Cs justifica su rechazo en el respaldo de los nacionalistas

Arrimadas censura a Sánchez porque “prefiere pactar con Otegi y Junqueras”

27.11.2020 | 01:47
Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, se dirige a su escaño en el Congreso. Foto: Efe

pamplona – Ciudadanos cierra la puerta definitivamente a la opción de ofrecer su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) por lo que, tal como confirmó ayer su presidenta Inés Arrimadas, la formación naranja votará en contra de las Cuentas públicas de 2021. La razón esgrimida es que el Gobierno de Pedro Sánchez "ha dado contrapartidas intolerables al nacionalismo" y no ha accedido a cumplir otras "líneas naranjas" que había exigido su partido. Arrimadas, sin embargo, no dio por infructuosas las negociaciones mantenidas con el Ejecutivo de coalición porque, a su entender, han servido para quitar la careta a Pedro Sánchez y dejar claro que el presidente español "prefiere pactar con Otegi y Junqueras".

En rueda de prensa en el Congreso, la líder de Cs recordó que llevan meses ofreciendo a Pedro Sánchez una "vía moderada" para aprobar los PGE, pero el Gobierno ha optado por dar "contrapartidas intolerables al nacionalismo", como aceptar que la futura ley de educación, la denominada ley Celaá, que, a su juicio, eliminará el castellano como lengua vehicular en las comunidades donde hay otro idioma cooficial.

Por ello, Arrimadas consideró que el presidente ha preferido recurrir a los votos de ERC y EH Bildu pese a ser "éticamente inaceptables y aritméticamente innecesarios". "Sánchez ha preferido coger la mano de Otegi y Junqueras antes que la mano de un partido moderado como Cs y nunca más podrá decir que le han obligado o que no tenía otra opción", subrayó.

Incumplimiento de Sánchez Arrimadas incidió una y otra vez fue en el hecho de que las negociaciones que han mantenido con Sánchez han servido, según su opinión, para "abrir los ojos a los españoles" al mostrarles que el presidente del Gobierno ha elegido acordar con ERC y EH Bildu. Además, enfatizó el hecho de que Sánchez ha incumplido su compromiso de no pactar con la coalición soberanista ni dejar la gobernabilidad en manos de partidos independentistas.

"Si nosotros nos hubiéramos echado a dormir, como otros , ahora tendríamos que soportar que el PSOE nos diera lecciones de moralidad afirmando que no había otra opción", argumentó al criticar a quienes se han tomado "unas vacaciones pagadas" renunciando a presentar enmiendas parciales a los PGE, en alusión directa a Vox.

Logros naranjas Con todo, Arrimadas celebró que su formación, a cambio de no registrar una enmienda a la totalidad de los Presupuestos y haber votado en contra de las que presentaron otros grupos de la oposición, haya conseguido limitar las subidas de impuestos que, según manifestó, pretendía hacer el Ejecutivo y hacer unos PGE "mejores o menos malos".

Concretamente, la líder de la formación naranja indicó que al negociar con el Gobierno han evitado "locuras" como que se suba el Impuesto sobre Sociedades, que se aplique un 21% de IVA a la educación concertada y especial y a la sanidad privada o que se suba el IRPF a rentas de españoles que "no son ricos".

Además, resaltó que gracias a Cs se ha aprobado en comisión la creación de una tarjeta sanitaria única para toda España que, si se aprueba también en la votación de la próxima semana en el Pleno, supondrá "un gran avance para la coordinación entre comunidades autónomas, la igualdad de los españoles y la calidad de los servicios públicos".

En cuanto a las enmiendas parciales que han presentado y que siguen vivas, Arrimadas afirmó que no piensan en "tirar la toalla" y que trabajarán hasta el final con la esperanza de que parte de sus enmiendas se incorporen finalmente a los Presupuestos.