El Parlamento foral aprueba las Cuentas Generales de Navarra de 2020

No se había presentado ninguna enmienda - Solo Navarra Suma ha votado en contra

03.02.2022 | 10:54
Imagen del pleno celebrado este jueves

El pleno del Parlamento ha aprobado este jueves con el único voto en contra de Navarra Suma la Ley de las Cuentas Generales de 2020, a la que no se había presentado ninguna enmienda y que para la consejera de Economía y Hacienda es reflejo de la apuesta del Gobierno por fortalecer la red de protección social y aumentar la inversión pública.

Un Gobierno, ha dicho, "capaz de cambiar el modelo de gestión de la crisis" pese a la dificultad de un mundo con incertidumbres, y ha sido gracias a "las medidas desplegada a gran velocidad y guiados por el compromiso de no dejar a nadie atrás", el "compromiso de combatir la desigualdad", lo que deja a Navarra ahora en una posición optimista por sus fortalezas.

Según Elma Saiz, las Cuentas de 2020, que tienen el preceptivo informe de Comptos, son cuentas de "un año duro y difícil" por la covid, con más de 4.825 millones de euros de gasto tras diversas modificaciones y con una ejecución del 95%.

Tras detallar el montante de las grandes cifras de ingresos y los gastos de los distintos departamentos, con incrementos del 27% en Salud o del 8% en Derechos Sociales, Saiz ha añadido en relación con el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria que el resultado no financiero arroja un saldo negativo de solo 165 millones debido al "afán por mantener la solvencia y la fortaleza".

En cuanto a las sociedades publicas la consejera ha señalado que perdieron 17,7 millones de euros, cuando el año anterior habían tenido beneficios, fundamentalmente por la matriz y NICDO.

Con una caída de recaudación del 8%, "que podía haber sido bastante peor si no fuera por las acertadas medias tomadas", como las fiscales o los ERTEs, la socialista Ainhoa Unzu ha destacado que el Ejecutivo incrementó al mismo tiempo el presupuesto en 251 millones de euros para hacer frente a la crisis, gran parte para recursos materiales y humanos en sanidad.

Y ha añadido que además las cuentas de 2020 según Comptos cumplen con la legalidad aunque es "preocupante" la temporalidad del personal y el envejecimiento de la plantilla, y hay que atender a la amortización para 2027 del 50% de la deuda existente, que al cierre de 2020 era de 3.310 millones aunque en 2021 se redujo en más de 400.

Por Geroa Bai, Mikel Asiain ha indicado que 2020 ha sido un año extraordinario por la covid, que ha provocado "un empeoramiento" de los indicadores económicos, como el aumento de la deuda y la caída del ahorro bruto, mientras ha crecido la temporalidad de manera "excesiva", por lo que ha instado a mejorar la lucha contra el fraude fiscal y negociar una nueva aportación al Estado.

Adolfo Araiz, portavoz de EH Bildu, ha insistido en que 2020 fue "un año excepcional" que dio lugar a "unas cuentas excepcionales" también, y ha afirmado que "con más gastos y menos ingresos" al final "se han salvado los muebles bastante bien", aunque ha subrayado que "algo no funciona" cuando Comptos insiste en algunas salvedades cada año como la conexión contable.

Para Podemos, ha señalado Mikel Buil, 2020 fue "un año horrible en el que la administración supo estar ahí" para paliar la pandemia "con los mayores consensos que se han podido tener en esta Cámara", pero ha reclamado que sea un año "de inflexión" para abordar la temporalidad, revertir el aumento de la deuda publica y el enriquecimiento injusto, y seguir incrementando la inversión.

La portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha criticado también que recomendaciones de Comptos de "muchos años" no se solucionen, así como una "inasumible" temporalidad del 54% y "mochilas" como el Circuito de Los Arcos, y reclamado una reforma para una "fiscalidad justa" que permita aumentar ingresos mediante una mayor presión por ejemplo en Sociedades.

En el turno en contra, María Jesús Valdemoros, de Navarra Suma, ha indicado que, salvada la legalidad de la Cuentas, al Parlamento le corresponde "entrar en el fondo" y en 2020, un año "muy complicado", el Gobierno de Navarra "en ningún caso quiso modificar los Presupuestos" aunque "no íbamos bien" como reflejaban indicadores como el PIB.

Los impuestos "no son herramientas de uso incondicionado, hay que elegir", ha añadido, y criticado que desde 2015 se haya "apretado más a todos los ciudadanos" con "gravosas" reformas fiscales e "inejecuciones presupuestarias" que no han variado con el actual Gobierno, al que ha reprochado además "no haber sabido utilizar la deuda".

"Una mala gestión que ha afectado a muchas personas", ha aseverado, y como ejemplo ha citado las 18.000 que trabajan en hostelería, el transporte sanitario, la temporalidad o las empresas públicas.
noticias de noticiasdenavarra