la mayor parte en gipuzkoa

La Ertzaintza desarticula un grupo criminal por una treintena de asaltos a empresas

Se ha detenido a seis varones de entre 36 y 52 años, y se trata de  localizar al séptimo componente del grupo, ya identificado

07.02.2020 | 20:16
La Ertzaintza ha detenido a las siete de esta tarde en la localidad guipuzcoana de Mutriku a la pareja de la joven senegalesa encontrada muerta este mediodía en Bilbao.

Se ha detenido a seis varones de entre 36 y 52 años, y se trata de  localizar al séptimo componente del grupo, ya identificado

BILBAO. Agentes del Servicio de Investigación Criminal de la Ertzaintza en  Gipuzkoa, SICTG, apoyados por la Oficina Territorial de Inteligencia  del mismo Territorio y personal de las Comisarías de Oria y Hernani,  han desarrollado durante los dos últimos meses una investigación  denominada 'Lazar', dirigida por el Juzgado de Instrucción número 2  de Eibar.

El operativo iba destinado a la detección, identificación y  neutralización de un grupo criminal dedicado a la comisión  sistemática de robos con fuerza en empresas de Gipuzkoa,  principalmente, y que se ha saldado con seis arrestos y la  identificación del séptimo integrante.

La Ertzaintza les atribuye 31 robos con fuerza a empresas, a las  que accedían tras la realización de butrones en la mayor parte de los  casos, para seguidamente atacar las cajas fuertes existentes en su  interior, previa inutilización de los sistemas de alarma.

Los investigadores atribuyen al grupo esa serie de asaltos a  industrias de diferente índole ubicadas en localidades guipuzcoanas  como Idiazabal, Zaldibia, Oiartzun, Errenteria, Elgoibar, Asteasu,  Ibarra, Tolosa, Zestoa, entre otras, y de otros lugares como Zamudio  y Mallabia en Bizkaia. y Agurain en Alava.

Las investigaciones practicadas permitieron la identificación de  sus componentes, todos ellos varones originarios de países del este  de Europa, así cómo la localización de tres vehículos utilizados por  el grupo. Estos hombres se encontraban residiendo, desde su llegada  procedentes de la provincia de Alicante, en diferentes puntos de San  Sebastián, especialmente del barrio de Amara.

Así, se pudo conocer que, previamente a su desplazamiento a la  Comunidad Autónoma Vasca dos de los miembros del grupo estaban siendo  investigados a su vez por la Policía Judicial de la Guardia Civil -  UOPJ - de Alicante y Murcia por hechos similares cometidos en  diferentes lugares de la costa mediterránea.

Las vigilancias y seguimientos realizados por la Ertzaintza sobre  el grupo en cuestión permitieron establecer la existencia de pequeños  'zulos' utilizados por el grupo para la ocultación de diversos tipos   herramientas y efectos, (mazas, hachas, cortafríos, palanquetas,  amoladoras, y discos abrasivos) utilizados en la comisión de los  robos.

Según ha indicado el Departamento de Seguridad, estos escondrijos,  localizados por los investigadores, apoyados por agentes adscritos a  la Unidad de Desactivación de Explosivos -UDE-  y de la Unidad Canina  de la Ertzaintza, se ubicaban en varios puntos de una zona boscosa  del barrio de Sorabilla de la localidad de Andoain, en Gipuzkoa,  lugar al que acudían los delincuentes antes y después de la comisión  de los asaltos con el fin de pertrecharse para los mismos.

En dicho lugar fueron asimismo localizados tres terminales de  telefonía que habían sido sustraídos la madrugada del día 22 de  noviembre pasado del interior de una empresa sita en el Polígono  Goitondo de la localidad de Mallabia.

Tras la localización de estos efectos se diseñó el pertinente  dispositivo para la detención de los integrantes del grupo. El mismo  se desarrolló la madrugada del pasado viernes en la localidad de  Andoain, donde agentes del SICTG, con la colaboración de la Unidad de  Intervención de la Ertzaintza y personal de la Unidad de Brigada  Móvil, detuvieron a seis de sus componentes cuando viajaban a bordo  de dos vehículos de las marcas Hyundai y Audi.

Los vehículos interceptados se disponían a acceder a la N-1  procedentes del barrio de Sorabilla, a donde se habían desplazado  tras cometer un robo horas antes en una empresa ubicada en la  localidad alavesa de Agurain.

En los vehículos, los cuales han sido intervenidos, fueron  localizados cinco equipos transmisores-receptores portátiles,  herramientas, dinero, así como ropa y calzado para cambiarse con el  fin de modificar su aspecto a la hora de cometer los robos.

Dos de los walkie-talkie, uno en cada vehículo, estaban operativos  e interconectados entre sí en el momento de la actuación policial,  aunque los arrestados no tuvieron opción de hacer uso de los mismos  debido a la rapidez con la que se desarrolló la intervención.

IDENTIDADES FALSAS A los detenidos les fueron ocupados asimismo diferentes documentos  de identidad falsos. Además sobre uno de ellos pesaba una orden de  detención de un Juzgado de lo Penal de San Sebastián, y otro de ellos  tenía prohibida su entrada en el país hasta el año 2025 a raíz de la  comisión de diferentes delitos.

Durante la jornada del mismo viernes fueron registradas dos  viviendas en la capital donostiarra. La Ertzaintza está tratando de  localizar al séptimo componente del grupo, ya identificado, con el  fin de proceder a su detención.

Los seis detenidos tienen entre 36 y 52 años de edad, cuatro de  ellos son serbios, uno albanés y el último esloveno. Cuatro de los  arrestados cuentan con numerosos antecedentes por delitos contra la  propiedad.

Tras la puesta a disposición judicial de los detenidos la mañana  del domingo, la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Eibar  decretó la puesta en libertad provisional de todos ellos, previa  retirada de sus pasaportes y con la obligación de personarse  quincenalmente en sede judicial, ya que la Fiscalía no había  solicitado la prisión provisional de ninguno de los detenidos.

Lo último Lo más leído