Secretario de Política Territorial del PSOE

Santos Cerdán: "Se podrán criticar algunas decisiones, pero con los datos que había la gestión de la pandemia ha sido acertada"

27.12.2020 | 00:21
Santos Cerdán León

Diputado y hombre fuerte del PSOE en Ferraz, Santos Cerdán es seguramente el navarro más influyente en Madrid. Defiende la gestión de la pandemia y censura la actitud de la derecha

Hace apenas tres años el PSN y el PSOE transitaban por la oposición sin un rumbo claro y amenazados por la irrelevancia. Hoy gobiernan en Navarra y en Madrid, y lo hacen en buena medida gracias a Santos Cerdán León (Milagro, 1969), diputado y secretario de Política Territorial del PSOE. Fue el responsable de tejer las alianzas con las fuerzas periféricas que hoy sostienen a Pedro Sánchez, y de convencer al presidente de que los socialistas debían gobernar también en Navarra. Una apuesta que se ha visto refrendada esta semana con la aprobación de los presupuestos, y que ha permitido también sacar adelante leyes importantes en Madrid como la Ley de Educación o la de la Eutanasia, eclipsadas por una pandemia que lo absorbe todo. "Es normal, es el principal problema que tenemos", asume Cerdán, que en marzo sufrió en primera persona la enfermedad, y que recuerda que lo peor es "vivirla en soledad". "Perdí 10 kilos en los 10 días que estuve ingresado por covid. Es muy duro", apunta.

Navarra anuncia nuevas restricciones para Nochevieja. ¿Cree que los ciudadanos entienden las medidas que se están tomando?

La grandísima mayoría creo sí. Se ha demostrado que cuanto menos contacto social hay menos enfermos y menos muertes tenemos. Sé que son medidas duras, muchas veces drásticas. Y comprendo la situaciones de muchos negocios pequeños y de autónomos que lo están pasando mal. Pero son medidas que tenemos que tomar porque desgraciadamente, si no, las consecuencias serán peores. Debemos anteponer la vida de las personas ante todo lo demás.

Hoy empieza la vacunación. ¿Qué se puede esperar a partir de ahora?

Tenemos un plan de vacunación aprobado por la Unión Europea y en el que participa España con 140 millones de dosis. Las primeras serán para el personal sociosanitario y las residencias. Confiemos en que poco a poco vaya bajando el número de defunciones.

¿Le preocupa el escepticismo que la vacuna ha generado en una parte de la población?

Disponer en tan poco tiempo, no de una vacuna, sino de varias, es un éxito. Es la prueba de que cuando hay inversión en ciencia también hay resultados. Si se ha hecho más rápido que nunca es porque nunca antes ha habido tantos recursos para la investigación. Llegar hasta aquí ha sido un esfuerzo colectivo de muchísima gente que ha luchado contra el virus desde el primer día, y ahora tenemos una herramienta para hacerle frente. Yo desde luego recomiendo a todo el mundo tenga ocasión que se vacune.

¿Cómo valora la gestión de la pandemia del Gobierno de España?

El Gobierno ha tenido que hacer frente a una situación excepcional y única. Se le podrán criticar algunas decisiones, pero en general creo que la gestión ha sido acertada.

¿No es mejorable?

Se podrían haber hecho las cosas de otra forma, pero no mejor. No al menos con los datos que se tenían en cada momento. Tenemos un ministro de Sanidad excelente que no ha parado de trabajar. Y es verdad que no ha sido fácil. Pero si analizamos el contexto internacional vemos que desgraciadamente el virus al final afecta a todos por igual.

¿Se han sentido solos en la gestión de la pandemia?

Por parte de la derecha solos no, abandonados. Quiero agradecer al resto de partidos que sí han apoyado. Pero no la derecha, que ha utilizado la crisis para intentar cargarse el Gobierno, calificándolo incluso de ilegítimo. Ha demostrado muy poca altura de miras, querer poco a su país y muy poco a sus ciudadanos.

¿La coordinación entre CCAA ha sido buena?

Ha sido buena en general. Se ha trabajado mucho de forma coordinada. Se habla mucho de Alemania, pero cuando en Alemania la canciller Merkel acuerda algo con los Lander, todos defienden lo acordado. Aquí en cambio ha faltado lealtad institucional.

¿Lo dice por Madrid?

Sobre todo Madrid, sí. Me da pena escuchar a su presidenta poner en duda que les vayan a llegar las vacunas. Lo que hace falta es colaborar, no poner en duda el trabajo que se está haciendo con el único objetivo de crispar a la población y buscar el enfrentamiento político.

El PP llegó a comparar la situación de Madrid con la de Navarra para acusar al Gobierno central de parcialidad. ¿Se ha tratado diferente a las comunidades según su color?

Si en aquel momento Madrid hubiera hecho el mismo número de PCR que Navarra se hubiera visto bien la realidad de la situación. Personalmente aquello me produjo mucha tristeza, porque además lo hizo con la colaboración de Navarra Suma. UPN ha utilizado el nombre de Navarra como moneda de cambio en el enfrentamiento con el Gobierno de España.

¿En Navarra se ha gestionado bien la pandemia?

Los números hablan por sí solos. Se han tomado decisiones duras, drásticas y no deseables a nadie, pero por la necesidad de salvar vidas. Y hemos visto que han funcionado. Pueden ser molestas, pero mucho más lo es el virus.

¿Y las ayudas planteadas son suficientes?

Sabemos que hay personas que han visto muy afectada su situación económica, y que las ayudas nunca son suficientes. Pero no son pocas. Navarra es la comunidad que más ayudas ha dado en España, y están además las del propio Gobierno de España, que también han sido muy importantes. Es cierto que muchas de ellas no han llegado todavía porque es tal el volumen que a la Administración le cuesta. Pero llegarán.

¿Contar con presupuestos aprobados supone un balón de oxígeno para el Gobierno de España?

Tener presupuestos es algo fundamental y estratégico. Son además unos presupuestos progresistas y expansivos, que van a contar con la mayor inversión social de toda la historia, y que se van a completar con los fondos europeos. Por eso es difícil de entender que algunos partidos hayan hecho todo lo posible para bloquearlos.

A pesar de todo, el Gobierno está logrando sacar sus principales proyectos adelante. ¿Es más estable de lo que parece?

Hay un interés en generar crispación para ocultar lo que hace el Gobierno. Pero a pesar de todo ese ruido, se están sacando adelante leyes importantes como los presupuestos o como la de Eutanasia. Una vez más, cuando ha habido avances en derechos y libertades en este país, han venido de la mano del Partido Socialista. Y con el voto en contra de la derecha, que llega tarde, como a la ley del divorcio, a la del aborto o a la del matrimonio igualitario. Aunque luego los utiliza.

¿Qué va a recibir Navarra de los presupuestos del Estado?

Los presupuestos del Estado muchas veces se miden por los metros cuadrados de hormigón que se invierten en una comunidad. Pero hay que poner en valor también la inversión social que hace el Estado en Navarra, y que en 2021 será muy importante en becas o en el Ingreso Mínimo Vital.

¿Y en infraestructuras?

Los PGE tienen inversiones para el Canal de Navarra, para la alta velocidad y también para la autovía A-15 entre Navarra y Soria. Es verdad que en algunos casos va lento, pero porque estaba todo sin hacer. Lo que más me sorprendió cuando llegué a Madrid y fui al Ministerio a preguntar cómo estaban estas obras, es que ni siquiera estaban los proyectos redactados. Ahora Miguel Sanz parece que tiene mucha prisa, pero estuvieron muchos años gobernando y no hicieron nada.

¿La construcción del TAV avanza a la suficiente velocidad?

Estamos trabajando con Adif para adelantar al máximo los plazos y poner el servicio lo antes posible, pero hay cuestiones administrativas que tienen su recorrido todavía. Se está elaborando el proyecto del puente sobre el río Ebro, que requiere de una inversión de 50 millones. En cuanto a la conexión con la Y Vasca, parece que la solución más viable va a ser la de Vitoria. Queda pendiente también el bucle de Pamplona y la estación. Se han planteado algunas alternativas, pero prefiero que sea la presidenta de Adif quien dé los detalles cuando venga a Pamplona en los primeros meses de 2021.

¿Está decidido ya cómo se van a gastar los fondos europeos?

Se van a repartir en función de los proyectos, y se va a apostar por un cambio de modelo económico real. Yo creo que ahí Navarra está muy bien posicionada. He acompañado a la presidenta y a varios consejeros a diferentes reuniones con los ministerios y sus propuestas han sido muy bien acogidas. Si todo va bien, a partir del primer semestre empezaremos a ver inversiones reales en empresas y en Navarra.

Esta vez Europa apuesta por la inversión pública en vez de por la austeridad. Parece que algo hemos aprendido de la última crisis.

Es una victoria ideológica progresista. En momentos así el Estado tiene que hacer un esfuerzo para que esto no se convierta en un sálvese quien pueda. El Estado tiene que ser fuerte y tiene que ser capaz de responder de la mano de los agentes sociales para impulsar la economía.

¿Qué tal está siendo la relación dentro del Gobierno entre el PSOE y Podemos?

Lógica entre dos socios de coalición. Somos dos partidos diferentes y es normal que haya fricciones. Pero tenemos un objetivo común: sacar adelante un programa de Gobierno. Y en esas estamos.

Sin embargo, a veces saltan chispas. La última vez a cuenta del discurso del rey. ¿Corre riesgo la alianza de Gobierno?

Yo entiendo que Podemos quiera marcar ciertas diferencias con el partido mayoritario del Gobierno. Debemos verlo dentro de la normalidad. Pero la coalición no está cuestionada, ni mucho menos. La salud del Gobierno es buena.

El acuerdo con EH Bildu ha monopolizado el debate presupuestario. ¿Les ha empañado el éxito?

Los presupuestos han salido aprobados con 188 votos, así que los 5 de EH Bildu no han sido determinantes. Lo que ocurre es que la derecha los ha querido amplificar porque no quería que se hablara del contenido y ha querido centrar el debate en EH Bildu. Si uno ve las enmiendas que ha presentado, no hay argumento para votar en contra. Pero han preferido hacer ruido con el terrorismo, que aquí sufrimos muy de cerca. Desgraciadamente, algunos parece que no quieren que se termine del todo.

¿Ha tenido que hacer mucha pedagogía en el PSOE? Algunos barones no han ocultado su malestar.

Han sido cuestiones más a nivel particular, que luego tienen mucho eco mediático en los medios de la derecha para hacer daño al Gobierno de España. Por eso duele que algunos compañeros entren a ese juego. Como responsable orgánico del PSOE me ha tocado hablar con algunos de ellos para explicarles la situación, recordarles que el PSOE somos todos, y que ellos también tienen que defender al Gobierno de España.

¿Hay dudas en el PSOE con la estrategia de Pedro Sánchez?

No, para nada. Porque además no hay ninguna otra estrategia posible. El único objetivo de la derecha en este país es bloquear al Gobierno para derrocarlo. Lo estamos viendo con la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Y en ese objetivo les vale todo.

Pero es normal que la oposición trate de ser alternativa.

Sí, pero no se puede cuestionar la legitimidad del Gobierno y bloquear cualquier actuación. Hace poco en un chat de militares hablaban de "fusilar a 26 millones de hijos de puta". Duele la tibieza con la que lo han condenado UPN y el Partido Popular. Y, para colmo, salen los de Vox a decir que esos son de los suyos. Esta es la derecha que tenemos, y con ella poco se puede hacer.

¿La mayoría de los presupuestos es de largo recorrido entonces?

No lo sé, porque en el Congreso hay mucho diálogo entre todas las fuerzas políticas. Pero sí que es cierto que con la actitud de la derecha de poner zancadillas continuamente a todo resulta más difícil. Están echados al monte. Como navarro además me da pena ver a un partido como UPN haciendo de alumno aventajado de Vox. Cada vez que habla uno de sus dos diputados la bancada de Vox aplaude y les da palmaditas en la espalda.

Navarra también tendrá presupuestos con una alianza similar. ¿Se consolida esa mayoría?

Para un Gobierno en minoría conseguir aprobar dos presupuestos es todo un éxito. Y quiero felicitar a mis compañeros del Gobierno de Navarra, y sobre todo al portavoz del PSN, Ramón Alzórriz, porque han hecho un trabajo excepcional de diálogo con todas las fuerzas políticas.

¿La política de acuerdos en Madrid hace más fáciles los pactos por la izquierda en Navarra?

El PSN tiene clara su estrategia, que es una apuesta por una Navarra plural, diversa, y en la que tenemos que ser capaces de dialogar entre todos, sacar las cosas adelante y seguir trabajando. Y ahí vamos a seguir con quienes quieran acordar, tratando de ampliar la mayoría que actualmente sostiene al Gobierno foral.

¿Eso descarta a Navarra Suma?

El problema es que para Navarra Suma los únicos navarros buenos son los que piensan como ellos. Sinceramente, veo a UPN desnortado, y me preocupa esa deriva hacia la derecha más reaccionaria. A nosotros nos gustaría tener otro UPN, no tan de derechas como el actual. Pero tengo la impresión de que es una estrategia deliberada.

¿Por qué?

Porque han visto la pugna que hay en la derecha a nivel nacional, y han optado por un discurso más extremista para evitar que surja Vox. Quizá así logre mantener todo el voto de derechas, pero hay votantes de UPN de centro, incluso progresistas, que se pueden sentir más identificados con un Gobierno como el actual y con una presidenta como María Chivite, que saben conjugar las diferencias ideológicas y de territorio que hay en Navarra.

¿Apoyar los presupuestos en Pamplona ha sido una decisión táctica para compensar las críticas de Navarra Suma en el Parlamento foral?

Si en una situación como esta nos guiáramos por el tacticismo sería un error. Solo hemos sido coherentes como lo que hemos estado diciendo, que es necesario contar con presupuestos, y el PSN además ha logrado aprobar propuestas sociales importantes. En este caso en Pamplona con un alcalde de Navarra Suma, pero también hemos facilitado presupuestos en localidades gobernadas por Geroa Bai o EH Bildu.

El año que viene habrá congreso federal en el PSOE. ¿Le tocará asumir mayores responsabilidades?

Eso depende del secretario general. En su momento aposté por Pedro Sánchez porque creía que era lo mejor para el PSOE y para España. Me tocó trabajar la moción de censura y después la investidura. Han sido tres años y medio que han pasado a una velocidad de vértigo, y para mi es una satisfacción ver se van cumpliendo los objetivos. Pero también implica un sacrificio personal y familiar importante. Queda tiempo hasta el congreso, así que ya veremos.

"No hay más que mirar al contexto internacional para ver que la pandemia al final nos afecta a todos por igual"

"A la derecha le ha faltado lealtad institucional. Ha demostrado querer poco a su país y a sus ciudadanos"

"Los fondos europeos llegarán a partir del primer semestre de 2021; Navarra está muy bien posicionada"

"Una vez más los avances en derechos y libertades llegan de la mano del PSOE y con el voto en contra de la derecha"

"Si las infraestructuras del Estado no avanzan más rápido en Navarra es porque estaba todo sin hacer"

"UPN ha decidido escorarse a la derecha para evitar que Vox le robe espacio, y así es muy difícil acordar con ellos"