Organización de Consumidores y Usuarios

La OCU alerta de que un coche con etiqueta Eco o Cero puede contaminar más que uno de gasolina

08.02.2020 | 20:12
Las ventas europeas de coches diésel caen un 17% hasta septiembre, frente al auge de la gasolina.

Denuncia que solo se tiene en  cuenta la tecnología que usan los automóviles

MADRID. OCU denuncia que para la concesión de la etiqueta solo se tiene en  cuenta la tecnología que usan los automóviles y no el impacto real de  las emisiones que producen.

De este modo, la organización considera que el actual sistema de  concesión de etiquetas es "injusto", porque los nuevos motores de  gasolina de vehículos de pequeña potencia contaminan "igual o menos"  que muchos coches híbridos no enchufables de alta potencia. Y también  porque incluso contaminan menos que los híbridos enchufables de gran  cilindrada, cuando estos agotan su batería (pasados unos 40  kilómetros).

Además, destaca que ocurre lo mismo con los modelos de gas licuado  de petróleo (GLP) o gas natural comprimido (GNC). "Una vez en la  carretera no existe forma de comprobar si están usando estos  combustibles o están funcionando con gasolina y, por tanto, su  impacto es el mismo, o más elevado, en función de la cilindrada",  señala.

No obstante, para OCU el sistema de etiquetas ambientales supone  un "avance", puesto que las ventajas asociadas a ellas contribuyen a  impulsar la compra de automóviles con motores "más limpios", como los  eléctricos o los híbridos.

Por otro lado, la organización de defensa del consumidor pone de  manifiesto que un coche eléctrico cuesta de media 2.000 euros más que  un híbrido enchufable, 10.000 euros más que un híbrido no enchufable  y hasta 12.500 euros más que un modelo de gasolina.

"Aunque la pasada semana se aprobaron unas ayudas a la compra de  coches eléctricos e híbridos enchufables, no siempre están  disponibles, y con frecuencia se agotan rápidamente", añade.

En definitiva, OCU considera que debe revisarse el sistema de  concesión de etiquetas medioambientales para que estas puedan cumplir  su objetivo, "que no es otro que clasificar a los vehículos de  acuerdo con su impacto ambiental real".