Italia pide a la UE una respuesta al coronavirus antes de diez días

Junto con España, exige un plan económico más ambicioso

26.03.2020 | 21:33
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte

Roma. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, pidió este jueves a los países de la Unión Europea (UE) que decidan en los próximos diez días una respuesta conjunta para combatir la crisis del coronavirus y propuso, junto con España, la creación de un grupo de trabajo compuesto por los "cinco presidentes".

Fuentes gubernamentales explicaron que Conte consideró fundamental que la UE se tome los próximos diez días para "encontrar una solución adecuada a la grave emergencia que están experimentando todos los países" del continente, si bien Italia es el más afectado con más de 8.000 fallecidos.

En este sentido, propuso, "de acuerdo con su homólogo español Pedro Sánchez", la creación de una especie de grupo de trabajo compuesto por los presidentes de la Comisión Europea, del Consejo Europeo, del Parlamento Europeo, del Banco Central Europeo y del Eurogrupo.

"Las consecuencias de coronavirus no deberían abordarse en los próximos meses, sino mañana por la mañana", ha dicho Conte en la videoconferencia con el resto de líderes europeos, según las mismas fuentes.

El primer ministro italiano también pidió una reacción conjunta y decidida de todos los países para mitigar las consecuencias económicas del coronavirus y dijo que esta es "una guerra que hay que combatir unidos".

Italia es uno de los países, junto con España y Francia, que más activamente ha defendido en los últimos días la creación de los llamados coronabonos, es decir, la emisión de deuda conjunta, un escenario que no convence a países como Alemania u Holanda.

Conte insistió en que Italia se responsabiliza de sus cuentas y recordó que ha cerrado 2019 con un déficit del 1,6 % del producto interior bruto (PIB), frente al 2,2 % estimado inicialmente.

Los líderes de la Unión celebran este jueves una nueva cumbre, por videoconferencia, en la que tratan de avanzar en la respuesta económica y sanitaria de los Veintisiete a la pandemia del coronavirus.

El martes los ministros abogaron, de cara a la cumbre, por crear una línea de financiación específica para la pandemia canalizada por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que cuenta con 410.000 millones de euros en capacidad de préstamo y podría otorgar a los países que lo solicitasen fondos por hasta el 2 % de su PIB.