".

reivindicación del diálogo Se entiende que el Gobierno diga que el preacuerdo es "positivo". "Que finalmente pueda haber unos Presupuestos que afronten los retos que tenemos como sociedad es sin duda una buena noticia para todos y cada uno de los ciudadanos de la Comunidad Foral", subraya el Gobierno en su nota, en la que hizo una defensa del "diálogo" en "una comunidad tan plural" como Navarra.

No es para menos, porque a la postre lo que ha permitido esa actitud -que comenzó con los encuentros de noviembre con Navarra Suma y EH Bildu en el Palacio de Navarra- es que un gobierno "en minoría parlamentaria" de 23 escaños -sobre los 50 del Parlamento- se haya convertido en un Ejecutivo "con mayoría presupuestaria", como defendió Ramón Alzórriz en una nota que envió ayer el PSN. Tras aprobar el pacto fiscal con EH Bildu -antes de las Navidades-, el ambiente ya era el de un Gobierno que, para lo fundamental -la agenda de izquierdas- tenía sobrada mayoría. Tanto el Gobierno como EH Bildu -con una actitud pragmática y sin maximalismos- han seguido por esa vía y hoy hay 30 escaños del bloque progresista que pueden garantizar una línea de gobierno alternativa a la derecha en los próximos años. El PSN, en su comunicado, lo aclara cuando dice que aplaude el "diálogo" frente a quienes "permanecen en la sombra levantando muros".

Una apelación que hizo sin duda pensando en la derecha, que también reaccionó al preacuerdo. A través de Twitter, la cuenta de Navarra Suma lamentaba que Chivite siguiera "al pie de la letra el guion que Bildu le marcó en su investidura", y recordó que primero dijeron que "no hablarían" y después que "no pactarían". "Mentían", resume la coalición, compuesta por dos partidos -UPN y PP- que negociaron los Presupuestos con HB en 1993.

Una reacción más tranquila hizo Podemos. Mikel Buil, en un comunicado, aplaudió la "alternativa solvente, real y duradera" a la "involución de la derecha". "Continuemos la senda del trabajo pragmático y consolidemos avances sociales absolutamente urgentes".

detalles

Líneas generales. Lo principal es que, en virtud del preacuerdo, EH Bildu se compromete a no presentar enmienda a la totalidad al proyecto del Gobierno -el plazo acaba mañana-, a votar en contra de las enmiendas a la totalidad que puedan plantearse -solo falta por saber qué hará Navarra Suma- y a permitir la aprobación de las Cuentas.

Más techo de gasto. El Gobierno y EH Bildu acuerdan aumentar el techo de gasto, la inversión en cohesión territorial e igualdad y consolidar el Estado de bienestar.