Begoña Alfaro apuesta por un relevo tranquilo al frente de Podemos en Navarra

La nueva coordinadora integra a Eduardo Santos en su ejecutiva y comienza una ronda de contactos con el resto de fuerzas políticas

20.03.2021 | 13:07
Begoña Alfaro, nueva coordinadora de Podemos Navarra, durante la rueda de prensa.

Habrá un relevo ordenado en Podemos Navarra. Sin tensiones ni rupturas internas, con la integración de sus principales cargos institucionales y sin las rencillas cainitas en las que ha vivido la formación desde prácticamente su irrupción en Navarra.

Begoña Alfaro, nueva coordinadora tras imponerse con un rotundo 65,6% en las primarias celebradas esta semana, ha presentado las líneas generales de su proyecto, que de momento pasa por la continuidad en su trabajo tanto en el Gobierno de Navarra como en el Parlamento, y con el objetivo principal de recuperar la implantación territorial y el contacto con los colectivos que trabajan a pie de calle.

"Creemos que se está haciendo un buen trabajo, tanto en el Gobierno de navarra como en el Parlamento. Ahora vamos a trabajar para intentar gana implantación territorial, fortalecer el partido y recuperar la calle", ha resumido Alfaro. La nueva coordinadora ha comparecido junto al ya exlíder del partido en Navarra y consejero de Justicia y Políticas Migratorias en el Gobierno foral, Eduardo Santos, que ha tenido palabras de apoyo y ánimo para su sustituta. Alfaro ha confirmado además que tanto Santos como el portavoz parlamentario, Mikel Buil, pasan a formar parte de la nueva ejecutiva como cargos institucionales del partido. "Queremos contar con ellos en un proyecto compartido", ha justificado.

Revitalizar Podemos

Podemos Navarra cierra así una etapa convulsa como organización política, dando paso a un proyecto renovado que busca las esencias que tanto ilusionaron. Lo hace de la mano de Alfaro, una mujer joven, alegre e idealista, bregada en los movimientos sociales y en duras negociaciones con los bancos como abogada de la PAH. Y que ahora debe hacer frente a los mismo problemas que han llevado a Podemos a ser una fuerza menor en el Parlamento de Navarra.

"Hay partido, pero debemos revitalizarlo", asume la nueva líder, que evita incidir en los errores que han llevado a su partido a la situación actual, pero que asume la necesidad de recuperar la ilusión, primero entre sus propias filas. "Apelo a las personas que no han votado y siguen ahí. Nuestra intención y firme voluntad es volver a ilusionar y a convencerlas. Que sientan podemos como algo propio", apunta Alfaro, que asume el mandato con el lema de "revitalizar Podemos".

De momento, la tarea pasa por constituir el Consejo Ciudadano, el equivalente a la ejecutiva, y en el que también participará Ainhoa Aznárez, rival derrotada en las primarias. "Nos alegramos de que también haya salido elegida", apunto Alfaro, que consideró que "el tono sano y sosegado" de las primarias es significa que "se han superado las divisiones que hemos vivido en el pasado". Después, Alfaro prevé tomar un primer contacto con los círculos (comités locales y sectoriales de trabajo)y acercarse "a otros espacios" de ámbito social "con el objetivo de recuperar la calle".

Buscar la confluencia


La nueva coordinadora tiene previsto además iniciar la próxima semana una ronda de reuniones con el resto de fuerzas políticas con representación parlamentaria para "presentar el proyecto" de Podemos. Una ronda de contactos que Alfaro va a comenzar con Izquierda Unida y Batzarre, dos partidos que comparten coalición en el ámbito estatal dentro de Unidas Podemos, pero no en Navarra, lo que dejó a las tres fuerzas sin representación en el Ayuntamiento de Pamplona y a Izquierda-Ezkerra a punto de perder su única parlamentaria.

La confluencia en la izquierda se convierte así en uno de los principales retos del nuevo Podemos de Alfaro, que tiene ahora dos años por delante para preparar "un proyecto serio y solvente que permita aunar fuerzas" y así poder "inclinar el Gobierno de Navarra a la izquierda". "Este, y los siguientes", apunta la coordinadora. Podemos se reinicia en Navarra.