El Gobierno Foral rechaza por motivos técnicos la tasa covid para compensar la pérdida de ingresos

La propuesta, de EH Bildu, aboga por una pequeña subida temporal a rentas a partir de 47.000 € y a empresas con más del 10% de beneficios El informe llega cuando ya se habla de negociar los Presupuestos de 2021

12.09.2020 | 00:58
La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, conversa en un pleno reciente con la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite. Foto: Unai Beroiz

detalles

46.919 €

límite exento. La propuesta de EH Bildu para la tasa covid en el impuesto del IRPF es la siguiente: exentos quienes cobren hasta 46.919 € al año. A partir de ahí, a franjas: 46.920 € a 61.199, 1% de subida; 61.200 a 81.599, 2%; 81.600 a 127.499, 3%; 127.500 a 178.499, 4%; 178.500 a 305.999, 5%; a partir de 306.000 €, 6%.

5.999 €

tramo exento en el ahorro. Sobre la base liquidable del ahorro –que podrían ser planes de pensiones–, hasta 5.999 €, exento. De 6.000 a 9.999 €, 2%; 10.000 a 14.999, 4%; desde 15.000, 6%.

Sociedades. Entre el 10 y el 15% de beneficios, 1% más. Entre el 16% y el 20%, 1,5%. A partir del 20%, un 2%.

Sucesiones. Sube un 0,1% las mortis causa en cónyuges; un 0,1% donaciones entre cónyuges; 1% en cada tramo de la base liquidable en mortis causa en descendientes; 0,5% en donaciones a descendientes; y 1% en caso de colaterales.

pamplona – El Gobierno de Navarra no termina de ver la propuesta de poner en marcha una tasa covid temporal para compensar la pérdida de ingresos de la Hacienda Foral, y que se calcula en unos 800 millones de euros. El Ejecutivo ha remitido al Parlamento un breve informe, firmado el miércoles, en el que muestra su "criterio desfavorable" ante una propuesta de ley de EH Bildu, que en junio planteó la posibilidad de establecer una subida de varios impuestos durante los próximos tres años para tratar de atajar la sangría de ingresos. El Gobierno, explica que en la proposición de ley ve "ciertas dificultades de tipo técnico", sobre todo en el apartado jurídico y en su aplicación, y aspectos de redacción "bastante confusos". El informe no deja de ser poco menos que una opinión, que no es vinculante y no tumba ni mucho menos la ley. El Parlamento tendrá la última palabra. Pero resulta significativo, porque el informe llega en pleno debate sobre los Presupuestos del año que viene, para los que el Gobierno necesita o bien la ayuda de Navarra Suma –que se borró de cualquier negociación el curso pasado– o la de EH Bildu, precisamente el proponente de la tasa covid, el grupo con el que salieron adelante las pasadas Cuentas y quien ya ha dicho, en las páginas de este periódico, que para acordar los próximos Presupuestos será "imprescindible" un cambio en la fiscalidad.

problemas técnicos No obstante, este tipo de informes son habituales. Es normal que el Gobierno ponga distancia con medidas fiscales que provienen de grupos de oposición, y no significa que ninguna negociación quede frustrada. Da la sensación de que el Ejecutivo ni siquiera valora el fondo del asunto –por lo que podría estar hasta de acuerdo–, e incluso matiza que el criterio desfavorable se produce por la "actual redacción", lo que hace pensar que otra diferente, sin los problemas técnicos que ve el Gobierno, podría merecer otra opinión.

En cualquier caso, basta acercarse a la propuesta de EH Bildu para ver que no se trata de ninguna locura. El partido soberanista, desde el principio, aclara que la tasa covid solo se podrá aplicar a quien no haya notado en sus ingresos la pandemia. Plantea cambios en IRPF, Sociedades, Patrimonio y Sucesiones. En IRPF, EH Bildu propone: todos aquellos que cobren menos de 47.000 € al año, no tendrán que hacer ningún esfuerzo. Desde esa franja hasta los 61.200 €, se les incrementará un 1% en el tipo; y de ahí progresivamente y por franjas hasta los 306.000 €, a partir de los cuales se propone un 6%. Y en Sociedades, por destacar los dos impuestos más importantes, la propuesta es la siguiente: la tasa covid solo se dirigirá a quienes hayan tenido en 2020 beneficios superiores al 10% con respecto al ejercicio precedente, y con un máximo del 2% de subida a partir del 20% de beneficios.

El Gobierno, en su informe, no entra al fondo y se limita a decir que "la proposición de ley foral presenta ciertas dificultades de tipo técnico". Lo explica: "La aplicación de normas tributarias con carácter retroactivo, tal y como pretende la proposición de ley para el IRPF y Sociedades, pueden dar lugar, conforme a consolidada doctrina constitucional, a su inaplicación en aras a la prevalencia del principio de seguridad jurídica". El Ejecutivo continúa: "Asimismo, la redacción de la ley en algunos apartados es bastante confusa y no permite determinar con claridad el tipo impositivo que va a corresponder a la base liquidable, surgiendo dudas sobre si se pretende incrementar el tipo medio o el marginal". Estas razones son suficientes para desaconsejar la tramitación de la ley, que seguirá su curso en el Parlamento mientras el debate sobre los Presupuestos y la fiscalidad continúa.