Recelos y elecciones marcan la reunión de Sánchez y Torra

Los presidentes español y catalán retoman hoy el diálogo en Barcelona en un clima de provisionalidad por el anticipo electoral y la inhabilitación - Moncloa teme que Torra torpedee la mesa de diálogo

06.02.2020 | 06:18
Sánchez, en la Moncloa.

pamplona - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, se reúnen hoy en Barcelona en un encuentro que viene marcado por la desconfianza mutua y el clima preelectoral en Catalunya y del que ni el Ejecutivo ni el Govern esperan importantes resultados. Las expectativas son bajas ante esta cita, de la que tampoco hay garantías que salga la fecha para la mesa de negociación sobre Catalunya, a la que los socialistas se comprometieron con Esquerra en el acuerdo de investidura. El Gobierno ha insistido en los últimos días en su total disposición al diálogo y a encontrar puntos de encuentro, aunque admite que ambos dirigentes están en las "antípodas", como señaló ayer la portavoz, María Jesús montero, y no espera resultados concretos de esta reunión.

Moncloa tiene que cumplir con el compromiso con Esquerra de una mesa de diálogo con la Generalitat, pero teme que Torra se resista a ponerla en marcha o trate de torpedearla antes de su constitución, según admiten fuentes del Ejecutivo. No tienen claro, por eso, que de la reunión de mañana vaya a salir ya un acuerdo sobre la constitución de la mesa y su fecha.

El Gobierno, además, ha insistido estos días en que la reunión de Sánchez y Torra debería servir para hablar de los problemas cotidianos de los catalanes, de cuestiones como el último temporal y sus efectos, las inversiones del Estado en Catalunya o el funcionamiento de los servicios públicos, en lugar de hablar solo del conflicto catalán. Y en este momento preelectoral, aunque no hay fecha para los comicios anunciados por Torra, han decidido diluir la reunión al completar la agenda de Sánchez en Barcelona con otros compromisos -con la alcaldesa, la presidenta de la Diputación y representantes sindicales y empresariales- durante dos días.

Torra, por su parte, afronta la reunión desde el recelo y el escepticismo, dispuesto a discutir con Sánchez las reglas de juego de la mesa de diálogo entre gobiernos, en la que apenas confía como instrumento para resolver el conflicto catalán. Para preparar su reunión con Sánchez, Torra el 15 de enero citó a las fuerzas independentistas a una cumbre en la que consensuar un mensaje a trasladar a Sánchez, y allí se acordó que el Govern irá a la futura mesa de negociación solo a defender el derecho a la autodeterminación y el "fin de la represión".

Además de reivindicar ante Sánchez la autodeterminación y una amnistía, Torra piensa exigir "garantías" de que lo que se acuerde en la mesa entre gobiernos se cumplirá, y el lunes la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, aclaró en qué debían consistir esas garantías: en la presencia de un "mediador". Torra espera asimismo que la reunión sirva para fijar un calendario de trabajo de la futura mesa, en la que pide que no haya "vetos" a ningún contenido.

En ERC, mientras tanto, temen que el escepticismo de Torra hacia esa mesa, que JxCat no siente suya, complique el inicio del diálogo, en un contexto preelectoral en Catalunya, después de que el president haya anunciado el anticipo electoral tras la aprobación de los presupuestos.

Referéndum. El expresidente catalán Carles Puigdemont considería como un éxito que el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, aceptara un referéndum durante su encuentro con el actual inquilino de la Generalitat, Quim Torra. Puigdemont no quiso dar ningún consejo a Torra para el encuentro de hoy, aunque preguntado sobre qué resultado consideraría un éxito, afirmó que sería que Sánchez estuviera de acuerdo en celebrar un referéndum de autodeterminación.