Un gobierno y 14 consejeros han sido relevados de sus cargos en Navarra antes de completar su mandato desde 1984

Al margen del Ejecutivo de Otano, que cesó en bloque, el gabinete más inestable lo conformó Barcina - Sanz también rompió su último Gobierno de coalición con CDN - Barkos solo hizo un cambio en toda la legislatura

06.02.2021 | 01:36
Un gobierno y 14 consejeros han sido relevados de sus cargos en Navarra antes de completar su mandato desde 1984

La mayoría de los ejecutivos de Navarra han experimentado algún cambio en su consejo de gobierno durante la legislatura. El último de esta lista es Manu Ayerdi, que el jueves fue reemplazado por Mikel Irujo y se convirtió en el decimocuarto consejero que no agota su mandato desde 1984.

A esta cuenta hay que sumar al efímero Gobierno de Javier Otano (1995-96), que cesó en bloque apenas un año después de constituirse al conocerse que el presidente era el titular, junto a su esposa, de una cuenta en Suiza que se nutría de fondos de procedencia irregular. Para entonces, se había producido un cambio en el gabinete con la entrada de Luis Ibero por Florentino López Istúriz en el departamento de Obras Públicas.

Después, ya en junio de 1996, se destapó el caso Otano que se llevó por delante al presidente y a sus ocho consejeros (Juan Cruz Alli, Federico Tajadura, Javier del Castillo, Pedro Burillo, Fernando Puras, José Javier Echarte, Iñaki Cabasés y el mencionado Ibero).

Tras la renuncia de todo el equipo de gobierno que compartían PSN, el disuelto CDN y Eusko Alkartasuna, en octubre de 1996 Miguel Sanz se puso al frente de un Ejecutivo monocolor de UPN en el que le acompañaron Rafael Gurrea, José María Aracama, Javier Marcotegui, Yolanda Barcina –convertida en la primera mujer consejera en Navarra–, Santiago Cervera, Calixto Ayesa, José Ignacio Palacios, Ignacio Martínez Alfaro y Ramón Bultó. Este grupo completó sin modificaciones los tres años escasos que restaban de legislatura.

urralburu, sin cambios Tampoco había habido cambios en los dos gobiernos que lideró Gabriel Urralburu. El primero fue corto (1984-87), porque se tardó más de un año en constituirlo desde las elecciones, y los ocho consejeros estuvieron en sus puestos hasta el final (José Antonio Asiáin, Francisco San Martín, Jesús Malón, Antonio Aragón, Román Felones, Federico Tajadura, José Javier Arraiza y José Manuel Arlabán).

En el segundo gabinete de Urralburu (1987-91) repitieron Asiáin, San Martín, Tajadura y Aragón, y se estrenaron Aladino Colín, Román Felones, Carlos Artundo, Julián Balduz y Máximo Esteban.

Los primeros cambios de consejeros los hizo Juan Cruz Alli, entonces en UPN, que en la legislatura 1991-95 nombró a Juan Ramón Jiménez en sustitución de Javier Pomés, y dejó la cartera de Ordenación del Territorio que tenía su vicepresidente, Miguel Sanz –que continuó como número dos del Gobierno–, en manos de Javier del Castillo.

En su primer mandato completo (1999-2003), Miguel Sanz confío desde el primer día hasta el último en su equipo. Siguieron en el Gobierno Gurrea, Marcotegui –con cambio de cartera para encargarse de Ordenación del Territorio–, Cervera, Ayesa, Palacios y Martínez Alfaro, y debutaron Francisco Iribarren, Jesús Laguna y Nuria Iturriagagoitia.

Apenas siete meses después de arrancar la siguiente legislatura (2003-07), Sanz hizo sus primeros movimientos siendo presidente del Gobierno. Sustituyó a Reyes Berruezo en Bienestar Social por José Ignacio Palacios, quien traspasó su cartera de Obras Públicas a Álvaro Miranda. Ya en junio de 2006, Palacios fue cesado en Bienestar Social, que cayó en manos de Maribel García Malo.

LA RUPTURA CON CDN Sanz encaró su última legislatura (2007-11) después de que el PSN le mantuviera en el cargo en el conocido agostazo. Un quiebro in extremis que llevó al presidente primero a romper la tradicional alianza con el PP y en septiembre de 2009 a dinamitar la coalición que tenía con CDN. Echó del Gobierno a los dos consejeros convergentes –Carlos Pérez-Nievas y Carlos Esparza–, cuyas carteras las asumieron Alberto Catalán y Amelia Salanueva.

Esta maniobra fue la antesala de que, en junio de 2011, Yolanda Barcina firmara un acuerdo de gobierno con el PSN. Hubo quienes pensaron que esta alianza garantizaba el poder a la derecha para mucho tiempo, pero no duró ni un año. En junio de 2012, Barcina cesó a su vicepresidente, Roberto Jiménez, lo que precipitó las dimisiones de los otros dos consejeros del PSN: Elena Torres y Anai Astiz. La crisis del Gobierno más inestable de la democracia en Navarra se llevó por delante a Álvaro Miranda, lo que provocó una reorganización interna que dio entrada en el gabinete a Javier Morrás (Presidencia), Javier Esparza (Desarrollo Rural), Jesús Pejenaute (Políticas Sociales) y Luis Zarraluqui (Fomento).

Poco más que un suspiro duró Pejenaute en el cargo. El tiempo que tardó Kontuz en denunciar, en octubre de 2012, un presunto delito de blanqueo de capitales que forzó su dimisión fulminante y su sustitución por Íñigo Alli.

La pasada legislatura, la del cambio liderado por Uxue Barkos (Geroa Bai), fue tranquila en el seno del Gobierno. Sólo registró el relevo de José Luis Mendoza (Educación), que fue el blanco de la diana de la oposición, por María Solana en abril de 2017.