Entrevista a María Chivite

Chivite: "Debemos ser prudentes estas Navidades para que el año que viene no nos falte nadie"

La presidenta, en una entrevista con DIARIO DE NOTICIAS, reclama a los ciudadanos "una mirada larga" y afirma que "para el segundo semestre" de 2021 estaremos en mejores condiciones

02.12.2020 | 19:48


Una entrevista en este año tan duro es por definición atípica. En este caso, se inicia hablando de las Navidades. La presidenta María Chivite recuerda a las personas fallecidas y enfermas en 2020, pide un esfuerzo suplementario y pone en valor la labor de todo el personal que se ha enfrentado a la pandemia, voluntariado incluido. Ahora toca otro reto colectivo, el de la precaución ante las próximas fiestas.

¿Qué mensaje quiere enviar a la población navarra de cara a estas Navidades?

–Lo primero, un mensaje de prudencia. El coronavirus no está superado, y hasta que no tengamos la vacuna vamos a tener que seguir viviendo con estas normas de restricción de nuestra vida social. Pero quiero que afrontemos 2021 con esperanza. Parece que las vacunas empezarán a funcionar en el primer trimestre, el calendario de vacunación se alargará durante todo el primer semestre y quizá para el segundo semestre podamos estar en otras condiciones. Por lo tanto, hay esperanza en la parte sanitaria, de salud pública, pero también en proyectos que el Gobierno tiene encima de la mesa, en colaboración con las empresas y universidades, para hacer esa labor transformadora que necesitamos en la comunidad.

¿Cuáles van a ser las restricciones, en función de qué criterios? ¿Cuál va ser el marco y por qué se decide así?

–Lo primero, un mensaje general: no vamos a poder tener unas Navidades como las que hemos venido teniendo hasta ahora. Es que no debe ser así. Aunque incluso normativamente se pudiera, creo que no es lo adecuado. El virus sigue circulando. Es más importante que las Navidades de 2021 no nos falte nadie. No se trata de ver cómo encaja mi vida normal en esta normativa, es que no puedes tener esa vida normal. Estas Navidades serán diferentes, del núcleo familiar más pequeño. Deben ser así. Tenemos que ser conscientes de la situación en la que estamos viviendo. Es importante que tengamos la mirada más larga, más allá de estas Navidades, para que podamos estar todos las próximas. Ese es el mensaje más importante que debemos lanzar.

A partir de esa premisa...

–La propuesta que Navarra va llevar a la interterritorial de hoy por la tarde (por ayer miércoles) está consensuada entre Navarra, La Rioja, Aragón y País Vasco, por llevar una posición conjunta de las comunidades que son limítrofes. No va a hacer un levantamiento de la limitación perimetral de las comunidades, pero sí se va a permitir reagrupamiento familiar. Va a haber un límite máximo de 10 personas, y en Navarra, de dos unidades convivenciales. Nosotros sí que hemos ido a regular esta cuestión, en la que no han entrado otras comunidades. Nuestra propuesta era en un primer momento que la noche del 24 al 25 y del 31 al 1, la hora máxima fuese la una de la madrugada, pero creo que finalmente va a ser la una y media. Creo que da más fuerza que todos tengamos el mismo horario que media hora arriba o abajo.

¿Cuáles van a ser las posibilidades de la hostelería?

–Es otra de las cosas que se trabajaron entre las cuatro comunidades, aunque cada una va a poder hacer lo que estime oportuno en función de su situación epidemiológica. Y nosotros iremos tomando las decisiones en función de esa situación. Es verdad que ahora tenemos un 70% menos de casos que hace 5 semanas. Pero aun así, estamos altos. Seamos conscientes de la realidad que tenemos encima de la mesa. Reunida con el sector hostelero se lo he dicho clarísimamente: no podemos empezar las Navidades creciendo, porque en el puente foral nos hayamos ido un poco de mano. Es verdad que esto tiene que ver absolutamente con la responsabilidad individual. Yo no digo que la hostelería lo esté haciendo mal. Al revés. Han tomado muchísimas medidas. Somos las personas que vamos y quizás no guardamos las distancias, nos relajamos en las medidas, y es ahí de donde viene gran parte de los problemas. A partir del día 16, que es cuando la orden foral de la consejera cae, en función de la situación epidemiológica y de los datos que tengamos encima de la mesa, la idea es poder avanzar en la flexibilización de las medidas, pero todo va a ir en función de la situación epidemiológica que Navarra tenga. No simplemente por el hecho de que hayan pasado dos o tres semanas vamos a flexibilizar. No, será en función de los datos que tengamos encima de la mesa, basándonos en datos técnicos y científicos, y en indicadores que se nos plantean por parte del Ministerio y que nosotros como Gobierno también tenemos. Eso es lo responsable.

Los técnicos en esta pandemia tienen también sus debates.

–Pero tener una incidencia acumulada siete días por encima de 100 no es un buen dato. ¿Es muchísimo mejor que el que teníamos hace 4 o 5 semanas? Sin duda, y el esfuerzo nos está costando a todos. Pero no tenemos que relajarnos. Las vacunas están a la vuelta de la esquina, es un pequeño esfuerzo más.

¿En cuanto a la masificación en comercios?

–Está la limitación de aforos, y desde la semana pasada hay inspecciones por parte de Salud Pública para comprobar si realmente se cumplen con esos aforos.
 



"Nuestro Convenio aboga por la armonización, lo que hace Madrid 'dumping fiscal'"

Cree que la "estrategia de la derecha es mirar al pasado" y que el Gobierno mira al futuro sobre bases distintas. "No sé si llevamos 40 años escuchando los mismos discursos de que se vende Navarra y que vienen los vascos". Chivite denuncia que "los discursos de Navarra Suma no ayudan a la convivencia", por trasladar una imagen de Navarra "poco menos que de barricadas, cuando nada más lejos de la realidad", y defiende el contenido de los Presupuestos de Navarra.

¿Qué relación deja este intenso año entre los socios que componen el Gobierno?

–Creo que el balance es más que positivo, hemos conseguido sacar adelante muchísimas iniciativas legislativas, 9 decretos forales y ahora en ciernes los Presupuestos. Todos los proyectos que hemos tenido como Gobierno hemos sido capaces de sacarlos adelante. ¿En momentos puntuales hay discrepancias? Evidentemente, somos distintos partidos los que formamos parte de este Gobierno, pero desde luego solventados sobre la marcha.

Presupuestos en vías de aprobación con el apoyo de EH Bildu.

–Yo siempre he defendido que hay que mirar el qué, no tanto el con quién. El acuerdo está basado en cuestiones que todos podemos compartir: sanidad, conciliación, cuestiones culturales. Sacamos un Presupuesto que tiene dos pilares fundamentales: el primero, afrontar lo que nos queda de pandemia, que por lo menos va a ser todo el primer semestre de 2021, y dos: la reactivación económica de nuestra Comunidad. Desde marzo, en el inicio de la pandemia, veníamos trabajando con todas las formaciones políticas y así es como hemos querido seguir trabajando, también, por qué no, los Presupuestos. Yo me centro en el contenido, en el fondo, en la necesidad especial que tenemos en estos momentos de afrontar la pandemia, en la recuperación económica, y no tanto en el quién. Porque no tengo ninguna duda de que en estos Presupuestos, cabemos todos los partidos políticos.

Con unas segundas cuentas a punto de firmarse, es difícil no calificar a EH Bildu de socio prioritario.

–EH Bildu decidió seguir hablando con el Gobierno como veníamos haciendo desde marzo. Hay un acuerdo con ellos presupuestario. No un acuerdo de Gobierno. Hay que saber diferenciar. Son dos cosas diferentes.

Su socio Geroa Bai dice que marca una tónica de legislatura.

–Es un acuerdo presupuestario para el año 2021, yo ahí lo enmarco. Como fue un acuerdo presupuestario para 2020. Este Gobierno tuvo muy claro desde el principio su empeño por el diálogo, ha hecho del diálogo su mayor fortaleza, y va a seguir hablando con todos los grupos políticos para sacar las iniciativas adelante.

¿Esta dinámica es extrapolable a los ayuntamientos?

–Ahora hablo como secretaria general del PSN. Estamos viviendo momentos excepcionales. En el ámbito sanitario, social y económico, y creo que ante momentos excepcionales, y en coherencia con lo que defendemos desde el Partido socialista tenemos que facilitar los presupuestos en todos los ayuntamientos, para que se puedan hacer inversiones, y utilizar los remanentes. Va a haber dinero en los ayuntamientos. Tenemos que facilitar que puedan afrontar las necesidades en cuanto a la pandemia y ayudar a determinados colectivos, como también está haciendo el Gobierno de Navarra. Esa es nuestra actitud como Partido Socialista en todos los ayuntamientos. Vamos a hacer un esfuerzo adicional para intentar sacar los presupuestos adelante en todos los consistorios. Vamos a ser agentes facilitadores. Ahora bien, previa negociación. El sí por el sí no me parece tampoco oportuno. Hay algunos alcaldes y alcaldesas que no tienen mayoría pero que pretenden gobernar como si la tuvieran. Y eso tampoco puede ser.

¿Le sorprendió el anuncio de EH Bildu de que iba a apoyar los PGE?

–Yo creo que EH Bildu está en estos momentos en una situación facilitadora porque ha entendido el momento excepcional que estamos viviendo. Ha decidido ser útil y tener influencia, y sin embargo la derecha navarra ha decidido lo contrario, no va a poder colocar nada en los Presupuestos Generales del Estado ni en los Presupuestos Generales de Navarra.

La derecha, fuera de Navarra, está dando una imagen de su realidad muy distorsionada. ¿Le preocupa como presidenta que eso perjudique a la marca de Navarra?

–Exactamente, creo que la derecha navarra está haciendo una ruta por los medios de comunicación a nivel nacional o en el Congreso de los Diputados, vendiendo una imagen de nuestra comunidad poco menos que guerracivilista, cuando nada más lejos de la realidad. Desde luego, flaco favor hacen a la convivencia, a la imagen reputacional, o a la llegada de inversiones a Navarra. Más allá de esto. ¿Cuál es la aportación política que Navarra Suma está haciendo a la Comunidad? No ha conseguido nada en los presupuestos Generales del Estado, no ha conseguido influir ni ser útil. No lo está haciendo tampoco en los Presupuestos de Navarra y yo sinceramente, los últimos movimientos que veo de Navarra Suma, de grandísima altura política es preguntar qué ha comido la presidenta del Gobierno de Navarra desde el 21 de octubre. Esa es la gran aportación que está haciendo la derecha navarra. Una imagen reputacional de Navarra malísima y desde luego un nivel de política que deja bastante que desear.

La armonización fiscal ha entrado en el debate político. Y eso coloca a su vez al régimen foral en el disparadero. ¿Cuál es su posición mirando a Madrid, y sobre las críticas que se lanzan de vuelta desde allí?

–Hay muchísimo desconocimiento de lo que tiene que ver con los fueros y con nuestro Convenio. Nosotros tenemos muchísima más presión fiscal que muchas otras comunidades, sobre todo en lo que tiene que ver con IRPF en tramos altos. En nuestro Convenio pone perfectamente que tiene que haber armonización fiscal. Eso está en nuestra ley. Otra cosa es lo que está haciendo Madrid, dumping fiscal, y esto lo han dicho dirigentes de todas las formaciones políticas, y de hecho Ciudadanos también lo ha dicho en alguna ocasión. Ciudadanos siempre ha estado en contra del régimen foral de Navarra. Nosotros lo defendemos, y no solo eso, trabajamos en la profundización de nuestras competencias y de nuestro régimen foral. Y también creo, y esto lo he hablado con los socios de Gobierno, que hay que hacer esa labor de pedagogía de explicar realmente qué y por qué.

Pedagogía que parece insuficiente cuando socialistas como Lambán o Puig también manifiestan reservas.

–Bueno, pues es un absoluto desconocimiento de la realidad, porque sinceramente nuestra presión fiscal es mayor que la de Aragón. Yo creo que a veces es hablar por no callarse, sinceramente. Y es un desconocimiento de nuestro régimen foral.

Hay un contraste cada vez mayor entre Rodríguez Zapatero alineado con Pedro Sánchez, y Felipe González, muy crítico.

–Hay que reconocer la gran aportación política de Felipe González como presidente del Gobierno. El que más años estuvo al frente en nuestro país, en una época de grandes transformaciones. El PSOE de ahora es lo que es gracias a lo que fue. Somos el resultado de una trayectoria. Pero es verdad que el momento político actual no tiene nada que ver con el de los años ochenta. No me gusta que las discrepancias políticas entre compañeros sean públicas. Si yo tengo alguna discrepancia con mi secretario general o con mi compañero de otra comunidad, lo llamo y lo discuto con él. Creo que los que están ahora dirigiendo el partido, los que estamos ahora, cada uno desde su ámbito, merecemos todo el respeto de nuestros compañeros. Y cuando hay discrepancias, que las hay, porque no siempre estamos de acuerdo en todo, se tienen que hablar en los ámbitos en los que se debe hablar.

Nos dijo a finales de agosto que la renovación del Convenio podría ajustarse entre septiembre y octubre, y estamos en diciembre y la casa sin barrer.

–Bueno, yo creo que ahora lo que urge es sacar los Presupuestos Generales del Estado y los Presupuestos Generales de Navarra, y luego ya vendrá todo el tema de los ajustes. Es verdad que con la pandemia ha habido muchos retrasos en cuestiones que teníamos pendientes con el Gobierno de España, pero no tengo ninguna duda de que acabarán solventándose.

Hay voces que alertan sobre un posible exceso de optimismo presupuestario, dado el incremento de gasto, la reducción de ingresos

–En 2020 se ha producido un efecto contrario de lo que planteábamos en un primer momento. Pensábamos que la caída de ingresos iba a ser mucho mayor que la que realmente ha sido, y esperemos que así se termine de confirmar al cierre del primer trimestre del año que viene con las últimas declaraciones de IVA del último trimestre de 2020. La AIReF ha ido avalando nuestras previsiones, e incluso el BBVA para Navarra tenía una previsión de que en el segundo semestre de 2021 recuperaremos nuestra actividad. Estamos en niveles de afiliación a la Seguridad Social similares a los que teníamos en febrero. Por lo tanto, dentro de la situación que estamos viendo, vemos que no ha ido tan mal como pensábamos en un primer momento, y que se está reactivando la economía. Es verdad que definitivamente se podrá reactivar cuando ya podamos hacer una vida más o menos normalizada con el horizonte de vacunación durante todo el primer semestre de 2021. Eso nos dará también seguridad.

¿Cómo afronta Navarra el reparto de los fondos europeos?

–Hemos hecho bastante tarea y muy bien hecha además. Hicimos el Plan Reactivar Navarra que los aprobamos el 1 de agosto. En función de ese plan hemos construido los proyectos que queremos presentar para el Next Generation, y ya estamos hablando con los ministerios y con Moncloa para contarles nuestros proyectos, bien trabajados, en coherencia y muy alineados con los objetivos que nos planteábamos para la legislatura: fortalecimiento de los servicios públicos, transformación digital, economía circular, sostenibilidad, energías renovables... muy en la línea de por dónde van a ir los fondos europeos. Creo que Navarra está muy bien posicionada por los feedbacks que vamos recibiendo desde los distintos ministerios a Moncloa, y son muy positivos. Porque ahora estamos haciendo si se me permite la expresión, lobby navarro, contando lo que queremos hacer.

Tema transferencias. Tráfico: ¿En qué punto estamos?

–Faltaban los últimos detalles por parte de la Hacienda estatal, porque la transferencia tiene su reflejo en la aportación al Convenio, porque si asumes la competencia, evidentemente tienes que dejar de aportar.

¿Es posible cerrarlo a 31 de diciembre?

–No lo sé. A mí me gustaría que así fuera, porque ya tendría que haber sido en el mes de octubre como nos habíamos comprometido, o en junio, cuando fijamos ese plazo antes de la pandemia. Como Gobierno ya tenemos la parte técnica trabajada y nos falta que el Gobierno de España nos pase su propuesta. Sanidad Penitenciaria creo que sí se podrá cerrar, y espero que Tráfico sea lo antes posible. Nosotros la tarea la tenemos hecha.

A este ritmo de inversiones, el TAV no lo veremos.

–Yo creo que sí que está habiendo avances sustanciales. Hay unos Presupuestos Generales del Estado con alrededor de 60 millones para esta infraestructura, y me consta que el Gobierno de España quiere presentar todo lo que tiene que ver con el corredor cantábrico mediterráneo donde Navarra está incluida, dentro de los proyectos europeos. Ahí tengo esperanza de que se acelere esta infraestructura.

Ha dicho que caminamos hacia una nueva configuración de la vida comunitaria en Navarra. ¿A qué se refería exactamente?

–A la idea de construir en común, de la utilización de la inteligencia colectiva, de la participación ciudadana y del bien común. Se lo decía un día a Javier Esparza. ¿De verdad que no hay un mínimo común en el que todos los partidos nos podemos poner de acuerdo para estos Presupuestos? Claro que lo hay, y esta situación lo exigía así.

¿Y qué le contestó él?

–Si está Bildu no. Es que no entran ni siquiera al contenido de las cosas, de cara a que la parte sanitaria, social y educativa estén bien cubiertas para afrontar la situación que tenemos. Y por otra parte, tenemos que reactivar la economía. Por eso hemos decidido no hacer grandes modificaciones fiscales porque tampoco creíamos que era el momento. Navarra Suma está de acuerdo en eso, pero ha sido el no por el no. El no porque están estos otros. No les importó cuando sacaron con EH Bildu las ayudas de autónomos.

Se va a celebrar un Día de Navarra muy pegado a la realidad.

–Evidentemente, porque la medalla de Oro de Navarra la va a recibir el personal sanitario y sociosanitario. Han sido los máximos protagonistas en estos meses. Será un mensaje de agradecimiento a este colectivo y a otros, también esenciales que han trabajado duramente en esta pandemia. También un mensaje de esperanza, de que esto pasará, y de que estamos preparados para que esas transformaciones que nos está pidiendo Europa y que el Gobierno de Navarra ya las tenía planteadas en su acuerdo programático.

El 3 de diciembre es también el día del euskera. Ha pasado un año del TSJN, y la cuestión sigue pendiente de definirse en su Gobierno.

–Es verdad que ha pasado mucho tiempo, y que el coronavirus nos ha paralizado muchas cosas, pero no tengo ninguna duda de que ese decreto verá la luz con un acuerdo entre las distintas formaciones políticas presentes en el Ejecutivo.

¿Le parece normal que en la Zona Media y Ribera se puntúe el alemán y no el euskera?

–Me parece que lo que hay que respetar es la realidad sociolingüística de cada una de las zonas de Navarra. Es mi opinión personal.

¿Y desde esa realidad sociolingüística, cómo valora ese tratamiento?

–Como digo, todo depende de de la realidad de cada una de las zonas de Navarra. Prefiero esperar a ese consenso antes de posicionarme al respecto.